Logo Verificiencia

Porqué la terapia craneal es una tontería

La terapia craneosacral (TCS) es uno de los muchos términos utilizados para describir varios métodos basados en afirmaciones imaginarias que:

  • El cerebro humano realiza movimientos rítmicos a una velocidad de 10 a 14 ciclos por minuto, una periodicidad no relacionada con la respiración o la frecuencia cardíaca.
  • Se pueden sentir estas pequeñas pulsaciones craneales con la punta de los dedos.
  • La restricción del movimiento de las suturas craneales (donde se unen los huesos del cráneo) interfiere con el flujo normal del líquido cefalorraquídeo (el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal) y causa enfermedades.
  • Las enfermedades se pueden diagnosticar detectando aberraciones en este ritmo.
  • El dolor (especialmente de la articulación de la mandíbula) y muchas otras dolencias pueden remediarse presionando los huesos del cráneo.

La mayoría de quienes la practican son osteópatas, masajistas, quiroprácticos, dentistas o fisioterapeutas. Los otros términos utilizados para describir lo que hacen incluyen la osteopatía craneal, la terapia craneal, la terapia biocraneal y dos variantes quiroprácticas llamadas craneopatía y técnica sacro occipital (SOT).

Afirmaciones dudosas

Los osteópatas atribuyen el origen del CST al osteópata William G. Sutherland (1873-1954), quien publicó su primer artículo sobre este tema a principios de la década de 1930. Desde mediados de la década de 1970 en adelante, el principal defensor fue John E. Upledger, doctor osteópata, quien fundó el Instituto Upledger de Palm Beach Gardens, Florida. Varias publicaciones del Instituto han afirmado:

  • La terapia craneosacral es una técnica de manipulación suave y no invasiva. Raramente el terapeuta aplica presión que excede los cinco gramos o el peso equivalente de una moneda. El examen se realiza comprobando el movimiento en varias partes del sistema. A menudo, cuando se completa la prueba de movimiento, se elimina la restricción y el sistema puede autocorregirse [1].
  • El ritmo del sistema craneosacral se puede detectar de manera muy similar a los ritmos de los sistemas cardiovascular y respiratorio. Pero a diferencia de esos sistemas corporales, tanto la evaluación como la corrección del sistema craneosacro se pueden lograr a través de la palpación. La Terapia CraneoSacral se usa para una variedad de problemas de salud, incluidos dolores de cabeza, dolor de cuello y espalda, disfunción temporomandibular, fatiga crónica, dificultades de coordinación motora, problemas oculares, depresión endógena, hiperactividad, trastorno por déficit de atención, trastornos del sistema nervioso central y muchos otros condiciones [2].
  • Los practicantes hoy en día confían en la terapia craneosacral para mejorar el funcionamiento del sistema nervioso central, eliminar los efectos negativos del estrés, fortalecer la resistencia a las enfermedades y mejorar la salud en general [3].

Desde 2001 hasta la actualidad, el sitio web del Instituto ha declarado:

Usando un toque suave generalmente no mayor de 5 gramos, o aproximadamente el peso de una moneda, los practicantes liberan restricciones en el sistema craneosacral para mejorar el funcionamiento del sistema nervioso central. Al complementar los procesos de curación naturales del cuerpo, la TCS se usa cada vez más como una medida preventiva de salud por su capacidad para reforzar la resistencia a las enfermedades, y es efectiva para una amplia gama de problemas médicos asociados con el dolor y la disfunción, que incluyen: migrañas; dolor crónico de cuello y espalda; impedimentos de coordinación motora; cólico; autismo; trastornos del sistema nervioso central; problemas ortopédicos; lesiones traumáticas del cerebro y la médula espinal; escoliosis; trastornos infantiles; dificultades de aprendizaje; fatiga crónica; dificultades emocionales; problemas relacionados con el estrés y la tensión; fibromialgia y otros trastornos del tejido conectivo; síndrome de la articulación temporomandibular (SATM); trastornos neurovasculares o inmunes; trastorno de estrés postraumático; disfunción posquirúrgica [4].

El Instituto Upledger también ha abogado y enseñado la "manipulación visceral", un sistema de tratamiento extraño cuyos practicantes afirman que detectan "movimientos rítmicos" de los intestinos y otros órganos internos y los manipulan para "mejorar el funcionamiento de los órganos individuales, los sistemas dentro de los cuales funcionan los órganos y la integridad estructural de todo el cuerpo" [5] Upledger murió en octubre de 2012, pero el instituto perpetuará sus técnicas.

Algunos quiroprácticos afirman que Nephi Cottam, doctor craneopatía introdujo el "ajuste craneal" (craneopatía) al mundo quiropráctico en 1929, varios meses antes de que Sutherland presentará públicamente sus métodos. Durante la década de 1980, un folleto distribuido por su hijo Calvin Cottam, doctor craneópata, afirmó que los ajustes craneales habían aliviado "la locura, el insomnio, la parálisis"... afasia hablada, dolor de cabeza... neuralgia del trigémino, dolor entre los hombros, dolor en el estómago (aparentemente por úlceras), empiema indurado..." [6]

Creencias raras

Algunas de las afirmaciones de Upledger se encuentran entre las más extrañas que he encontrado. El Capítulo 2 de su libro,  "CranoSacralTherapy: Touchstone of Natural Healing" ("Terapia Craneosacral: Piedra Angular de la Sanación Natural"), describe cómo descubrió y se comunica con lo que llama el "Médico Interno" del paciente:

Al conectarse profundamente con un paciente mientras se realiza la Terapia Craneosacral, en la mayoría de los casos fue posible solicitar contacto con el "Médico Interno" del paciente. También quedó claro que el médico interno podía tomar la forma de lo que el paciente podía imaginar: una imagen, una voz o un sentimiento. Por lo general, una vez que apareció la imagen del "Médico Interno", estaba lista para dialogar conmigo y responder preguntas sobre las causas subyacentes de los problemas de salud del paciente y qué se puede hacer para resolverlos. También quedó claro que cuando la conversación con el "Médico Interno" era auténtica, el sistema craneosacral entraba en un patrón de retención [7].

El capítulo continúa describiendo el cuidado de Upledger de un bebé francés de cuatro meses que estaba "tan flojo como una muñeca de trapo". Aunque el bebé nunca había estado expuesto al inglés, Upledger decidió ver si el "Médico Interno" del bebé se comunicaría con él a través del sistema craneosacral:

Solicité en voz alta en inglés que el ritmo craneosacral se detuviera si la respuesta a una pregunta era "sí" y no se detuviera si la respuesta fuera "no". El ritmo se detuvo durante unos diez segundos. Tomé esto como una indicación de que estaba siendo entendido. Luego pregunté si era posible durante esta sesión que el ritmo se detuviera solo en respuesta a mi pregunta y no por otras razones, como la posición del cuerpo, etc., el ritmo se detuvo nuevamente. Me sentía más confiado. Yo procedí [7].

Usando "respuestas sí/no ", dice Upledger, señaló el problema como "una toxina que fue inhalada por la madre... durante un período de aproximadamente dos horas y media mientras se limpia la grasa del motor de un automóvil antiguo” durante el cuarto mes de embarazo. Después de "preguntarle muchos detalles" sobre lo que debía hacer, le dijeron a Upledger que "bombee los huesos parietales que forman una gran parte del techo del cráneo y que pase gran parte de mi energía a través del cerebro desde la parte posterior del cráneo hacia el frente." Mientras hacía esto, Upledger frecuentemente consultaba con el "Médico Interno" del bebé. Después de aproximadamente una hora, dice Upledger, el bebé comenzó a moverse normalmente [7].

Dos muertes reportadas

Confiar en la TCS en lugar de un tratamiento efectivo puede ser peligroso. Además, su práctica indica un juicio pobre que puede dañar a los pacientes de otras maneras. Se han reportado al menos dos muertes asociadas con la terapia craneosacral:

  • En 2003, un quiropráctico de Pensilvania (Joann A. Gallagher) fue condenado por fraude de seguros en relación con la muerte de una mujer epiléptica de 30 años a quien trató con terapia craneal. Los documentos judiciales indicaron que la paciente murió de convulsiones graves después de seguir los consejos del quiropráctico de dejar de tomar su medicamento anticonvulsivo. El fraude consistió en presentar reclamaciones de seguros que describieron falsamente el "equilibrio meníngeo" de Upledger como manipulación espinal [8].
  • En 2012, un dentista de Missouri (Joseph H. Kerwin) recibió la revocación de su licencia por contribuir a la muerte de un bebé de 2 días que fue llevado a él debido a una fiebre alta. Los registros del caso indican que, en lugar de remitir a los padres a un centro médico, manipuló el cráneo del niño y aplicó una máquina vibradora a su sacro. El niño murió 12 horas después, y la autopsia mostró que murió por complicaciones de un hematoma subdual (un coágulo de sangre que comprimió su cerebro). El médico forense concluyó que el hematoma podría haber estado presente al nacer, pero que probablemente fue causado por la manipulación del cráneo. La junta dental concluyó que Kerwin había actuado fuera del alcance de la odontología [9].

Sistemas relacionados

El osteópata británico Robert Boyd (1933-2014) desarrolló una variante que denominó Therapia Bio Craneal, que, según el sitio web "International Bio Cranial", es "extremadamente útil" para el "síndrome de fatiga crónica (SFC)"; varicosidad y úlceras varicosas; tinnitus; prolapso de vejiga; trastornos de la próstata; Síndrome de Meniere; trastornos cardiovasculares que incluyen hipertensión, angina; trastornos de la piel (psoriasis, eczema, acné, etc.); trastornos femeninos (dismenorrea, SPM (PMT), menorragia, etc.); artritis y trastornos reumáticos; fibromialgia y espolones calcáneos; trastornos gástricos (hernia de hiato, ulceración, colitis); asma y una variedad de trastornos bronquiales, incluyendo bronquiectasias y enfisema." [10]

La técnica sacro-occipital (TSO) combina teorías sobre la presión del líquido cefalorraquídeo con teorías quiroprácticas sobre la "presión nerviosa" espinal como causa de problemas de salud. Los quiroprácticos que abogan por la TSO afirman detectar "bloqueos" al sentir el cráneo y la columna vertebral y medir la longitud de las piernas [11].

El punto de vista científico

No creo que la TCS tenga ningún valor terapéutico. Su teoría subyacente es falsa porque los huesos del cráneo se fusionan al final de la adolescencia y ninguna investigación ha demostrado que la manipulación manual pueda mover los huesos craneales individuales [12]. Tampoco creo que "los ritmos del sistema craneosacro se puedan sentir tan claramente como los ritmos de los sistemas cardiovascular y respiratorio", como afirma otro folleto del Instituto Upledger [13]. El cerebro sí pulsa, pero esto está relacionado exclusivamente con el sistema cardiovascular [14], y no se ha demostrado ninguna relación entre la pulsación cerebral y la salud general.

Hace muchos años, tres fisioterapeutas que examinaron a los mismos 12 pacientes diagnosticaron "tasas craneosacrales" significativamente diferentes, que es el resultado esperado de medir un fenómeno inexistente [15]. Otro estudio comparó la "frecuencia craneosacral" medida en la cabeza y los pies de 28 adultos por dos examinadores y descubrió que los resultados eran muy inconsistentes [16].

En 1999, después de hacer una revisión exhaustiva de los estudios publicados, la Oficina de Evaluación de Tecnología de Salud de la Columbia Británica (BCOHTA, por sus siglas en inglés) concluyó que la teoría no es válida y que los profesionales no pueden medir de manera confiable lo que dicen modificar. El informe de 68 páginas concluye que "no hay pruebas suficientes para recomendar la terapia craneosacral a pacientes, practicantes o pagadores externos". [17]

En 2011, "Archives of Disease in Childhood" ("Archivos de enfermedades de la infancia") publicó los resultados de un estudio aleatorizado y controlado bien diseñado de 142 niños de 5 a 12 años con parálisis cerebral. Aproximadamente la mitad recibió terapia craneal (hasta seis sesiones) y las otras fueron puestas en una "lista de espera". Después de seis meses, los investigadores no encontraron diferencias entre los grupos de tratamiento y sin tratamiento en la función motora gruesa o la calidad de vida del niño [18].

En 2002, dos profesores de ciencias básicas del Colegio de Medicina Osteopática de la Universidad de Nueva Inglaterra concluyeron:

Nuestros propios hallazgos publicados anteriormente sugieren que el mecanismo propuesto para la osteopatía craneal es inválido y que la confiabilidad del interexaminador (y, por lo tanto, diagnóstica) es aproximadamente cero. Dado que no se han publicado estudios de resultados aleatorizados, cegados y controlados con placebo, concluimos que la osteopatía craneal debe eliminarse del plan de estudios de las universidades de medicina osteopática y de los exámenes de licencia osteopáticos [12].

En 2005, uno de los profesores informó que a pesar de su esfuerzo persistente, la terapia craneosacral y su "biología imaginaria" todavía se enseñaban en todas las escuelas de Medicina Osteopática,  en los Estados Unidos y las preguntas al respecto seguían en los exámenes de licencia de sus egresados [19].

En 2016, un equipo de investigación francés, que hizo una revisión exhaustiva de la literatura, concluyó que: “Nuestros resultados demuestran, de manera consistente con los de las revisiones anteriores, esa evidencia metodológicamente sólida sobre la confiabilidad de los procedimientos de diagnóstico y la eficacia de las técnicas y estrategias terapéuticas en la osteopatía craneal es casi inexistente ". [20] ¡Ciertamente estoy de acuerdo! De hecho, creo que la mayoría de los profesionales de la terapia craneosacral tienen un juicio tan pobre que deberían quitarles la licencia.

Artículos Relacionados

Referencias

  1. Discover CranioSacral Therapy. Undated flyer distributed in 1997 by the Upledger Institute.
  2. Upledger CranioSacral Therapy I. Brochure for course, November 1997.
  3. For serious education in complementary care . . . come to the source. Brochure for course, Upledger Institute, Aug 2001.
  4. Discover CranioSacral Therapy. Upledger Institute Web site, accessed Feb 10, 2018.
  5. Visceral manipulation. Upledger Institute Web site, accessed Aug Aug 2001 through July 2007.
  6. Cottam C. The first known statement about any cranial adjusting technique by any professional group. Including in a promotional mailing in 1987.
  7. Upledger JE. CranoSacral Therapy: Touchstone of Natural Healing. Berkeley, Caliifornia: North Atlantic Books, 1999, p 51-58.
  8. Barrett S. Bizarre therapy leads to patient’s death. Chirobase, July 7, 2003.
  9. Findings of fact, conclusions of law, and disciplinary order. Missouri Dental Board v Joseph H. Kerwin, D.D.S.. Cause No. 01-1073 DB, June 22, 2009.
  10. Bio Cranial Therapy in action. International Bio Cranial Web site, accessed Aug 21, 2001.
  11. Homola S. Bonesetting, Chiropractic, and Cultism, 1963.
  12. Hartman SE, Norton JM. Interexaminer reliability and cranial osteopathy. Scientific Review of Alternative Medicine 6(1):23-34, 2002.
  13. Workshop catalog, Upledger Institute, 1995.
  14. Ferre JC and others. Cranial osteopathy, delusion or reality? Actualites Odonto-Stomatologiques 44:481-494, 1990.
  15. Wirth-Pattullo V, Hayes KW. Interrater reliability of craniosacral rate measurements and their relationship with subjects’ and examiners’ heart and respiratory rate measurements. Physical Therapy 74:908-16, 1994.
  16. Rogers JS and others. Simultaneous palpation of the craniosacral rate at the head and feet: Intrarater and interrater reliability and rate comparisons. Physical Therapy 78:1175-1185, 1998.
  17. Kazanjian A and others. A systematic review and appraisal of the scientific evidence on craniosacral therapy. BCOHTA, May 1999.
  18. Wyatt K. Cranial osteopathy for children with cerebral palsy: A randomised controlled trial. Archives of Disease in Childhood, doi:10.1136/adc.2010.199877, Feb 24, 2011.
  19. Hartman SE. Cranial osteopathy: its fate seems clear. Chiropractic & Osteopathy, June 8, 2006.
  20. Guillard A and others. Reliability of diagnosis and clinical efficacy of cranial osteopathy: A systematic review. Plos One, Dec 9, 2016.

Este artículo fue revisado el 11 de febrero de 2018.

Por Stephen Barrett, M.D. 11 de febrero de 2018 , publicado originalmente en Quackwatch;
Why Cranial Therapy Is Silly

Con autorización de Quackwatch

Modificado por última vez en Martes, 28 Abril 2020 18:03

Información adicional

  • Traducción: Liliana Ruvalcaba
  • Edición / Revisión: Eduardo N. Torres

Stephen Barrett

Stephen Barrett, M.D., es un psiquiatra retirado que vive cerca de Chapel Hill, Carolina del Norte, ha alcanzado renombre nacional como autor, editor y defensor de los consumidores. Además de dirigir Quackwatch, es miembro del Comité de investigación escéptica.
En 1984, recibió el Premio Especial a la Citación del Comisionado de la FDA por el Servicio Público en la lucha contra la charlatanería de nutrición. En 1986, fue galardonado con la membresía honoraria en la American Dietetic Association. Desde 1987 hasta 1989, enseñó educación para la salud en la Universidad Estatal de Pennsylvania. Él figura en Marquis Who's Who in America y recibió el Premio por Servicio Distinguido a la Educación para la Salud 2001 de la Asociación Americana para la Educación para la Salud. También es miembro de la junta de Prescription Justice, un grupo sin fines de lucro que trabaja para bajar los precios de los medicamentos. Su biblioteca de investigación alberga más de 5,000 libros y 100,000 documentos y grabaciones recopiladas durante un período de 50 años.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Terapias cuestionables para el cáncer

    La Sociedad Americana del Cáncer (ACS por sus siglas en inglés) ha definido métodos cuestionables como prácticas habituales, pruebas clínicas o modalidades terapéuticas que se promueven para uso general para la prevención, diagnóstico o tratamiento del cáncer. Estas  se considera que no tienen evidencia de valor real ,

  • Problemas de la quiropráctica: pasado y presente

    Artículo original en inglés por Samuel Homola, Doctor en Quropráctica
    Traducción por Brisa Arenas Gómez y Luis Fabián Fuentes Cortés

    En los 123 años transcurridos desde su creación, las creencias fundamentales de la profesión quiropráctica no han cambiado. La quiropráctica es una forma de medicina alternativa que abarca una variedad de métodos cuestionables. En Estados Unidos, la quiropráctica se define todavía por medio de la teoría de subluxación vertebral que le dio origen, independientemente de presentarse como una alternativa al cuidado médico convencional. Los quiroprácticos se han resistido a los cambios que permitirían el ejercicio de su profesión como una especialidad de cuidado de espalda dentro de los estándares médicos.

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba