Logo Verificiencia

El ascenso y la caída del Laetril

Articulo original en ingles por Dr. Benjamin Wilson

El Laetril es el nombre comercial del levo-mandelonitrilo-beta-glucuronósido, una sustancia supuestamente sintetizada por Ernst T. Krebs hijo., y registrada en la Oficina de Patentes de los Estados Unidos para el tratamiento de "trastornos de fermentación intestinal". Este compuesto está químicamente relacionado con la amigdalina, una sustancia que se encuentra naturalmente en las semillas de los chabacanos y varias otras frutas. La mayoría de los defensores de Laetril para el tratamiento del cáncer usan los términos "Laetril" y "amigdalina" de manera indistinta.

 La amigdalina se aisló originalmente en 1830 por dos químicos franceses. Bajo la presencia de ciertas enzimas, la amigdalina se descompone en glucosa, benzaldehído y cianuro de hidrógeno (el cual es venenoso). Se le probó en Alemania en 1892 como un agente contra el cáncer, mas fue descartado por ser inefectivo y demasiado tóxico para ese propósito. A principios de los años 50, Ernst T. Krebs, Sr., MD, y su hijo Ernst, Jr., comenzaron a usar una forma "purificada" de amigdalina para tratar pacientes con cáncer. Desde entonces, los científicos han probado sustancias llamadas "Laetril" en más de 20 modelos de tumores de animales así como en humanos sin hallar beneficio alguno ni sola o combinado con otras sustancias. Con el tiempo sus partidarios han cambiado sus afirmaciones sobre el origen, la estructura química, el mecanismo de acción y los efectos terapéuticos del Laetril [1,2]. Sin embargo, pasará a la historia como un foco de actividades políticas cuyo propósito era abolir las leyes que protegen a las ciudadanos estadounidenses de la charlatanería.

Krebs Padre, el "abuelo" del Laetril, trabajó como farmacéutico antes de asistir al Colegio de Médicos y Cirujanos de San Francisco, del cual recibió su título de médico en 1903. Durante la pandemia de influenza de 1918, aparentemente se convenció de que un viejo remedio indio hecho de perejil era eficaz contra la gripe. Creó la Compañía Balsamea en San Francisco para comercializar el remedio como Jarabe Leptinol, el cual aseguraba que era efectivo contra el asma, la tos ferina, tuberculosis así como la neumonía. A principio del decenio de 1920, la FDA incautó suministros del Jarabe Leptinol bajo los cargos de fraude y que sus afirmaciones eran falsas. Para los años 40, Krebs Padre, promovió el Mutagen, el cual era una mezcla de enzimas que contenía quimotripsina, el cual aseguraba que era efectiva contra el cáncer. Él y su hijo también patentaron y promovieron el "ácido pangámico" (más tarde llamado "vitamina B15"), que afirmaron que era eficaz contra las enfermedades cardíacas, cáncer, y muchos otros padecimientos graves. Krebs Padre murió en 1970 a la edad de 94 años.

 Ernst T. Krebs hijo. -el "padre" del Laetril- a menudo ha sido referido como "Dr. Krebs" aunque no tiene un doctorado acreditado. Asistió al Hahnemann Medical College en Filadelfia de 1938 a 1941, pero fue expulsado luego de repetir su primer año y reprobar el segundo [3]. Después de tomar cursos en cinco universidades diferentes y obtener calificaciones bajas o reprobatorias en sus cursos de ciencias, finalmente recibió una licenciatura en artes de la Universidad de Illinois en 1942 [3]. En 1973, después de dar una conferencia de 1 hora sobre el Laetril, obtuvo un título de "Doctor en Ciencias" del American Christian College, una pequeña y desaparecida universidad bíblica en Tulsa, Oklahoma. La escuela, fundada por el evangelista Billy James Hargis, no tenía departamento de ciencias y carecía de la autoridad de Oklahoma para otorgar algún título de doctorado.

El origen del Laetril

Se han publicado varias versiones del desarrollo del Laetril. En un libro de 1962, Krebs Padre dijo que él tuvo una hipótesis de que las "proteínas del cáncer" podrían descomponerse mediante una enzima preparada por él mientras era un estudiante de farmacología. Cuando resultó que la sustancia era demasiado tóxica en experimentos con animales, la hirvió y obtuvo mejores resultados. Sin embargo, de acuerdo a Michael Culbert, otro prominente promotor de Laetril, Krebs hacía negocio analizando whisky de contrabando en busca de alcohol de madera y desarrolló el Laetril mientras trabajaba en un extracto para saborizante de bourbon. Fue durante los experimentos con un moho que crecía en los barriles donde se añejaba el whisky que aisló una enzima y pensó que podría tener actividad antitumoral. Cuando se agotó su suministro de moho de barril, buscó en las semillas de albaricoque y utilizó extractos (que llamó Sarcarcinasa) en varias pruebas en animales y humanos durante los dos decenios siguientes. En 1949, Krebs Hijo modificó el proceso de extracción de su padre y nombró al resultado Laetril.

El historiador James Harvey Young ha notado que Krebs Padre, presentó otra versión a los funcionarios de la FDA (Administración Federal de Drogas) durante una entrevista en 1962. En su momento él dijo que el Laetrile surgió en 1951 y que lo había probado en pacientes pero no mantuvo registros [1]. Al notar que esta versión se hizo pública mucho antes que las otras, el Dr. Young sospecha que la fecha del origen del Laetrile fue alterada para tratar de evadir las nuevas disposiciones sobre medicamentos de las leyes de la FDA de 1938 y 1962. En 1977, después de una investigación exhaustiva, el comisionado de la FDA, Donald Kennedy, concluyó:

Si bien parece que el Dr. Krebs Padre estaba usando alguna sustancia, la cual aparentemente tenía la marca Sarcarcinasa, antes de 1938, no hay pruebas de que la sustancia sea idéntica (...) al Laetril actual [4].

Fundamentos de los partidarios

En 1902, un embriólogo escocés llamado John Beard teorizó que las células cancerosas y las células producidas durante el embarazo llamadas trofoblastos son una misma cosa. De acuerdo con Beard, los trofoblastos invaden la pared uterina para formar la placenta y el cordón umbilical. El páncreas produce quimotripsina, que destruye los trofoblastos. Beard postuló que si el páncreas no produce suficiente quimotripsina, los trofoblastos circulan por el cuerpo de la madre y el bebé, lo que los hace vulnerables durante toda la vida al cáncer.

En 1945, Krebs hijo., creó la John Beard Memorial Foundation para "desarrollar y aplicar" las teorías de Beard. En 1950, los Krebs publicaron una versión de la tesis de Beard y declararon que la amigdalina mata a los trofoblastos donde la tripsina ha fallado. Afirmaron que los tejidos cancerosos son ricos en una enzima que causa que la amigdalina libere cianuro que destruye las células cancerosas. Según esta teoría, los tejidos no cancerosos están protegidos de este destino por otra enzima que hace que el cianuro sea inofensivo. Después de que las agencias de aplicación de la ley comenzaron a tratar de prohibir el Laetrile como droga, los Krebs afirmaron que la amigdalina es una vitamina ("B17") y que el cáncer es causado por una deficiencia de esta vitamina. Ninguna de estas teorías es válida.

Las declaraciones de eficacia de Laetrile también han cambiado. Al principio se decía que curaba el cáncer. Más tarde se afirmó que "controlaba" el cáncer. Cuando se desarrolló la teoría de la "vitamina", se promocionó como terapia que previene del cáncer. También se ha afirmado que es eficaz para aliviar el dolor asociado con el cáncer y para facilitar el tratamiento con quimioterapia.

Revisión científica

Uno de los primeros practicantes en utilizar Laetril fue el Dr. Arthur T. Harris, quien se había formado en Escocia y, según los informes, estudió embriología con John Beard. Harris, que había estado practicando medicina familiar en el sur de California, cambió el nombre de su consultorio al de "Clínica para el Cáncer Harris". Un año después envió un informe a la revista Coronet en el que afirmaba que estaba "trabajando en algo que va a ser la respuesta al cáncer, si es que alguna vez habrá alguna", pero la revista no especificó lo que estaba haciendo.

Por esas mismas fechas, la Asociación Médica de California estaba recibiendo peticiones de información acerca del Laetril. Cuando los miembros de su Comisión para el Cáncer consultaron a Krebs, él afirmó que los ensayos "limitados" de toxicidad en animales se habían realizado con resultados satisfactorios, pero que los registros de los mismos habían sido destruidos. No se habían llevado a cabo ensayos en humanos con Laetril, pero a la Comisión se le ofrecieron informes de casos de pacientes en los que supuestamente se habían observado resultados espectaculares. Sin embargo, los detalles ofrecidos por el equipo de Krebs no pudieron ser confirmados por otras fuentes. La Comisión pudo obtener un pequeño suministro de Laetril para pruebas en animales en tres centros médicos distintos. Todos arrojaron resultados negativos.

Eventualmente, los Krebs acordaron suministrar Laetril al Hospital del Condado de los Ángeles para que realizaran una investigación clínica controlada. Pero más tarde dijeron que lo harían solamente si un promotor de Laetril era puesto a cargo de la investigación, lo cual no fue aceptable para las autoridades del hospital. La Comisión evaluó entonces los registros de 44 pacientes tratados según las recomendaciones de los Krebs. Habían pasado dos años desde que el primero de estos pacientes había sido tratado con Laetril. Diecinueve pacientes ya habían muerto y no había evidencia de que el Laetril hubiera ayudado a alguno de los otros.

Aumento del marketing

En 1956, Ernst T Krebs hijo conoció a Andrew RL McNaughton, este último apodado como "padrino" de Laetrile por sus seguidores. McNaughton es el hijo del difunto general A G L McNaughton, comandante de las Fuerzas Armadas de Canadá durante la Segunda Guerra Mundial. El general McNaughton también fue presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y del Consejo Nacional de Investigación de Canadá.

Andrew McNaughton estudió en una universidad jesuita, posterior a eso recibió capacitación en ingeniería eléctrica, geología, minería y administración de empresas. Durante la guerra, fue el principal piloto de pruebas de la Real Fuerza Aérea de Canadá. Después, hizo una fortuna convirtiendo artículos excedentes de la guerra (obtenidos a bajo precio) en productos útiles para otras naciones. Proporcionó armas para el emergente país Israel, y también fue agente encubierto de Fidel Castro, supuestamente trabajando para el gobierno de Batista en Cuba, pero a menudo organizaba que las compras fueran secuestradas por partidarios de Castro. Por sus esfuerzos, Castro lo bautizó como "ciudadano honorable de Cuba".

McNaughton conoció a Krebs poco después de haber incorporado la Fundación McNaughton, que buscaba proyectos "en los límites externos del conocimiento científico". Intrigado por el relato de Krebs sobre las "Guerras del Laetril", McNaughton comenzó a promover y distribuir Laetril. En 1961, para facilitar la distribución en Canadá, fundó International Biozymes Ltd. (posteriormente renombrada como Bioenzymes International Ltd), ubicada en el mismo edificio que la Fundación McNaughton. Eventualmente, construyó fábricas en siete países.

Se ha alegado que un importante accionista de Biozymes (bajo el nombre de otra persona) era un mafioso de Nueva Jersey, que fue declarado culpable de conspiración en sobornar a funcionarios públicos relacionados con apuestas. En 1977, McNaughton dijo a American Medical News que había tratado a la hermana del hombre con Laetril y que el hombre era un "tipo maravilloso", que había donado $ 130,000 dólares a la Fundación McNaughton.

Durante la década de 1970, McNaughton experimentó una dificultad considerable en sus transacciones financieras. En 1972, se le prohibió de manera permanente vender acciones de Biozymes en los Estados Unidos como resultado de una demanda presentada por la Comisión de Bolsa y Valores. En 1973, la policía italiana lo acusó de haber participado en una estafa de $17 millones de dólares que involucraba a compradores de acciones de Biozymes, quienes tenían la impresión de estar invirtiendo en una fábrica italiana de Laetrile. En 1974, en una sala del tribunal canadiense, McNaughton fue declarado culpable de fraude en acciones que involucraba a una compañía llamada Pan American Mines. Parece que $5 millones de dólares habían desaparecido misteriosamente. McNaughton fue multado por $10,000 dólares y sentenciado a servir un día en la cárcel. Se emitió una orden de arresto después de que se negó a pagar la multa y se fue de Canadá sin cumplir su sentencia.

Montajes publicitarios

Además de supervisar la producción, McNaughton también buscó publicidad para Laetril. Pudo convencer a un cirujano de la ciudad de Jersey, John A. Morrone, para asistir a una presentación que Krebs hijo., dio en Montreal. Después de almorzar con Krebs hijo., Morrone regresó a Nueva Jersey como "laetrilista convencido" y comenzó a utilizar Laetril con sus pacientes.

A petición de McNaughton, Morrone escribió un informe sobre diez pacientes que había tratado con Laetril, que se publicó en 1962 en Experimental Medicine and Surgery, una revista que ya no se publica. McNaughton también arregló que un escritor independiente llamado Glenn Kittler escribiera dos artículos de revista y un libro sobre Laetrile. Kittler, que había estudiado para convertirse en sacerdote antes de convertirse en periodista, había sido editor asociado de la revista Coronet en 1952. Los artículos se publicaron en marzo de 1963 en el American Weekly, un suplemento dominical de los periódicos de Hearst. Inmediatamente después, el libro de Kittler, "Laetrile: Control para el Cancer", se imprimió rápidamente con una tirada inicial de 500,000 copias. El libro llevaba un prólogo de McNaughton, con la dirección de su Fundación en Montreal. Según Kittler, el editor del libro estaba tan seguro de que la publicidad de los artículos aumentaría las ventas, que no envió publicidad previa a la publicación a los distribuidores de libros. Cuando las ventas se retrasaron, Kittler afirmó que las presiones de la AMA y la FDA eran parcialmente responsables.

Grupos de apoyo

Sin embargo, los esfuerzos de McNaughton y Kittler no fueron infructuosos. Cecile Hoffman era una maestra de escuela de San Diego que se había sometido a una mastectomía radical en 1959. Después de leer el libro de Kittler, visitó la Fundación McNaughton en Montreal y recibió Laetril. Aunque no pudo encontrar un médico estadounidense que le administrara inyecciones intravenosas de Laetril, sí encontró al Dr. Ernesto Contreras, al otro lado de la frontera con México en Tijuana. Esta fue quizás la cosa más afortunada que le haya pasado al Dr. Contreras.

Contreras era un ex patólogo del ejército mexicano que ejercía en privado en Tijuana. Después de administrar el Laetrile, la Sra. Hoffman se convenció de que controlaba su cáncer y le salvó la vida. Ella siguió siendo una ferviente partidaria de Laetrile hasta que murió de cáncer de mama metastásico en 1969. Las convicciones de Hoffman la llevaron a formar la Asociación Internacional de Víctimas y Amigos del Cáncer (IACVF, por sus siglas en inglés) en 1963. (La palabra Víctimas fue luego cambiada a Vencedores). El propósito de IACVF era "educar al público en general sobre las opciones disponibles para pacientes con cáncer, especialmente pacientes terminales con cáncer". Uniendo fuerzas con los promotores de la industria de alimentos saludables, la asociación comenzó a celebrar convenciones anuales en Los Ángeles que atrajeron a miles de personas. Estas reuniones proporcionaron un foro para prácticamente cualquier persona que prometiera o vendiera un remedio contra el cáncer que no fuera reconocido como efectivo por la comunidad científica. Los Krebs hablaban a menudo en estas conferencias. IACVF también fundó Cancer Book House, que vendió literatura promoviendo tratamientos de cáncer poco ortodoxos. Además, organizó hospedaje, comida y el transporte a la clínica de Contreras desde un motel de California cerca de la frontera.

Contreras, mientras tanto, amplió su clínica y agregó traductores a su personal para acomodar la afluencia de pacientes estadounidenses. Los negocios fueron tan intensos que en 1970 construyó una nueva clínica, el Del Mar Medical Center and Hospital, que promovió como "un oasis de esperanza". (Sus instalaciones ahora se llaman Oasis Hospital ).

En 1973, varios líderes abandonaron la IACVF para fundar la Cancer Control Society, cuyas actividades son similares a las de IACVF. Otro grupo que promueve las terapias contra el cáncer dudosas es la Federación Nacional de Salud (NHF), que respalda un amplio espectro de métodos de salud cuestionables. Este grupo fue fundado en 1955 por Fred J. Hart, presidente de Electronic Medical Foundation, una compañía que comercializaba dispositivos de charlatanería. La NHF patrocina reuniones, genera campañas masivas de redacción de cartas y ayuda a defender métodos cuestionables en casos judiciales. Cuatro personas que han servido en su junta de gobernadores y el esposo de su actual presidente han sido condenados por crímenes relacionados con Laetrile.

Problemas legales

La primera incautación de Laetrile en los Estados Unidos ocurrió en 1960 en la antigua Hoxsey Cancer Clinic, entonces operada por el osteópata Harry Taylor, un ex empleado de Hoxsey. Dos meses antes de la incautación, un juez federal había ordenado a Taylor que dejara de distribuir los diversos brebajes de Hoxsey. La incautación no fue impugnada por Taylor.

En 1961, Krebs Jr. y la Fundación John Beard Memorial fueron acusados ​​por transporte interestatal de un medicamento no aprobado (no se trataba de Laetrile sino de ácido pangámico). Tras declararse culpable, Krebs fue multado con $3,750 dólares y sentenciado a prisión. Sin embargo, la sentencia fue suspendida cuando Krebs y la Fundación aceptaron un acuerdo de 3 años en libertad condicional, durante los cuales ninguno fabricaría o distribuiría Laetrile a menos que la FDA aprobara su uso como un nuevo medicamento.

En 1959, el órgano legislativo de California aprobó una ley similar a la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos, prohibiendo el comercio de alimentos, drogas y cosméticos peligrosos en California. El Departamento de Salud Pública de California formó un Consejo Asesor de Cáncer que estudió al Laetrile y otros tratamientos dudosos contra el cáncer. Los diez médicos y cinco investigadores llevaron a cabo su investigación de 1960 a 1962 y emitieron su informe en mayo de 1963.

Durante 1962 y 1963, el Consejo Consultivo del Cáncer examinó más de 100 historias clínicas enviadas por varios proponentes y concluyó que ninguno proporcionaba ninguna evidencia de que el Laetrile fuera efectivo contra el cáncer. El Consejo también revisó el informe de 1953 de la Asociación Médica de California sobre el Laetrile, así como un nuevo "Laetrile sintético" supuestamente desarrollado por Krebs Jr. Además fueron revisados los registros médicos de 144 pacientes tratados con Laetrile tanto de médicos en Estados Unidos como en Canadá.

Después de que el Consejo determinara que el medicamento "no tenía efecto en el diagnóstico, tratamiento, alivio o curación del cáncer", recomendó que se emitieran normas para prohibir el uso del Laetrile y agentes "sustancialmente similares" para el tratamiento del cáncer. A pesar de la amplia oposición de los promotores del Laetrile, la regulación se emitió según las disposiciones de la Ley de Cáncer de California y entró en vigor el 1 de noviembre de 1963.

La familia Krebs regresó a la corte varias veces más. En 1965, Krebs Sr., fue acusado de desobedecer una orden regulatoria que prohibía el envío interestatal de Laetrile y no negó los cargos. El año siguiente se declaró culpable de un cargo de desacato por transporte de Laetrile en violación de las medidas cautelares, y por no registrarse como fabricante de medicamentos. Recibió una sentencia suspendida de 1 año. En 1974 Ernst Jr. y su hermano Byron se declararon culpables de violar las leyes de salud y seguridad del estado de California. A cada uno se le impuso una multa de $500 dólares, una sentencia suspendida de seis meses, y se le puso en libertad condicional. Se revocó la licencia osteopática a Byron el mismo año por "incompetencia mental", y murió poco después. En 1977, Ernst Jr. fue declarado culpable de violar su libertad condicional al continuar promoviendo al Laetrile, y fue sentenciado a 6 meses de prisión en la cárcel del condado. Fue encarcelado en 1983 después de que el proceso de apelación finalizó.

Mientras tanto, Howard H. Beard (sin relación con John Beard), que había trabajado con Krebs y el Dr. Harris, obtuvo una decisión desfavorable del Consejo Asesor del Cáncer de California. Durante muchos años había promovido diversas pruebas de orina que pretendían medir el nivel de gonadotropina coriónica humana (HCG). Tanto Krebs como Beard afirmaron que todos los tipos de cáncer podían diagnosticarse a partir de altos niveles de HCG. En 1963 Krebs Jr. declaró que la "implementación científica" del Laetrile se basaba en las pruebas de Beard.

Beard también afirmó que un nivel elevado de HCG era suficiente para iniciar el tratamiento con Laetrile, incluso sin contar con pruebas clínicas o una biopsia positiva para el cáncer. Realmente lo creía. Según informes él mismo comenzó a tomar Laetrile después de notar que los resultados de sus pruebas de orina no eran normales. Beard mantuvo un laboratorio ofreciendo servicios por correo, incluyendo la medición de los niveles de HCG en la orina.

Beard desarrolló al menos tres supuestas pruebas de cáncer, siendo la más destacada su prueba de color de la antrona. Afirmaba una precisión de casi 100%, excluyendo a pacientes embarazadas, con enfermedad hepática, diabetes o que consumieran hormonas sexuales. También afirmó que la prueba era tan sensible que era capaz de detectar el desarrollo del cáncer en las 2-3 semanas posteriores a su formación.

Durante la década de 1960, el Consejo Asesor del Cáncer de California proporcionó a Beard muestras de orina de 24 horas de 198 pacientes, así como dos muestras de "orina" que consistían en lactosa disuelta en agua. Se realizaron pruebas simultáneas en los Laboratorios de Salud Pública del Estado de California. Beard no pudo identificar cual orina provenía de pacientes con cáncer y cual provenía de pacientes con otras afecciones. La investigación también demostró que los resultados de las pruebas de Beard no tenían nada que ver con el cáncer, sino que dependían principalmente de la cantidad de lactosa presente en la orina. En consecuencia, la prueba fue prohibida en California a partir de agosto de 1965. En 1967, Beard fue acusado por un gran jurado federal en Texas de nueve cargos por fraude postal relacionados con la comercialización de su prueba. Después de no negar los cargos, se le impuso una condena de cárcel suspendida de 6 meses, y un año de libertad condicional.

En 1975, la Junta de Examinadores Médicos de California concluyó que el Dr. Stewart M. Jones había actuado de manera no profesional al prescribir Laetrile a pacientes con cáncer. Jones argumentó que simplemente administró "terapia nutricional" para lo que llamó "deficiencia de nitrilosida". El oficial de audiencia dictaminó que esta supuesta intención no eximía a Jones de los cargos porque de acuerdo a la ley de California era ilegal administrar Laetrile a personas con cáncer o que pensaban que tenían cáncer. La junta lo sentenció a dos años de libertad condicional. El Consejo Asesor del Cáncer presentó un escrito en calidad de amicus curiae afirmando que partes del fallo del oficial de audiencia no estaban bien fundamentadas, pero la Junta cerró el caso.

Esfuerzos adicionales hacia la respetabilidad

La Fundación McNaughton persistió en tratar de hacer a Laetrile respetable. Comisionaron a los Laboratorios SCIND en San Francisco para realizar estudios en animales que involucran un sistema de tumor trasplantado en ratas. Aunque la Fundación informó que dosis semanales de 1 o 2 gramos de Laetrile habían producido "una respuesta brillante" en pacientes con cáncer y que las ratas recibieron equivalentes humanos de 30-40 gramos, los resultados fueron negativos.

Sin desanimarse por el informe negativo, la Fundación McNaughton presentó una solicitud de Investigación de Drogas Nuevas con la FDA. La FDA respondió con una carta de formulario de rutina que otorgaba permiso, sujeto a una revisión adicional, para ensayos clínicos en investigación con Laetrile. Sin embargo, ocho días después, cuando se completó la revisión, la agencia solicitó información adicional de la Fundación McNaughton para corregir "deficiencias graves" en la solicitud. Cuando esto no se produjo, la autorización para los ensayos clínicos se retiró.

Mientras la Fundación McNaughton intentaba que Laetrile fuera reconocida como droga, Krebs hijo., comenzó a afirmar que era una vitamina, a la que llamó B17. (Le tomó cerca de 20 años llegar a esta conclusión). Krebs aparentemente esperaba que como "vitamina", el Laetrile no estaría sujeto a los requisitos de "seguridad y eficacia" para los nuevos medicamentos. Es posible que también esperara capitalizar la popularidad de las vitaminas.

En 1974, el Dr. Contreras declaró que estaba viendo entre 100 y 120 nuevos pacientes por mes, y muchos pacientes más regresaban para obtener Laetrile adicional. A los pacientes generalmente se les cobraba $150 dólares por el suministro de un mes. Contreras reconoció que pocos de sus pacientes con cáncer fueron "controlados" con Laetrile. Si bien admitió que el 40% de los pacientes no mostraron respuesta, afirmó que el 30% mostró "respuestas más definitivas" al medicamento. Sin embargo, estas estadísticas pueden no ser confiables. En 1979, afirmó haber tratado 26,000 casos de cáncer en 16 años. Sin embargo, cuando la FDA le pidió que brindara sus ejemplos más dramáticos de éxito, Contreras presentó solo 12 casos. Seis de los pacientes habían muerto de cáncer, uno había usado la terapia convencional contra el cáncer, uno había muerto de otra enfermedad después de que el cáncer había sido extirpado quirúrgicamente, uno todavía tenía cáncer y los otros tres no podían ser localizados [5].

El primer doctor "metabólico"

John Richardson era un médico general que comenzó a practicar en el área de la Bahía de San Francisco en 1954. En 1971, después de las discusiones con Krebs hijo., decidió convertirse en un especialista en cáncer. No había tenido un éxito abrumador como médico general. Su declaración de impuestos de 1972 reveló que había recaudado $ 88,000 en su práctica médica, dejando una red de solo $ 10,400 de ingresos gravables.

La práctica de Richardson creció como resultado de su nuevo estatus de "experto" en cáncer. Afirmando que "nuestra oficina pronto se llenó de rostros que nunca habíamos visto: rostros esperanzados de hombres y mujeres que habían sido abandonados por la medicina ortodoxa como casos 'terminales' o sin esperanza". En 1974, informó que su práctica médica había recaudado $783,000 dólares, con un ingreso neto de $172,981 dólares. Al cobrar a los pacientes 2,000 dólares por un curso de Laetrile, Richardson logró aumentar su ingreso neto 17 veces en solo dos años. De acuerdo con sus declaraciones de impuestos, Richardson recaudó 2.8 millones de dólares de su práctica con Laetrile entre enero de 1973 y marzo de 1976. La cantidad real de dinero que recibió puede haber sido incluso mayor. En Laetrile Case Histories, afirmó haber tratado a 4.000 pacientes, con un costo promedio de $2,500 dólares por paciente. Culbert afirma que en 1976 Richardson había tratado a 6.000 pacientes. Si estas cifras son correctas, Richardson habría recaudado entre 10 y 15 millones de dólares durante este tiempo.

La práctica de Richardson cambió significativamente después de que comenzó a tratar pacientes con cáncer con Laetrile. También comenzó a tratar lo que denominó pacientes con "síndrome preclínico" con Laetrile. Se trataba de pacientes sin un tumor o lesión identificable que se quejaban de "sentimientos de muerte inminente, malestar general, dolores imprecisos o imprecisos, dolores de cabeza, cambios intestinales, pérdida de apetito, pérdida de energía y depresión". Según Richardson, los pacientes con cáncer informaron una reducción en el dolor, un apetito mejorado, el regreso de la fuerza y ​​una perspectiva mental mejorada. Además, la presión arterial alta volvió a la normalidad.

A pesar de estas "mejoras dramáticas", Richardson admitió que la mayoría de sus pacientes con cáncer murieron. En un intento de superar esto, aumentó la dosis de Laetrile a nueve gramos, seis días a la semana, y colocó a los pacientes en una dieta vegetariana y dosis "masivas" de vitaminas regulares. Richardson acuñó la frase "terapia metabólica" para referirse a esta combinación de manipulación de la dieta, vitaminas y Laetrile.

En junio de 1972, la oficina de Richardson fue allanada y fue arrestado por violar la Ley de Cáncer de California. Fue condenado por este cargo, pero la condena fue revocada por un tecnicismo y ordenó un nuevo juicio. Siguieron dos juicios más que resultaron en jurados colgados. Las audiencias ante la Junta de Aseguramiento de Calidad Médica de California en 1976 dieron como resultado la revocación de su licencia médica de California. Luego trabajó en una clínica mexicana contra el cáncer. Durante la década de 1980, practicó bajo una licencia homeopática en Nevada hasta que tuvo una cirugía a corazón abierto y entró en un coma irreversible.

La explosión política

El arresto del Dr. Richardson desencadenó la formación del Comité para la Libertad de Elección en la Terapia del Cáncer (ahora llamado el Comité para la Libertad de Elección en Medicina ). El fundador y presidente del grupo era Robert Bradford, un ex técnico de laboratorio de la Universidad de Stanford. Michael Culbert, quien en el momento del arresto de Richardson era editor del Berkeley Daily Gazette, se convirtió en un importante portavoz del Comité, editó su boletín informativo The Choice y escribió dos libros promocionando Laetrile: Vitamina B-17: Arma prohibida contra el cáncer (1974) y Freedom From Cancer (1976).

Culbert fue asistido en la edición de The Choice por Maureen Salaman, esposa del vicepresidente del Comité Frank Salaman. El asesor legislativo del Comité fue el congresista de Georgia Larry McDonald, un urólogo que utilizó Laetrile. Las actividades de CFCCT estaban estrechamente relacionadas con la John Birch Society, a la que pertenecían Richardson, Bradford, Culbert, los Salamans y McDonald. Poco después de su formación, CFCCT estableció capítulos locales en todo Estados Unidos y utilizó librerías asociadas con la Sociedad John Birch para celebrar reuniones y distribuir literatura.

En mayo de 1976 Richardson fue acusado, junto con su gerente de oficina, Ralph Bowman, y otros miembros de CFCCT Robert Bradford y Frank Salaman, por conspirar para contrabandear Laetrile. Un año después todos fueron condenados por los cargos. Bradford fue multado por $40,000 dólares, Richardson $20,000 dólares y Salaman y Bowman $10,000 dólares cada uno. Durante el juicio, se reveló que Bradford había pagado $1.2 millones de dólares por 700 envíos de Laetrile y que Richardson había acumulado más de $2.5 millones de dólares durante un período de 27 meses.

El científico del NCI

Aunque enfrenta problemas en algunos frentes, el movimiento Laetrile ganó adeptos. El Dr. Dean Burk era un bioquímico con un Ph.D. de Cornell Medical College que se había unido al National Cancer Institute (NCI) en 1939 como investigador. Después de diez años fue nombrado Jefe de la Sección de Citoquímica del NCI, que tenía una plantilla de cuatro personas en el momento de su retiro, 25 años después.

A petición de McNaughton, Burk realizó un experimento en el que se utilizó Laetrile para destruir un cultivo de tejido de células cancerígenas. Informó a McNaughton que podía "ver cómo las células cancerígenas se extinguían como moscas". Eventualmente, Burk concluyó que Laetrile era el tratamiento más efectivo disponible para el cáncer, que aliviaba el dolor de las víctimas terminales del cáncer y que podría ser útil para prevenir el cáncer. También afirmó en el testimonio del Congreso que Laetrile era menos tóxico que el azúcar. Burk se hizo amigo rápidamente de Krebs hijo., y se le dio una habitación permanente en la mansión de Krebs en San Francisco. Pronto estuvo en el "circuito de Laetrile" y recibió el "Premio Humanitario" de la Sociedad de Control de Cáncer en 1973.

Burk también se mostró activo en oponerse a la fluoración y habló en contra en muchas ciudades de los Estados Unidos y Europa. Empedernido usuario de tabaco, afirmó en el testimonio del Congreso que había desarrollado un cigarrillo más seguro.

