Logo Verificiencia

Algunas notas sobre la naturaleza de la ciencia

Texto original en ingles por Joe Schwarcz, Ph.D. y Stephen Barrett, M.D.

El método científico ofrece una manera objetiva de evaluar la información para determinar qué es falso. El fallecido astrónomo Carl Sagan ha señalado que "la ciencia es mucho más una forma de pensar, que un cuerpo de hechos" [1].

Un libro de la Academia Nacional de Ciencias de 1998 contiene un magnífico capítulo que distingue entre hechos y teorías y entre creencias y fe científica [2]. Aunque el libro se centra en la evolución, su razonamiento es igualmente aplicable a los temas relacionados con la salud. El libro dice:
En términos científicos, "teoría" no significa "adivinar" o "presentimiento" como en el uso diario. Las teorías científicas son explicaciones de los fenómenos naturales que son construidas lógicamente a partir de observaciones e hipótesis comprobables. . . .

Los investigadores con frecuencia usan la palabra "hecho" para describir una observación. Pero también pueden usar esa palabra para referirse a algo que se ha probado u observado tantas veces que ya no hay una razón convincente para seguir probando o buscando ejemplos. . . .

Generalmente, la palabra "fe" se refiere a las creencias que se aceptan sin evidencia empírica [observada]. La mayoría de las religiones tienen principios de fe. La ciencia difiere de la religión porque es la naturaleza de la ciencia probar y comprobar las explicaciones del mundo natural. Por lo tanto, es probable que las explicaciones científicas se construyan y modifiquen con nueva información y nuevas formas de ver la información anterior. Esto hace a la ciencia muy diferente de la mayoría de las creencias religiosas.

Por lo tanto, la palabra "creencia" en realidad no es un término apropiado para usar en la ciencia, porque la comprobación es una parte fundamental de esta forma de conocimiento. Si hay un componente de fe en la ciencia, es la suposición de que el universo opera de acuerdo con regularidades. . . . Esta "fe" es muy diferente de la fe religiosa.

Las siguientes ideas pueden ayudarle a evaluar la información que encuentre sobre ciencia y salud.

  1. La ciencia es un proceso de búsqueda de la verdad. No es una colección de "verdades" incuestionables. Es, sin embargo, una disciplina que se autocorrige. Dichas correcciones pueden llevar mucho tiempo (la práctica médica de las sangrías se utilizó durante siglos antes de que se dieran cuenta de su inutilidad), pero a medida que se acumula el conocimiento científico, la posibilidad de cometer errores sustanciales disminuye.

  2. En la ciencia, la certeza es difícil de alcanzar, y a menudo no puede dar respuestas categóricas de "Sí" o "No" a las preguntas científicas. Para determinar si el agua embotellada es preferible al agua del grifo, por ejemplo, habría que diseñar un estudio de por vida de dos grandes grupos de personas cuyos estilos de vida fueran similares en todos los aspectos, excepto por el tipo de agua que consuman. Esto es prácticamente imposible. Por lo tanto, tenemos que confiar en evidencia menos directa para formular muchas de nuestras conclusiones.

  3. No es posible predecir todas las consecuencias de una acción, sin importar cuánta investigación previa se haya realizado. Cuando los clorofluorocarbonos (CFC) se introdujeron como refrigerantes, nadie podría haber predicho que 30 años después tendrían un impacto en la capa de ozono. Si sucede algo indeseable, no es necesariamente porque alguien haya sido negligente.

  4. Cualquier nuevo hallazgo debe ser examinado con escepticismo. El escepticismo saludable no significa una renuencia a creer. Los escépticos basan sus creencias en pruebas científicas y no creen la información sin cuestionarla antes.

  5. Ningún cambio importante en el estilo de vida debe basarse en un estudio. Los resultados deben ser confirmados de manera independiente por otros. Tenga en cuenta que la ciencia no avanza de manera "milagrosa" ni a "saltos gigantes". Avanza lentamente a pequeños pasos hacia un consenso.

  6. Los estudios deben ser interpretados cuidadosamente por expertos en la materia. La asociación de dos variables no implica necesariamente causa y efecto. Como ejemplo extremo, considere la fuerte asociación entre el cáncer de mama y el uso de faldas. Obviamente, el uso de faldas no causa la enfermedad. Sin embargo, algunos científicos a veces muestran una aptitud asombrosa para presentar explicaciones  inapropiadas de sus teorías favoritas.

  7. La repetición de una noción falsa no la hace verdadera. Muchas personas están convencidas de que el azúcar causa hiperactividad en los niños, no porque hayan examinado estudios a este efecto sino porque han oído que es así. De hecho, una serie de estudios ha demostrado que, en todo caso, el azúcar tiene un efecto calmante en los niños.

  8. La jerga sin sentido puede sonar muy científica. Un anuncio de un tipo de algas indica que "la estructura molecular de la clorofila es casi la misma que la de la hemoglobina, la cual es responsable de transportar oxígeno por todo el cuerpo. El oxígeno es el nutriente principal y la clorofila es la molécula central para aumentar el oxígeno disponible para su sistema". Esto no tiene sentido: la clorofila no transporta oxígeno en la sangre.

  9. A menudo hay opiniones opuestas válidas sobre temas científicos. Pero es incorrecto concluir que no se puede confiar en la ciencia porque para cada estudio hay un estudio igual con resultados opuestos. Siempre es importante tener en cuenta quién realizó el estudio, qué tan bien se diseñó y si alguien puede obtener beneficios económicos de los resultados. Ten en cuenta quiénes son "ellos" cuando se dice que "ellos aseguran" tal o cual cosa. Además, en muchos casos, lo que dicen es solo un chisme reportado de manera inexacta.

  10. Los estudios en animales no son necesariamente relevantes para los humanos, aunque pueden proporcionar información valiosa. La penicilina, por ejemplo, es segura para los humanos pero tóxica para los conejillos de indias. Las ratas no requieren vitamina C como nutriente dietético, pero los humanos sí. Alimentar animales de prueba con altas dosis de una toxina sospechosa durante cortos períodos de tiempo puede no reflejar con precisión su efecto en humanos expuestos a pequeñas dosis durante largos períodos de tiempo.

  11. Si una sustancia es un veneno o un remedio depende de la dosis. No tiene sentido hablar sobre los efectos de ciertas sustancias en el cuerpo sin hablar de las cantidades. Lamer una tableta de aspirina no hará nada para el dolor de cabeza, pero tragar dos tabletas hará que el dolor de cabeza desaparezca. Tomar una botella entera de píldoras hará que el paciente desaparezca.

  12. "Químico" no es una mala palabra. Las sustancias químicas son los componentes básicos de nuestro mundo. No son ni buenos ni malos. La nitroglicerina puede aliviar el dolor de la angina o hacer explotar un edificio. La elección es nuestra. Además, no hay relación entre el riesgo de una sustancia y la complejidad de su nombre. El "monóxido de dihidrógeno" es solo agua.

  13. La naturaleza no es benigna. Las toxinas más letales conocidas, como la ricina de las semillas de ricino o la botulina de la bacteria Clostridium botulinum , son completamente naturales. "Natural" no es igual a "seguro", y "sintético" no es igual a "peligroso". Las propiedades de cualquier sustancia están determinadas por su estructura molecular, no por si fue sintetizada por un químico en un laboratorio o por la naturaleza en una planta.

  14. Los riesgos percibidos a menudo son diferentes de los riesgos reales. La intoxicación por consumo de alimentos debida a la contaminación microbiana es un riesgo mucho mayor para la salud que los residuos de plaguicidas en las frutas y hortalizas.

  15. El cuerpo humano es increíblemente complejo. Nuestra salud está determinada por muchas variables, que incluyen nuestra genética, nuestra dieta, la dieta de nuestra madre durante el embarazo, el estrés, el nivel de ejercicio, la exposición a microorganismos, la exposición a riesgos laborales y el puro azar.

  16. Si bien la dieta claramente desempeña un papel en la promoción de la buena salud, la efectividad de los alimentos o de nutrientes específicos en el tratamiento de enfermedades suele ser exagerada. Los alimentos individuales no son buenos ni malos, aunque la dieta general puede describirse como tal. Cuanto más amplia sea la variedad de alimentos consumidos, menor será la posibilidad de que falten nutrientes importantes. Los científicos coinciden en que un alto consumo de frutas y verduras es beneficioso.

  17. Alrededor del 80% de las enfermedades se autolimitan y las personas mejoran en respuesta a casi cualquier tipo de tratamiento. A menudo, un remedio recibirá crédito inmerecido. La evidencia anecdótica no es confiable, porque los resultados positivos son mucho más probables que los negativos.

  18. No hay ganso que ponga huevos de oro. En otras palabras, si algo suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea. Como dijo una vez H.L. Mencken:  "Todo problema complejo tiene una solución que es simple, directa, plausible e incorrecta".

Referencias

  1. Sagan C. El fino arte de la detección de falacias. Revista Parade, p. 1213, 1 de febrero de 1987.
  2. Grupo de Trabajo de la Academia Nacional de Ciencias sobre la Enseñanza de la Evolución. Enseñar sobre la evolución y la naturaleza de la ciencia . Washington, DC: Prensa de la Academia Nacional, 1998.

_______________________

El Dr. Schwarcz es director de la Oficina de Química y Sociedad de la Universidad de McGill. Además de enseñar química en McGill, presenta un programa semanal de "química telefónica" sobre química en la estación de radio de Montreal CJAD, escribe una columna semanal llamada "The Right Chemistry" en la Gaceta de Montreal, y tiene un programa regular de televisión titulada "Joe's Conjunto de química "en el Discovery Channel canadiense. La lista anterior de 18 consejos fue adaptada de una sección de su libro Radar, Hula Hoops and Playful Pigs , una colección de comentarios sobre la fascinante química de la vida cotidiana.

Este artículo fue revisado el 22 de junio de 2001.


Traducción por María Durán Riveroll
revisión por Manuel Guiza
Atribución CC BY

Verificiencia está comprometida en luchar contra la desinformación.
Si conoces alguna noticia que consideres dudosa, por favor reportala aqui.

Modificado por última vez en Domingo, 17 Marzo 2019 22:05

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad:

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba