Logo Verificiencia

Magnetoterapia: una visión escéptica

Magnetoterapia Magnetoterapia

Magnetoterapia: una visión escéptica

Articulo original en ingles por Stephen Barrett, Doctor en Medicina
T
raducción por Jorge Juarez

Se afirma que los dispositivos magnéticos alivian el dolor y tienen un valor terapéutico contra un gran número de enfermedades y afecciones. La forma de evaluar tales afirmaciones es preguntar si se han publicado estudios científicos. Los campos electromagnéticos pulsados, que inducen campos eléctricos mensurables, han demostrado ser eficaces para tratar fracturas de curación lenta y son prometedores para algunas otras afecciones. Se han publicado relativamente pocos estudios acerca del efecto analgésico de los pequeños imanes estáticos que se ofertan a los consumidores [1]. Las explicaciones de que los campos magnéticos "aumentan la circulación", "reducen la inflamación" o "aceleran la curación de lesiones" son simplistas y no están respaldadas por la evidencia experimental [2].

Resultados de la investigación

La base principal de los estudios sobre reducción del dolor mediante el uso de imanes proviene de dos estudios doble ciego, uno realizado en el Baylor College of Medicine en Houston, que trató con dolor de rodilla, y el otro en 27 sitios, en donde se evaluaron los efectos de la magnetoterapia sobre la neuropatía diabética, un trastorno degenerativo que produce dolor y ardor en los pies. Ambos estudios tenían fallas significativas en su diseño. Estudios posteriores y mejor diseñados no han encontrado una mejora  significativa después del uso de imanes.

El estudio de Baylor comparó los efectos de los imanes y de imanes falsos en el dolor de rodilla. El estudio involucró a 50 pacientes adultos con dolor, relacionado a una infección infantil con el virus de la polio. Se aplicó un dispositivo magnético estático o un dispositivo de placebo a la piel del paciente durante 45 minutos. Se les pidió a los pacientes que calificaran cuánto dolor experimentaban cuando se tocaba un "punto de activación". Los investigadores informaron que los 29 pacientes expuestos al dispositivo magnético lograron puntuaciones de dolor más bajas que los 21 que estuvieron expuestos al dispositivo placebo [3]. Sin embargo, este estudio no proporciona una base legítima para concluir que los imanes ofrecen algún beneficio relacionado con la salud:

  • Aunque se dijo que los grupos se seleccionaron aleatoriamente, la proporción de mujeres en el grupo experimental fue dos veces mayor que en el grupo de control. Si las mujeres son más receptivas que los hombres a los placebos, un excedente de mujeres en el grupo de "tratamiento" tenderá a mejorar el puntaje de ese grupo.
  • La edad del grupo placebo fue cuatro años mayor que la del grupo control. Si la edad avanzada hace que una persona sea más difícil de tratar, el grupo de "tratamiento" nuevamente tendrá una ventaja de puntuación.
  • Los investigadores no midieron la presión exacta ejercida por el imán o el placebo en el punto de activación antes y después del estudio.
  • Incluso si las consideraciones anteriores no tienen importancia, el estudio no debe extrapolarse para sugerir que otros tipos de dolor pueden aliviarse con imanes.
  • Hubo una sola exposición breve y ningún seguimiento sistemático de los pacientes. Por lo tanto, no había forma de saber si la supuesta mejora sería más que temporal.
  • Los propios autores reconocieron que el estudio fue un "estudio piloto". Se realizan estudios piloto para determinar si tiene sentido invertir en un estudio más amplio y definitivo. Estos estudios no proporcionan ningún respaldo para comercializar ningún producto como efectivo contra cualquier síntoma o problema de salud.

El estudio multicéntrico, dirigido por el doctor Michael Weintraub del Colegio Médico de Nueva York, involucró a 48 investigadores en 27 Estados. De 375 sujetos con neuropatía diabética que fueron asignados aleatoriamente para usar plantillas magnetizadas o dispositivos placebo (no magnéticos) durante 4 meses, sólo 259 completaron el estudio. Los autores concluyeron que hubo reducciones estadísticamente significativas durante el tercer y cuarto mes sobre los síntomas de quema; entumecimiento y hormigueo; y dolor en el pie inducido por el ejercicio [4]. Sin embargo, señalaron que a pesar de la mejora estadística en los puntajes de dolor y calidad de vida, solo había "un beneficio clínico modesto". También hay buenas razones para dudar del análisis estadístico que subyace a sus conclusiones:

  • La tabla de resultados principal enumeró 4 conjuntos de mediciones promedio de grupo tomadas en intervalos de un mes, que produjeron 20 posibles puntos finales.
  • La gravedad de los síntomas tanto en el grupo de tratamiento como en el de placebo disminuyó gradualmente, pero hay poca variación mes con mes.
  • En cada punto final, los resultados promedio en ambos grupos son similares, y las desviaciones estándar eran grandes. Al dividir los datos en subgrupos, los autores pudieron declarar que algunos eran significativos. Sin embargo, con muchos puntos finales y datos ampliamente dispersos, es probable que las diferencias entre algunos puntos finales ocurran solo por casualidad. Las diferencias más favorables se pueden elegir para sugerir importancia cuando no existe ninguna.

Al menos tres estudios de dolor bien diseñados han sido negativos:

  • Investigadores del Colegio de Medicina Podológica de Nueva York informaron resultados negativos en un estudio de pacientes con dolor en el talón. Durante un período de 4 semanas, 19 pacientes usaron una plantilla moldeada que contenía una lámina magnética, mientras que 15 pacientes usaron el mismo tipo de plantilla sin lámina magnética. En ambos grupos, el 60% informó mejoría, lo que sugiere que la lámina magnética no proporcionó ningún beneficio [5].
  • Los investigadores del Centro Médico VA en Prescott, Arizona, realizaron un estudio cruzado aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, en el que participaron 20 pacientes con dolor de espalda crónico. Cada paciente estuvo expuesto a imanes permanentes bipolares reales y falsos durante semanas alternadas, durante 6 horas por día, 3 días por semana durante una semana, con un período de 1 semana entre las semanas de tratamiento. No se encontraron diferencias en dolor o movilidad entre el tratamiento real, y los períodos de tratamiento simulado [6].
  • Investigadores de la Clínica Mayo compararon los efectos del uso de plantillas acolchadas, magnéticas o sin magnetos, durante un período de 8 semanas por 101 personas con dolor en el talón y no encontraron diferencias entre los grupos de tratamiento y control [7].

También se ha afirmado que los imanes aumentan la circulación. Esta afirmación es falsa. Si fuera cierto, colocar un imán en la piel haría que el área debajo del imán se vuelva roja debido al aumento de irrigación sanguínea, lo cual no ocurre. Además, un estudio bien diseñado que realmente midió el flujo sanguíneo no encontró ningún aumento. El estudio involucró a 12 voluntarios sanos que fueron expuestos a un disco magnético de 1000 gauss o un disco de apariencia idéntica que no era magnético. No se observó ningún cambio en la cantidad o velocidad del flujo sanguíneo cuando se aplicó el disco al brazo de los voluntarios. [8]. Los imanes fueron fabricados por Magnetherapy, Inc., de Riviera Beach, Florida, una compañía que ha sido sometida a dos acciones regulatorias.

Acciones legales y regulatorias

En 1998, Magnetherapy, Inc. firmó una Garantía de Cumplimiento Voluntario con el Estado de Texas para pagar una multa de  30,000 USD y para dejar de afirmar que usar su dispositivo magnético cerca de áreas de dolor e inflamación aliviará el dolor causado por artritis, migrañas, ciática o espolones en el talón. El acuerdo también requiere que Magnetherapy deje de afirmar que sus imanes pueden curar, tratar o mitigar cualquier enfermedad o que pueden provocar cualquier cambio en el cuerpo humano, a menos que sus dispositivos estén aprobados por la FDA para esos fines [9]. Los anuncios de los “Imanes Tectónicos” de la compañía incluían testimonios de atletas, entre ellos golfistas de los mejores tours profesionales. Varios anuncios habían afirmado que los imanes tectónicos proporcionarían alivio sintomático de ciertas condiciones dolorosas y podrían restaurar el rango de movimiento de los músculos y las articulaciones. La compañía había proporcionado a los minoristas paquetes de exhibición que incluían declaraciones de propiedades saludables, testimonios escritos y carteles de estrellas del deporte. El Procurador General de Texas, Dan Morales, declaró que algunas aseveraciones eran falsas o infundadas, y otras habían convertido el producto en dispositivos médicos no aprobados según la ley de Texas. En 1997, la FDA había advertido a Magnetherapy que dejara de afirmar que sus productos aliviarían la artritis, el codo de tenista, dolor lumbar, ciática, migraña, dolor muscular, dolor de cuello, rodilla, tobillo u hombro; espolones en el talón, juanetes, dedos artríticos; y que podrían reducir el dolor y la inflamación en las áreas afectadas aumentando el flujo de sangre y oxígeno [10].

En 1999, la FTC obtuvo un acuerdo de consentimiento que prohíbe a dos compañías realizar afirmaciones sin fundamento sobre sus productos magnéticos. Magnetic Therapeutic Technologies , de Irving, Texas, tiene prohibido afirmar que sus almohadillas magnéticas de sueño u otros productos: (a) son efectivos contra cánceres, úlceras diabéticas, artritis, afecciones degenerativas de las articulaciones o presión arterial alta; (b) podrían estabilizar o aumentar el recuento de células T de pacientes con VIH; (c) podrían reducir los espasmos musculares en personas con esclerosis múltiple; (d) podrían reducir los espasmos nerviosos asociados con la neuropatía diabética; (e) podrían aumentar la densidad ósea, la inmunidad o la circulación; o (f) son comparables o superiores a los medicamentos recetados para el dolor. ¡El dolor se detiene aquí! Inc. , De Baiting Hollow, NY, ya no puede afirmar que su "agua magnetizada" u otros productos son útiles contra el cáncer, enfermedades del hígado u otros órganos internos, cálculos biliares, cálculos renales, infección urinaria, úlceras gástricas, disentería, diarrea, úlceras en la piel, llagas en la cama, artritis, bursitis, tendinitis, esguinces, distensiones, ciática, enfermedad cardíaca, enfermedad circulatoria, artritis, enfermedad autoinmune, enfermedad neurodegenerativa y alergias, ni que podrían estimular el crecimiento de las plantas.

El 8 de agosto de 2000, el Consumer Justice Center , de Laguna Niguel, California, entabló una demanda en el Tribunal Superior del Condado de Orange acusando a Florsheim y una zapatería local (Shoe Emporium) de falsas y fraudulentas afirmaciones de que sus zapatos MagneForce (a) corrigen la "deficiencia magnética"(b) "generan un campo magnético de penetración profunda que aumenta la circulación sanguínea, reduce la fatiga de las piernas y la espalda y proporciona un alivio natural del dolor y un nivel mejorado de energía."; y (c) sus afirmaciones están establecidas y demostradas por estudios científicos [11]. Unos días después de que se presentó esta demanda, Florsheim eliminó el anuncio en disputa de su sitio web.

En 2001, Richard Markoll, su esposa Ernestine, David H. Trock, MD, y Bio-Magnetic Treatment Systems (BMTS) se declararon culpables de cargos criminales en relación con un esquema de terapia magnética pulsátil. Los participantes usaron códigos de facturación fraudulentos para recibir pago de Medicare y otros tres planes de seguro para el tratamiento con un dispositivo (Sistema de tratamiento de inducción electromagnética, Modelo 30/30) que carecía de la aprobación de la FDA [12]. Los tratamientos, llamados terapia de señal pulsada (PST), se administraron en un ensayo clínico en una base de investigación no aprobada por la FDA. Los Markolls fueron sentenciados a 3 años de libertad condicional, una multa de $ 4,000 y una multa especial de $ 100. Ernestine Markoll fue sentenciada a 2 años de libertad condicional, una multa de $ 1,000 y una multa especial de $ 25. Magnetic Therapy, fue sentenciado a un período de prueba sumaria de 1 día y una multa especial de $ 200. Los Markolls también firmaron un acuerdo civil según el cual acordaron pagarle al gobierno de los Estados Unidos $ 4 millones [13]. El dispositivo fue inventado por Richard Markoll, MD, PhD , quien no tiene licencia médica, pero se describe en biografías del sitio web como graduado de la Escuela de Medicina de la Universidad Grace, una escuela de medicina del Caribe. Trock, un antiguo investigador principal de Magnetic Therapy Center, PC, Danbury, CT, fue condenado a 6 meses de libertad condicional. y se le ordenó hacer una restitución de $ 35,250 [14]. Trock es coautor de estudios que afirman que el PST es eficaz para tratar el dolor, pero el dispositivo no cuenta con la aprobación de la FDA para tal fin.

En septiembre de 2002, el Procurador General de California Bill Lockyer acusó a European Health Concepts, Inc. con sede en Florida ( EHC) por hacer afirmaciones falsas y engañosas sobre sus almohadillas de colchón magnético y cojines de asiento. La demanda , presentada en el Tribunal Superior de Sacramento, también nombró al presidente de EHC Kevin Todd y a varios gerentes de ventas y agentes como acusados. La demanda busca más de un millón de dólares en multas civiles por incurrir en prácticas comerciales desleales y realizar reclamos falsos; $ 500,000 en multas civiles por transacciones que involucren a personas mayores; y la restitución completa para los compradores de los productos. La denuncia alegaba que los posibles clientes, principalmente personas de la tercera edad, fueron invitados a asistir a un seminario de cena gratuito en el que les dijeron que los productos de EHC podrían ayudar a las personas con fibromialgia, lupus, ciática, hernias discales, asma, bronquitis, cataratas, síndrome de fatiga crónica, colitis, diverticulitis, enfermedad cardíaca, esclerosis múltiple y más de 50 otras afecciones de salud. Los agentes de ventas ofrecieron descuentos falsos en los precios para compra inmediata, que en realidad eran los precios regulares de la compañía. [15].

Un reciente informe de prensa indica que Thorsten Wietschel, quien comercializa colchones magnéticos a través de reuniones locales, tuvo dos problemas con la ley en los Estados Unidos y ahora los está comercializando en Canadá. El informe indica que (a) fue acusado de hurto mayor en California pero no procesado porque abandonó el estado, y (b) una acción civil en Arizona resultó en una orden judicial para pagar $ 150,000 a compradores y pagar $ 2 millones en multas [16 ]

En conclusión

No existe una base científica para concluir que los imanes pequeños y estáticos puedan aliviar el dolor o influir en el curso de cualquier enfermedad. De hecho, muchos de los productos actuales no producen un campo magnético significativo en o debajo de la superficie de la piel.

Referencias

  1. Livingston JD. Magnetic therapy: Plausible attraction. Skeptical Inquirer 25-30, 58, 1998.
  2. Ramey DW. Magnetic and electromagnetic therapy. Scientific Review of Alternative Medicine 2(1):13-19, 1998.
  3. Vallbona C, Hazelwood CF, Jurida G. Response of pain to static magnetic fields in postpolio patients: A double-blind pilot study. Archives of Physical and Rehabilitative Medicine 78:1200-1203, 1997.
  4. Weintraub MI. Static magnetic field therapy for symptomatic diabetic neuropathy: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation 84:736-746, 2003.
  5. Caselli MA and others. Evaluation of magnetic foil and PPT Insoles in the treatment of heel pain. Journal of the American Podiatric Medical Association 87:11-16, 1997.
  6. Collacott EA and others. Bipolar permanent magnets for the treatment of chronic low back pain. JAMA 283:1322-1325, 2000.
  7. Winemiller MH and others. Effect of magnetic vs sham-magnetic insoles on plantar heel pain: a randomized controlled trial. JAMA 290:1474-1478, 2003.
  8. Mayrovitz HN and others. Assessment of the short-term effects of a permanent magnet on normal skin blood circulation via laser-Doppler flowmetry. Scientific Review of Alternative Medicine 6(1):9-12, 2002.
  9. Morales halts unproven claims for magnet therapy. News release, April 9, 1998.
  10. Gill LJ. Letter to William L. Roper, Feb 3, 1997.
  11. Jeff Wynton and the Consumer Justice Center v. Florsheim Group, Inc., Shoe Emporium. Superior Court of California, Orange County, Case #00CC09419, filed Aug 8, 2000.
  12. Burns EB. Omnibus ruling on defendants' motion to strike and motions to dismiss. United States of America v Richard Markoll, Ernestine Binder Markoll, and Bio-Magnetic Systems, Inc. U.S. District Court, District of Connecticut, No. 3:00cr133(EBB), Jan 2001.
  13. Defense Criminal Investigative Service press release, Aug, 2001.
  14. Defense Criminal Investigative Service press release, June, 2001.
  15. Barrett S. California Attorney General sues magnetic mattress pad sellers. Quackwatch, Sept 24, 2002.
  16. Caldwell B. 'Something doesn't seem right.' After running afoul of consumer laws in the U.S., Thorsten Wietschel has come north to sell magnetic mattress covers. The Record, Jan 26, 2008.



Respuesta del lector

De David Gessell, un ingeniero de diseño de Oakland, California:

Recientemente me presentaron el concepto extraño de que las plantillas magnéticas pueden mejorar la salud y aliviar el dolor. El vendedor prometió una mejor circulación, dolor reducido, mejor captación de oxígeno, pérdida de peso y más o menos cualquier otro beneficio positivo que pueda imaginarse o solicitarse. El mecanismo presentado fue: Los humanos evolucionaron (o fueron creados, para aquellos residentes de Kansas) en presencia de los campos magnéticos de la Tierra. Estos campos están bloqueados por concreto y pavimento y otras estructuras humanas. En la supuesta ausencia de estos campos, el cuerpo sufre de alguna manera. Una amiga había comprado plantillas magnéticas a un costo aproximado de $ 100. Ella los devolvió después de que le expliqué que:

  • Los campos magnéticos no están bloqueados por el hormigón (a menos que esté reforzado con acero). En cualquier lugar que funcione una brújula, los campos magnéticos de la tierra están presentes.
  • La sangre no es magnética. Si lo fuera, el cuerpo explotaría en una máquina de resonancia magnética.
  • Los campos magnéticos DC no tienen efecto conocido en el cuerpo humano a niveles lo suficientemente fuertes como para doblar barras de acero como comúnmente experimentan los investigadores de imánes y de fusión. Estas personas están expuestas a intensidades de campo magnético de 6 a 10 órdenes de magnitud mayores que las creadas por las plantillas magnéticas de goma, sin volverse más o menos saludables.

Este artículo fue revisado el 29 de junio de 2008.
Revisión en español por Gustavo Rodríguez Alonso

Modificado por última vez en Viernes, 16 Noviembre 2018 17:09

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Dona a Verificiencia

Verificiencia es un proyecto operado por voluntarios, tu ayuda nos permitirá crecer.



Lo mas popular

Arriba