Logo Verificiencia

Los adivinos sísmicos y sus falsas teorías

Después de  los sismos de septiembre de 2017 surgieron diversos pronosticadores de sismos en las redes sociales. Cada uno planteó un mecanismo diferente para tratar de explicar el por qué de los intensos movimientos telúricos  en el territorio mexicano. Aquí te presentamos un artículo que evidencia  los fallos en estas supuestas “teorías revolucionarias” que están timando al internet.

Primero recordemos que ni el Servicio Sismológico Nacional (SSN),[1] ni el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) emiten alertas antes de que se genere un sismo, sino cuando el sismo está en progreso. Las alarmas suenan en las ciudades antes de la llegada de las ondas sísmicas, pues los detectores están colocados cercanos a las zonas más propicias para originar un sismo, ya sean zonas de falla o zonas de subducción. El SSN y el CENAPRED no son los únicos que niegan la posibilidad de predecir  sismos: el Centro Sismológico de Chile,[2] el Servicio Geológico Colombiano[3], el Servicio geológico de los Estados Unidos (USGS), [4] el Instituto Geofísico del Perú,[5] por mencionar algunos, son claros al informar que no es posible predecir los sismos ni pronosticarlos para plazos de semanas o meses, como suelen hacer los charlatanes en las redes sociales.

Entre las excusas que dan estos impostores, están  que “los científicos son personas tercas que resienten que un desconocido sepa más que ellos”, que “están celosos” o simplemente que “les pagan por ocultar la verdad”. En realidad, cuando un científico pretende publicar un artículo o investigación, primero debe pasar por un comité de la editorial donde pretende publicar. Su texto es analizado por colegas o “pares”, lo que significa que otros expertos del tema lo revisan para verificar que su contenido sea veraz, bien hecho y útil. En caso de que los demás expertos consideren que el texto no cumple con esas características, se lo regresan, ya sea para que se realicen correcciones y se vuelva a revisar, o con una rotunda negativa en caso de que el artículo carezca de rigor científico, fuentes adecuadas, originalidad o metodología correcta. Sin embargo, existen revistas “depredadoras” o falsas, en las que estas revisiones son pasadas por alto y cualquier persona puede publicar sin necesidad de pasar por una revisión de expertos; es allí donde muchos “científicos independientes” encuentran refugio y publican teorías que son rechazadas por ser poco coherentes o por tener  bases débiles. El que un estudio sea publicado no quiere decir que sea 100% exacto y cierto, significa que pasó la primera prueba; con el tiempo, será la comunidad científica quien analice su valor o lo deje en el olvido si no se considera importante o preciso. Entonces, el argumento de que a los científicos no les gusta que alguien sepa más se vuelve absurdo, porque un verdadero científico siempre expone su trabajo para ser criticado y evaluado, al contrario de los charlatanes.


Por otro lado, el punto de que “les pagan para ocultar la verdad” es absurdo, debido a que cada año se gradúan cientos de estudiantes de geociencias en todo el mundo - ¿acaso ellos son pagados también para ocultar la verdad? Simplemente es paranoia conspiracionista.

A continuación desmenuzamos las teorías más comunes de estos charlatanes del internet.

Las tormentas geomagnéticas producen sismos

Se trata de un tema que fue estudiado hace décadas, no de una “nueva teoría”, según la presentan algunos impostores como el periodista Alexander Backman. Para corroborar la ausencia de correlación entre ambos fenómenos, se consultó el catálogo completo del SSN y el catálogo del Centro Alemán de Investigación en Geociencias (GFZ) [6], quienes llevan el registro de las tormentas geomagnéticas desde los 1930’s. El índice Kp es una medición que se toma cada 3 horas, y del que se puede obtener un promedio por día, conocido  como índice Ap. Usamos este índice para compararlo con el número de sismos ocurridos  en México durante los últimos 15 años, debido a que en años previos la instrumentación era más escasa y el registro también. Estos fueron los resultados:

 

Ilustración 1 Diseño propio

Como se puede  ver, existen periodos de alta actividad solar (líneas naranjas) en los que  el registro sísmico (azul) no fue tan elevado. Por su parte, si aparentemente el registro sísmico aumenta, se debe al incremento  de equipo en la red de monitoreo, por lo que ahora se detectan sismos que antes no se podían registrar. Los picos azules elevados representan los días de septiembre de 2017 y la gran cantidad de réplicas que se presentaron.

Por otro lado, cuando comparamos el mayor índice Ap de los últimos 15 años con el índice de sismos registrados en esa misma fecha, podemos notar que no se presentó ningún sismo importante, aun cuando las tormentas solares fueron largas e intensas, por lo que, de ser cierta esta teoría, en esas fechas México hubiera tenido sismos importantes, lo cual no sucedió.

Ilustración 2 Via NOAA

Ilustración 3 Vía SSN

“Migración sísmica”

Se trata de una propuesta difundida por un pseudocientífico conocido en internet como Dutchsinse y adoptada en Latinoamérica por  el difunto “El Chino” Pérez (un productor de televisión) y sus seguidores actuales: un comunicólogo (BrújulaMx) y un chef (KatetMx). Según esta propuesta, la energía que provoca los sismos se mueve por debajo de la litósfera y ésta va produciendo sismos a su paso. Por ejemplo, según ellos, un sismo en Japón o Filipinas puede desencadenar otros en México. Sin embargo nunca han presentado un modelo científico de su método, nunca mencionan en qué consiste esta “energía” ni cómo se transmite a través de las diferentes composiciones de la litósfera, mucho menos una ecuación que permita verificar su autenticidad y rigor científico. Suelen presentar imágenes como las siguientes:

 

Ilustración 4 Pronóstico vía Twitter para el 22 de Agosto de 2018

En ella colocan “zonas de riesgo” y flechas por donde la energía va a migrar por donde  los sismos seguirán en cadena. Para comprobar esta teoría se utilizó una vez más la base de datos del SSN, para verificar si efectivamente los sismos siguieron una trayectoria marcada por sus flechas o si en cambio sucedieron de manera aleatoria. Una vez consultada la base de datos, se comprobó que los sismos no siguen un patrón, sino que son aleatorios:

Ilustración 5 Sismos 22/Agosto/2018 - 03/Septiembre/2018

Las líneas azules representan la latitud: una latitud menor significa que el sismo fue más al sur, una latitud mayor representa un sismo más al norte. Como puede  verse, lo sismos se presentan de forma variada. Por su parte, la línea naranja representa la longitud: cuanto más al oeste sea un sismo, más bajo será el valor;  cuanto más al este sea, tendrá un valor más alto. Es evidente que  no se puede identificar un patrón: los sismos sucedieron tanto al norte como al sur, y al este u oeste. Los sismos no van migrando, suceden donde las condiciones litológicas y físicas permiten una fractura de la roca.

Por otro lado, al revisar los sismos de esas fechas en el catálogo del SSN, encontramos que el sismo más fuerte registrado para el periodo 22/agosto/2018 – 01/septiembre/2018 fue de magnitud 5.3. Sin embargo, el sismo se registró en las costas de Guerrero,  no en la zona que ellos mencionaron.

Conclusiones

La usurpación de profesiones está a la orden del día, con argumentos vacíos de  que “no es necesario ser geofísico, geólogo o científico para hacer un pronóstico sísmico” Ninguno de ellos es científico y su incapacidad para pronosticar un sismo con exactitud queda en evidencia. Generalmente siguen una tendencia:

  1. Poner en “alerta” zonas altamente sísmicas.
  2. Abarcar periodos de tiempo inciertos y zonas muy amplias.
  3. Dar un margen de sismos de magnitudes entre  4 y 6 para asegurar el éxito de la predicción, ya que en estas zonas se registran más de 5 sismos de esas magnitudes cada día.
  4. No importa si su “pronóstico” falla por magnitudes de 2 o 3, o si se equivocan por más de 200 km, ellos siempre proclamarán que fueron exactos en su predicción o que hubo un cambio repentino en la “energía” acumulada.
  5. Si nada de eso funciona, culpan a las agencias gubernamentales de ocultar información o “bajar la intensidad reportada”.

Recuerda, estos charlatanes, como suele decirse, “apuestan comprando todos los boletos de la lotería”, esperando atinarle a un temblor en una zona altamente sísmica para proclamarse como héroes. Mientras tanto te piden que te suscribas a sus servicios de alerta o que te conviertas en patrocinador de sus mentiras. Todos debemos informarnos para no caer en estos fraudes.

Artículo revisado por Samantha McDermott


[1] http://ssn.unam.mx/

[2] http://www.sismologia.cl/

[3] https://www2.sgc.gov.co/AtencionAlCiudadano/Paginas/Preguntas-y-Respuestas.aspx

[4]https://www.usgs.gov/faqs/can-you-predict-earthquakes?qt-news_science_products=0#qt-news_science_products

[5] http://ultimosismo.igp.gob.pe/files/leermas.pdf

 

Modificado por última vez en Sábado, 30 Marzo 2019 00:38

E. Miguel Díaz de León M.

Licenciado en Biología por la Universidad de Guadalajara - 2010-2015.

Estudiante de Posgrado en Ciencias de La Tierra en UNAM - 2017 - Presente.

Fundador del proyecto Museo Virtual Nacional el cual tiene como objetivo el divulgar y promover la preservación del patrimonio paleontológico de México, la investigación paleontológica y crear, difundir y compartir herramientas para profesionales de la paleontología.

Especialidad

Paleontología de Vertebrados.

Tema de estudio:

Mastozoología del Oligoceno de Oaxaca

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Más en esta categoría:

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba