Logo Verificiencia

Sobre la supuesta cura del autismo con clorito de sodio

Falsa cura del autismo. Falsa cura del autismo.

Afirmación

 

Calificación:

Se logró curar el autismo usando clorito de sodio (MMS)

 

Información falsa

¿Qué es cierto?

 

¿Qué es incorrecto?

   

No existe una cura para el autismo, y se desconocen sus causa

 

Fuente

Madre atestigua que “la cura del autismo sí existe”
El Universal (Colombia) Por MÓNICA MEZA ALTAMAR
@ElUniversalCtg Cartagena 27 de Mayo de 2018 12:00 am

 

Explicación

Un artículo periodístico publicado en mayo de 2018[1] asegura que una madre colombiana ha sido testigo de la eficacia del método de Gregorio Placeres para la cura del autismo. Sin muchos preámbulos, podemos decir que esto no es más que una afirmación gratuita y peligrosa, sin mucho sustento y por supuesto nula credibilidad. Obviamente, no espero que los lectores crean esta afirmación como un simple acto de fe, pero es importante dejar en claro desde el principio que este tipo de notas, más que informar, parecen ser pasquines publicitarios sobre algún remedio milagroso. Aunque no tengo la menor duda de esto, es necesario ir por partes.

 La nota menciona que Marta Paola Giraldo es madre de una niña diagnosticada con Trastorno del Espectro Autista (TEA), y relata, en primera persona, el diagnóstico pesimista de un neuropediatra, puesto que el TEA no tiene cura y sólo un conjunto de terapias regulares puede ayudar a que la niña mejore su condición. En su afán de encontrar una cura para su hija, Marta Paola se pone a investigar en internet sobre los distintos aspectos del TEA y entonces se da cuenta de que su hija efectivamente cumple con todos los criterios para el diagnóstico del trastorno. En esa misma búsqueda, Marta Paola halló muchos métodos para curarlo, pero de manera milagrosa, se topó con el método de Gregorio Placeres para el tratamiento del autismo. Este caballero se ostenta como químico farmacéutico y tiene su residencia en Grove City, Ohio, en los Estados Unidos.

 Sin dar demasiadas vueltas, el “método Placeres” para el tratamiento del autismo consiste en la administración prolongada de clorito de sodio (NaClO2) diluido en agua, solución que se conoce comercialmente como Solución Mineral Milagrosa o MMS por sus siglas en inglés. Según sus defensores, la MMS tiene efectos desintoxicantes que curan la parasitosis, la candidiasis, el síndrome del intestino permeable y otros trastornos gastrointestinales que permiten a los metales pesados llegar al cerebro de los niños y provocarn fallas en el funcionamiento del sistema nervioso. El método Placeres incluye también la ingesta de ciertos suplementos alimenticios libres de caseína, gluten o soya. Según el artículo, la hija de Marta Paola mejoró de manera espectacular con este tratamiento, al grado de ya no necesitar terapias psicológicas o foniátricas ni consultas neurológicas, puesse convirtió, en menos de cuatro meses, en una niña normal o, por lo menos, en una niña ‘menos autista’.

 Hasta aquí, pareciera que estamos ante un caso milagroso de recuperación del autismo mediante un tratamiento relativamente simple y barato.Sin embargo, una mirada más atenta nos permite entender que, más allá del sensacionalismo, las afirmaciones vertidas en el artículo son, en el mejor de los casos, un malentendido sobre las condiciones que generan el autismo y, en el peor, charlatanería descarada y falta de escrúpulos para vender, en forma de gotas milagrosas, un producto que en realidad  es un veneno.

 A continuación analizaremos la estructura del artículo para determinar si su forma y sus argumentos permiten otorgarle un mínimo de credibilidad. Luego mostraremos los efectos del clorito de sodio en el organismo, y finalmente abordaremos el estado actual del conocimiento sobre las causas y orígenes del TEA. De esta forma, podremos mostrar que la terapia en cuestión sólo funciona en la mente de sus creadores y, muy probablemente, en la desesperanza de padres agobiados por encontrar la “cura” para un trastorno que no es una enfermedad propiamente dicha, sino una condición de vida para la cual no existe mejor tratamiento que el abordaje clínico desde la psicología, la neuropediatría y, por supuesto, los lazos emocionales que puedan construirse con la familia o las personas cercanas al niño.

 ESTRUCTURA DEL ARTÍCULO

 Siguiendo una práctica muy común, el artículo está redactado en primera persona, de manera tal que resulta sencillo para el lector identificarse con el problema. Los protagonistas son una mujer común y corriente, junto con su hija enferma y vulnerable; ambas sufren los embates de los científicos fríos, calculadores y despiadados. Éstos le ofrecen la desesperanzadora y poco cálida noticia de que no hay solución a su problema y la condenan a toda una vida de tratamientos inútiles y costosos que, por supuesto, sólo servirán para sacarle el dinero y mantenerla como esclava de la mafia médica.

 Este tipo de estrategia, por lo demás bastante utilizada, facilita la empatía con los protagonistas de la historia y fomenta un rechazo, o al menos cierta distancia, para con los profesionales, cuyos intereses se perciben muy lejanos a la realidad y a las preocupaciones de las personas comunes y corrientes. Frases como “María estaba preocupada por su hija” y el neuropediatra que le dice “no tiene cura” remarcan dos posiciones diferentes ante el mismo fenómeno: por un lado, la madre abnegada y preocupada y por otro, el médico impersonal y frío. La primera estrategia de los charlatanes suele ser transformarel diagnóstico en una lucha de los buenos contra los malos.

 Pero vayamos más allá. Los puntos particulares del artículo son los siguientes:

 Los médicos desahucian a una niña diagnosticada con autismo.

  1. La madre no se rinde y busca información en internet, a la caza de  una cura para el autismo.
  2. La madre encuentra el método de Gregorio Placeres.
  3. Gracias a este método la niña mejora espectacularmente en cuatro meses, sin necesidad de terapias médicas ni psicológicas.

 De los cuatro puntos anteriores, los dos primeros pueden comprenderse, ya que muchas veces los médicos no tienen ni la sensibilidad ni la formación para tratar a personas con autismo, y una madre generalmente luchará con todo para lograr el bienestar de sus hijos. Pero ¿qué pasa con el método Placeres? ¿Tiene algún sentido el tratamiento? Veamos.

 El método Placeres consiste en la administración de clorito de sodio, bajo la idea de que dicha sustancia “desintoxica” al niño de los minerales dañinos que se filtran a través de las paredes del intestino hacia el torrente sanguíneo y luego son absorbidos por el cerebro. Esta creencia surgió a partir de la publicación del libro The Miracle Mineral Solution of the 21st Century, escrito por Jim Humble y publicado por primera vez en el 2006. Este libro ha sido descargado más de 3 millones de veces del sitio de la fundación Jim Humble y de otros sitios asociados, lo cual nos da una idea de su alcance. En el libro se tratan temas como la cura de diferentes enfermedades como el cáncer, el VIH/SIDA, vértigo, tumores cerebrales, ansiedad, trastornos bipolares y autismo, entre muchos otros padecimientos. Primera señal de alerta: cuando se promete curarlo todo, algo no anda bien.

 El clorito de sodio es un compuesto químico con propiedades oxidantes, que se usa normalmente en la industria química para blanquear papel y forma parte de los ingredientes de algunos productos de limpieza personal, como pastas dentales, enjuagues bucales, líquidos para limpiar lentes de contacto y como desinfectante general. Su toxicidad es alta: un gramo de clorito de sodio sin diluir puede ocasionar náuseas, vómito y diversos trastornos hemáticos. En una dosis mayor a 15 gramos, puede ser letal.[2] Sin embargo, en dosis menores a un miligramo diluido en un litro de agua, es eliminado fácilmente por el organismo sin provocar efectos secundarios.[3]

 Así pues, el clorito de sodio es un desinfectante. ¿Qué tiene que ver con los TEA? Pues, nada, en realidad, aunque la hipótesis de Jim Humble (misma que sigue  Gregorio Placeres) le otorga un cierto aire de cientificidad al uso del clorito de sodio. Según estas teorías los TEA son provocados por la asimilación de metales pesados en el cerebro, producto de enfermedades gástricas que permiten el paso de dichos metales a través del intestino grueso. Ésta es una hipótesis sin mucho sustento, pero es el punto de partida para las afirmaciones posteriores. Siguiendo esta lógica, el desarrollo de los TEA sería como sigue:

 Se desarrolla una enfermedad gastrointestinal (como una parasitosis).

  1. Esta enfermedad vuelve permeable el intestino y permite el paso de metales pesados al torrente sanguíneo.
  2. Los metales pesados llegan al cerebro, donde suplantan a los neurotransmisores y provocan deficiencias en el funcionamiento cerebral.
  3. Estas deficiencias se consideran síntomas del TEA.

 Por lo tanto…

 Los TEA se pueden tratar limpiando al organismo de metales pesados.

 Es decir, se trata de la lógica de las dietas “detox”, que supuestamente eliminan venenos y toxinas presentes en el organismo como producto de una alimentación inadecuada. No profundizaré aquí sobre los mitos y magufadas propias de las dietas desintoxicantes, pero vale aclarar que el método Placeres comparte la misma lógica.

¿QUÉ ES EL AUTISMO? ¿SE PUEDE CURAR?

 El autismo, o más técnicamente, Trastorno del Espectro Autista, es una condición neurológica, cognitiva y comportamental que se caracteriza por una serie de carencias y dificultades para la comunicación social, la empatía y la capacidad de establecer relaciones sociales “normales”. En el TEA se pueden observar diversos niveles de gravedad, que van desde dificultades para integrar la comunicación verbal y no verbal hasta una falta total de expresiones faciales y de cualquier tipo de comunicación. Este conjunto de carencias normalmente está acompañado de patrones de comportamiento repetitivos y restringidos, como reproducir de manera mecánica lo que otras personas dicen, mantener objetos alineados de forma compulsiva, seguir rutinas inquebrantables, etcétera. Normalmente, estos indicadores de comportamiento son visibles desde los primeros meses de vida, aunque en ocasiones no se pueden observar sino hasta que las demandas sociales vuelven evidente la incapacidad del niño para comunicarse, por ejemplo, cuando se le pide que haga trabajos en equipos durante los primeros años de escuela. Por supuesto, el diagnóstico de TEA debe realizarlo  un especialista en desarrollo infantil, como un paidopsiquiatra, un psicólogo clínico infantil o un médico neurólogo.

 Normalmente, el TEA se acompaña de otros síntomas asociados, como retraso mental, retraso en el desarrollo del lenguaje o dificultades en el desarrollo general del niño. En algunos casos se presenta acompañado de catatonia, es decir, inmovilidad o dificultades para ejecutar movimientos corporales. El autismo es considerado actualmente como un espectro, porque existe una enorme variabilidad en las manifestaciones del trastorno, dependiendo de la edad y el nivel de desarrollo de la persona. Es decir, no existe un autismo, sino manifestaciones múltiples de conducta y comportamiento que forman parte del TEA. Podemos afirmar que el autismo no existe, sino que es una serie de padecimientos cognoscitivos, neuronales, comportamentales y genéticos que conforman un espectro, dentro del cual caben muchas posibles manifestaciones del autismo.

 Con esto en mente, resulta improbable que un fenómeno tan complejo como el TEA tenga una cura tan simple como una intoxicación por metales pesados y, sobre todo, que pueda eliminarse con una sustancia que de hecho es venenosa.

 Ahora bien, ¿el autismo es curable? Esta pregunta es complicada, porque de hecho el TEA no es una enfermedad, sino una condición de vida que implica ciertas carencias para el desarrollo de algunas habilidades sociales y mentales que para el común de las personas no representan ningún problema, como por ejemplo, la empatía. Es decir, una persona con TEA sabe que la otra persona siente, tiene miedos, deseos y necesidades emocionales de amor y amistad, pero no puede experimentar un sentimiento recíproco ante ella. Esto, que para la mayoría de la gente es relativamente simple, se convierte en una tarea titánica para la persona con TEA, ya que, si desea socializar, debe teorizar sobre el estado emocional de la otra persona. Dicho de otro modo, el TEA es una condición particular con la cual un individuo debe aprender a vivir.

 Las causas del autismo son múltiples y no son excluyentes entre sí. Se han identificado algunos trastornos genéticos que favorecen la aparición del TEA, como el síndrome de X Frágil, el síndrome de Prader Willi, el síndrome de Angelman, el síndrome de Rett y otras alteraciones de carácter cromosómico. Además, parece que hay ciertos factores sociales relacionados con la forma en que se manifiesta el autismo. No hay evidencia de que la intoxicación por metales pesados provoque autismo y, por consecuencia, tampoco hay bases para pensar que un agente desinfectante como el clorito de sodio, tenga algún efecto en el tratamiento del TEA.

 ¿Mi opinión sobre el artículo periodístico? Muy probablemente se trata de un pasquín publicitario pagado por alguien con interés económico en la promoción de la MMS. En el artículo no hay referencias de carácter científico, solamente afirmaciones gratuitas y deliberadamente sentimentales. Ojo con estas cosas: es muy fácil dejar que el sentimentalismo nuble nuestra capacidad de juicio y, sobre todo, que los lazos emocionales con alguien diagnosticado con TEA dificulten nuestra capacidad de discernir entre las opiniones de verdaderos expertos y los ofrecimientos cuasi-milagrosos de charlatanes que no dudan en vender un producto venenoso como si fuera una cura ignorada por todos los expertos del mundo.

 [1] Madre atestigua que “la cura del autismo sí existe.”

[2] Ver el sitio de la Agencia Europea para la evaluación de productos medicinales.

[3] Íbid.

 Por Javier Rodríguez López, para verificiencia

 

Modificado por última vez en Martes, 13 Noviembre 2018 18:12

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Dona a Verificiencia

Verificiencia es un proyecto operado por voluntarios, tu ayuda nos permitirá crecer.



Lo mas popular

Arriba