El profesor

En 1977, Harold W. Manner, Ph.D., presidente del departamento de biología de la Universidad de Loyola en Chicago, alcanzó considerable notoriedad al afirmar haber curado cáncer de mama en ratones con inyecciones de Laetrile, enzimas proteolíticas y dosis orales masivas de vitamina A. Lo que realmente hizo fue digerir los tumores inyectando enzimas digestivas en cantidades equivalentes a inyectar a una mujer con medio litro de agua salada que contiene aproximadamente 1 1/2 onzas de ablandador de carne cada dos días durante seis semanas. No es sorprendente que los ratones desarrollaran abscesos donde las enzimas fueron inyectadas, los tumores se licuaran y el tejido inyectado cayera. Como no se realizaron exámenes microscópicos y los animales se observaron durante unas pocas semanas después del tratamiento, ninguna prueba legítima de este tipo de este tipo de terapia, pudo haber sido hecha. Pero Manner anunció en una conferencia de prensa patrocinada por la Federación Nacional de Salud que una combinación de Laetrile, vitaminas y enzimas era efectiva contra el cáncer. Manner informó sobre sus experimentos en una revista de quiropráctica y escribió un libro titulado "La muerte del cáncer".

Manner también fundó la Metabolic Research Foundation, cuyo objetivo declarado era la investigación de "enfermedades metabólicas", que, según él, incluían artritis, esclerosis múltiple y cáncer. Patrocinado por la compañía Nutri-Dyn, realizó seminarios en todo el país para quiroprácticos y médicos no ortodoxos [6]. Nutri-Dyn fabricó glándulas animales procesadas ("glandulars"), que según Manner ayudaría a las partes corporales correspondientes de los pacientes con cáncer. En 1982, un reportero de la WBBM-TV Chicago se convirtió en el Médico-Metabolico #219 por asistir a un seminario en Los Ángeles y haber donando $200 a la Metabolic Research Foundation. Para indicar su origen "profesional", el periodista usó las iniciales "DN", que, según explicó más tarde, significaba "Doctor de la Nada". Manner prometió referirle diez pacientes al año.

Según Manner, los funcionarios de la Universidad de Loyola se enojaron con sus actividades y le pidieron que los abandonara o renunciara a su puesto en la escuela. Durante la década de 1980, dejó su puesto de docente y se afilió a una clínica en Tijuana que ofrecía "terapia metabólica". Él murió en 1988, pero la clínica todavía está en funcionamiento.

El caso de Rutherford

Glen Rutherford era un vendedor de semillas de Kansas de 55 años, a quien en 1971 se le detectó un pólipo del tamaño de una uva en el colon. Cuando una biopsia reveló que era cancerosa, se le aconsejó que se lo extirparan. Temeroso de la cirugía, consultó al Dr. Contreras, quien lo trató con Laetrile, vitaminas y enzimas, y cauterizó (quemó) el pólipo. Aunque la cauterización generalmente cura este tipo de cáncer cuando se localiza en un pólipo, Rutherford afirmó que el Laetrile lo había curado y que era necesario para mantenerlo con vida. La revista People informó que también comenzó a tomar 111 píldoras (principalmente vitaminas) con un costo de $14 USD por día. En 1975, Rutherford se convirtió en actor principal en una demanda colectiva para obligar a la FDA a permitir que los pacientes con cáncer "terminales" obtengan Laetrile para su uso personal.

El caso fue presentado ante el juez Luther Bohanon en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos del Oeste de Oklahoma. Bohanon se mostró extremadamente comprensivo con los deseos de Rutherford. En 1977, Bohanon emitió una orden judicial que permitía a las personas importar Laetrile para uso personal si obtenían una declaración por un médico establecendo que eran "enfermos terminales". Dos años más tarde, la Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó el argumento de que las drogas ofrecidas a los enfermos terminales deberían estar exentas de ser reguladas por la FDA [7]. Sin embargo, esfuerzos adicionales de Rutherford y sus partidarios más las decisiones desafiantes de Bohanon permitieron que el sistema de declaración jurada permaneciera en vigor hasta 1987, cuando finalmente se disolvió.

Acción Legislativa

A mediados de la década de 1970, los promotores de Laetrile se describieron a sí mismos como "pequeños muchachos" que luchaban contra el "gran gobierno" y comenzaron a intentar legalizar la venta de Laetrile. Finalmente, 27 estados aprobaron leyes que permiten la venta y el uso de Laetrile dentro de sus fronteras. La ley federal todavía prohíbe el envío interestatal de Laetrile, y dado que no era práctico fabricarlo para su uso en un solo estado, estas leyes estatales tuvieron poco o ningún efecto práctico. Los proponentes esperaban, sin embargo, que si suficientes estados legalizaban su uso dentro de los estados, el Congreso también cambiaría la ley federal. Aunque se introdujeron proyectos de ley para eximir a Laetrile de la jurisdicción de la FDA, no tuvieron éxito y terminaron con la muerte del congresista McDonald en 1983.

En 1977, un subcomité del Senado de los Estados Unidos presidido por el Senador Edward Kennedy (D-MA) celebró audiencias sobre Laetrile que desarrollaron un testimonio interesante. El Dr. Richardson afirmó que la FDA, AMA, NCI, la Sociedad Americana del Cáncer, la familia Rockefeller y las principales compañías petroleras y farmacéuticas habían conspirado contra Laetrile. Robert Bradford dijo que le gustaría una prueba de Laetrile pero que "la medicina ortodoxa no estaba calificada" para hacer una. Sin embargo, Krebs hijo. y Richardson no pudieron ponerse de acuerdo sobre la fórmula de Laetrile. El Senador Kennedy concluyó que los líderes de Laetrile eran "vendedores hábiles que ofrecerían una falsa sensación de esperanza" a los pacientes de cáncer. The New York Times comentó que los promotores laetriles fueron considerados por los senadores "con una mezcla de diversión y desprecio".

Víctimas en las noticias

A medida que Laetrile adquirió notoriedad, varias víctimas de cáncer tratadas con el producto atrajeron escrutinio generalizado en los medios. Una de ellas fue Chad Green, quien desarrolló leucemia linfocítica aguda a los 2 años. Aunque se logró rápidamente su remisión con quimioterapia, sus padres lo enlistaron en una "terapia metabólica" administrada por un médico practicante del "método metabólico de Manner". Cuando Chad desarrolló signos de intoxicación por cianuro, las autoridades de Massachusetts lo pusieron bajo la tutela del tribunal, solamente para fines de tratamiento. Sus padres presentaron una demanda para reiniciar la "terapia metabólica". Cuando el tribunal falló en su contra, huyeron con Chad a México, donde fue atendido por el Dr. Contreras. Varios meses después, Chad murió de una manera que sugiere envenenamiento por cianuro. El Dr. Contreras declaró que el niño había muerto de leucemia, ¡pero que era un buen ejemplo de la eficacia de Laetrile porque había tenido una muerte agradable! Los padres de Chad declararon que se había deprimido mucho porque echaba de menos a sus abuelos, a sus amigos y a su perro.

Joseph Hofbauer tenía 9 años y padecía la enfermedad de Hodgkin. A diferencia de los padres de Chad Green, los padres de Joseph nunca le permitieron recibir el tratamiento adecuado, pero insistieron en que recibiera Laetrile y "terapia metabólica". Cuando las autoridades del estado de Nueva York intentaron ponerlo bajo custodia protectora, sus padres presentaron una demanda y convencieron al juez de la corte familiar, Loren Brown, para que dejara que los dejara decidir el tratamiento. Brown afirmó que "este tribunal también considera que la terapia metabólica tiene un lugar en nuestra sociedad y, con suerte, sus defensores están en el primer peldaño de una escalera que nos librará de todas las formas de cáncer". Los padres rechazaron el tratamiento estándar y Joseph murió de su enfermedad dos años más tarde. La leucemia linfocítica aguda y la enfermedad de Hodgkin tienen una tasa de supervivencia del 95% a los 5 años, con quimioterapia apropiada.

Durante 1980, la estrella de cine Steve McQueen atrajo considerable atención cuando fue tratado con Laetrile en otra clínica mexicana bajo la supervisión de William D. Kelley, un dentista a quien el estado de Texas privó de su licencia a raíz de varios enfrentamientos con autoridades estatales y federales. Aunque McQueen dio un informe brillante cuando comenzó su tratamiento, murió poco después.

Estudios en el National Cancer Institute (NCI)

En respuesta a la presión política, el National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer) realizó dos estudios con Laetrile. El primero fue un análisis retrospectivo de pacientes tratados con Laetrile. Se enviaron cartas a 385,000 médicos en los Estados Unidos, así como a otros 70,000 profesionales de la salud, solicitando información de casos de pacientes con cáncer que se pensaba que se habían beneficiado del uso de Laetrile. Además, se solicitó a los diversos grupos pro-Laetrile que proporcionaran información sobre cualquier paciente tratado con Laetrile.

Aunque se había estimado que al menos 70,000 estadounidenses habían usado Laetrile, solo 93 casos fueron sometidos a evaluación. 26 de estos informes carecían de la documentación adecuada para realizar la evaluación. Los 68 casos restantes fueron anonimizados y enviados a un panel de expertos para su revisión, junto con datos de 68 pacientes similares que habían recibido tratamiento con quimioterapia. De esa forma, el panel no sabía cuál de los dos tratamiento habían recibido los pacientes. El panel consideró que dos de los casos tratados con Laetrile mostraron una remisión completa de la enfermedad, cuatro mostraron una remisión parcial y los 62 casos restantes no mostraron una respuesta medible. No se verificó que ninguno de los 6 pacientes que podrían haberse beneficiado de Laetrile realmente existiera. Los revisores afirmaron que "los resultados no permiten conclusiones definitivas que respalden la actividad anticancerígena de Laetrile".

Aunque la solicitud de información por el NCI no se había diseñado para descubrir informes de casos negativos, 220 médicos enviaron datos sobre más de 1,000 pacientes que habían recibido Laetrile sin mostrar ningun beneficio.

En julio de 1980, el NCI llevó a cabo ensayos clínicos de 178 pacientes con cáncer tratados con Laetrile, vitaminas, y enzimas en la Clínica Mayo y otros tres centros prominentes de cáncer. El estudio incluyó pacientes para quienes ningún otro tratamiento había sido efectivo o para quienes no se conocía ningún tratamiento probado. Todos los pacientes tenían masas tumorales que podían medirse fácilmente, pero la mayoría de los pacientes se encontraban en buenas condiciones físicas. Dado que los proponentes de Laetrile no pudieron ponerse de acuerdo sobre la fórmula o el protocolo de prueba para Laetrile, el NCI decidió utilizar una preparación que correspondía a la sustancia distribuida por el proveedor mexicano American Biologics. La preparación fue suministrada por la División de Recursos Farmacéuticos del NCI y verificada por una variedad de pruebas. La dosis de Laetrile se basó en las recomendaciones publicadas por Krebs hijo. y la Fundación Bradford.

Los resultados de la prueba fueron claros. Ningún paciente fue curado o siquiera estabilizado. La mediana del tiempo de supervivencia fue de 4.8 meses a partir del inicio de la terapia, y en aquellos que seguían vivos después de 7 meses, el tamaño del tumor había aumentado. Este fue el resultado es el mismo que el esperado para pacientes que no reciben ningún tratamiento. Además, varios pacientes experimentaron síntomas de toxicidad por cianuro o presentaron niveles de cianuro en sangre cercanos a la dosis letal [8]. En un editorial adjunto se concluyó:

Laetrile ha tenido su día en la corte. La evidencia, más allá de toda duda razonable, es que no beneficia a los pacientes con cáncer avanzado, y no hay ninguna razón para creer que sería más eficaz en las primeras etapas de la enfermedad... Es hora de cerrar los libros [9].

Bradford y American Biologics respondieron al estudio con tres demandas diferentes contra el National Cancer Institute, alegando que, como resultado del estudio, habían sufrido graves daños financieros debido a una drástica caída en la demanda de Laetrile. Las tres demandas fueron desechadas fuera de la corte. Hoy en día, hay pocos distribuidores de Laetrile en los Estados Unidos, pero todavía se utilizan en clínicas mexicanas y se comercializan como "amigdalina" o "vitamina B17" a través de Internet.

Algunas ideas finales

Mientras sigan existiendo enfermedades mortales y paralizantes, indudablemente habrá individuos ansiosos por ofrecer "alternativas" al tratamiento científico y un gran número de individuos desesperados dispuestos a comprarlos. El fenómeno de Laetril comenzó con un médico farmacéutico que desarrolló una mezcla tras otra para el tratamiento de enfermedades graves, especialmente el cáncer. Continuó con su hijo, un científico imaginario, que pasó muchos años en la universidad pero no pudo obtener ningún título de posgrado. Un hombre que se ganó su fortuna con el tráfico de armas y un columnista de un periódico católico lo promovió como una droga perseguida que curaba el cáncer. Un cuadro de miembros de la Sociedad John Birch vio la represión de Laetrile como un complot siniestro en contra de sus libertades básicas. Después de que se denominó "vitamina B-17", un ejército de devotos de alimentos saludables promovió a Laetrile, junto con vitaminas y dieta, como la respuesta de la naturaleza al cáncer.

Después de alcanzar su punto máximo a fines de la década de 1970, el "Movimiento Laetril" perdió fuerza a raíz de la decisión de la Corte Suprema, el estudio del NCI, la muerte de Steve McQueen y otra publicidad desfavorable. Pero a medida que la fantasía Laetrile se desvaneció, sus principales impulsores agregaron muchas otras "curas milagrosas" a su arsenal y agregaron SIDA, artritis, enfermedades cardiovasculares y esclerosis múltiple a la lista de enfermedades que dicen tratar. Aunque parecen hablar con sinceridad, todavía no patrocinan el tipo de investigación que podría persuadir al mundo científico de que cualquier cosa que ofrezcan sea efectiva.

Una revisión sistemática que incluyó todos los informes disponibles hasta 2005 concluyó que la afirmación de que laetrile tiene efectos beneficiosos para los pacientes con cáncer no está respaldada por datos clínicos sólidos [10].

Otras acciones de aplicación

  • El 20 de abril de 2000, el Departamento de Justicia de EE. UU. Obtuvo una orden judicial preliminar que prohibía a Christian Bros. Contracting Corp., de Whitestone, Nueva York, y su presidente, Jason Vale, fabricar o distribuir amígdala, Laetrile, "Vitamina B-17" o semillas de albaricoque [11]. Aunque Vale firmó un decreto de consentimiento, continuó su actividad de ventas a través de una red de sitios de Internet, números de teléfono gratuitos y empresas ficticias. En 2003, un jurado federal en Brooklyn lo declaró culpable de desacato criminal [12] por el que fue sentenciado a prisión.
  • En julio de 2000, Kenneth N. Michaelis y su empresa, Holistic Alternatives, ambos de Louisville, Ohio, fueron acusados ​​de conspirar para distribuir Laetrile y sulfato de hidrazina en el comercio interestatal. La acusación también alegó que con la intención de inducir a error a la FDA, los demandados no registraron sus instalaciones de fabricación de drogas [13]. La compañía, que desafió a la FDA durante muchos años, se describió a sí misma como "el proveedor más antiguo de laetril e hidrazina sulfato en los EE. UU." En 2001, Michaelis se declaró culpable y fue multado con $ 10,000 y condenado a seis meses de prisión seguido de un año de libertad supervisada. También aceptó una orden judicial permanente. Después de revisar los documentos pertinentes, la Junta Médica Estatal de Ohio suspendió la licencia de terapia de masajes de Michaelis durante al menos 180 días y emitió los términos bajo los cuales podría solicitar la admisión [14].
  • El 1 de septiembre de 2000, un juez del tribunal de distrito de Estados Unidos emitió una orden judicial preliminar contra World Without Cancer, Inc., The Health World International, Inc. de Bay Harbor Island, Health Genesis Corporation, una empresa de Arizona que opera en Bay Harbor Island. , Florida, y David E. Arizona, un oficial de las tres corporaciones. La resolución ordena a los demandados que introduzcan o causen la introducción en el comercio interestatal de productos laetrile, semillas de albaricoque o cualquier otro producto farmacéutico no aprobado, así como la fabricación, procesamiento, empaque, etiquetado, promoción o distribución de estos o cualquier otro medicamento nuevo. La orden también exige que los demandados modifiquen sus sitios web de Internet para que dejen de utilizar los sitios web para promocionar la venta u ofrecer a la venta sus productos  de laetrile [15].
  • En enero de 2004, Jack Edwin Slingluff, DO, de Canton, Ohio, se declaró culpable de un cargo por introducir un nuevo medicamento no aprobado en el comercio interestatal [16]. La información penal de un recuento indicó que "causó que treinta (30) viales del nuevo medicamento no aprobado Amigdalina B17 (AKA Laetrile) se envíen desde West Palm Beach, Florida, a Salem, Ohio, en violación del Título 21, Secciones 331 (d), 355 (a) y 333 (a) (1), Código de los Estados Unidos. " La Junta Médica Estatal de Ohio suspendió su licencia médica durante un año y la revocó permanentemente en 2008 [17]. Él murió en 2011.

Para información adicional

Referencias

  1. Young JH. Laetrile in historical perspective. In Merkle GE, Petersen JC, editors. Politics, Science, and Cancer: The Laetrile Phenomenon. Boulder, CO: Westview Press, 1980.
  2. American Cancer Society. Laetrile background information. New York: Amerian Cancer Society, 1977.
  3. Bruzelius, NJ. The merchants of Laetrile. Boston Sunday Globe, June 17, 1979.
  4. Kennedy D. Laetrile: The Commissioner's Decision. H.E.W. Publication No. 77-3056.
  5. Laetrile: The political success of a scientific failure. Consumer Reports 42:444-447, 1977.
  6. South J. The Manner clinic. Nutrition Forum 5:61-67, 1988.
  7. United States vs. Rutherford, 442 U.S. 544 (1979).
  8. Moertel C and others. A clinical trial of amygdalin (Laetrile) in the treatment of human cancer. New England Journal of Medicine 306:201-206, 1982.
  9. Relman A. Closing the books on Laetrile. New England Journal of Medicine 306:236, 1982.
  10. Milazzo S and others. Laetrile for cancer: A systematic review of the clinical evidence. Support Care Cancer 15:583-595, 2007.
  11. Barrett S. Laetrile spammers facing $631,585 penalty. Quackwatch, Sept 9, 2000.
  12. Lewis C. Online laetrile vendor ordered to shut down. Quackwatch, Nov 28, 2003.
  13. Licking County man and his company man and his company indicted for distributing laetrile and hydrazine sulfate. U.S. Justice Department news release, July 18, 2000.
  14. Corrected entry of order. In the matter of Kenneth N. Micaelis, L.M.T. Before the State Medical Board of Ohio, Dec 11, 2002.
  15. FDA takes action against firms marketing unapproved drugs. FDA Talk paper, T00-39, Sept 6, 2000.
  16. Plea agreement. United States of America v Jack Edwin Slingluff. U.S. District Court for the Northern District of Ohio, Eastern Division Case No. 4:04 CR 74, filed March 16, 2004.
  17. Entry of order. In the matter of Jack Slingluff, D.O. Before the State Medical Board of Ohio, Dec 10, 2008.



Este artículo fue revisado el 7 de julio de 2018.

Traduccion por equipo de verificiencia,
Revisión Liliana Ruvalcaba

Modificado por última vez en Domingo, 17 Marzo 2019 23:58

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad:

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba