Logo Verificiencia

¿El uso de mascarillas (cubrebocas) baja la oxigenación?

Creencia: 

Los cubrebocas asfixian y dañan al cuerpo porque disminuyen la cantidad de oxígeno que se respira.

Ante la pandemia por el COVID-19, diversas autoridades sanitarias, entre las que se encuentran la Organización Mundial de la Salud, los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC) de USA y la Secretaría de Salud de México, han recomendado el uso de mascarillas, también conocidos como cubrebocas o respiradores,  en las actividades fuera de casa, como una medida para disminuir el riesgo de contagio viral.

 Sin embargo, hay gente que ha tratado de desalentar su uso en la población general con diversas afirmaciones, entre las cuales está el que el uso de este dispositivo impide que se respire el oxígeno suficiente del aire ambiente, lo cual puede ocasionar daños al cuerpo. Esas afirmaciones no son ciertas. Vamos a explicar un poco más al respecto.

 Una mascarilla (también conocida como respirador o, de forma coloquial, como cubrebocas, aunque se prefiere no usar este término debido a que hay personas por este motivo de sólo mencionar la boca, lo usan mal) es, a grandes rasgos, un dispositivo que pone una barrera entre las vías respiratorias y el aire ambiente para, principalmente, impedir la diseminación de patógeno que emanen de nuestras vías respiratorias, lo cual es la razón principal por la que toda mascarilla debe cubrir tanto la nariz como la boca; asimismo, aunque la evidencia en este punto no es concluyente, se considera que las mascarillas ayudarían a impedir el paso de elementos hacia las vías respiratorias y dañar al organismo (y por lo mismo, para ser eficaces, una vez más deben cubrir nariz y boca).

 Hay varios tipos diferentes de mascarillas, algunas diferencias son el tipo de materiales usados en su fabricación, la cantidad de partículas filtradas, si son de uso médico o civil etc. Para proteger el cuerpo, se debe saber contra qué se le quiere proteger. 

Si cada partícula de lo que se quiere filtrar se ve a simple vista, la mayoría de las telas funciona, sin embargo, los microorganismos (entre los que están las bacterias, los hongos, los parásitos y también los virus) y algunos aerosoles no biológicos (sustancias químicas como pinturas, solventes, desechos tóxicos) son demasiado pequeños y pasan entre la mayoría de las telas comunes, así que se requieren otros materiales.

 Los más comunes son las mascarillas quirúrgicas (las azules que usa el personal de salud), pero hay algunos que tienen requerimientos más estrictos para asegurar que no entre ni salga nada del de este dispositivo sin filtrarse (y no se escape el aire por los lados, por ejemplo). 

Las mascarillas n95 son las que más se están utilizando y se llaman así porque la eficacia del filtrado es del 95% de todas las partículas; son similares a los kn95, estos dos últimos deben pasar por un proceso de certificación. 

Cabe hacer mención que las mascarillas recomendadas por las autoridades sanitarias para la población general no son n95 ni quirúrgicos, ya que estos solo están recomendados para trabajadores de la salud quienes están en contacto todo el tiempo con pacientes potencialmente infectados; para la población general, se recomienda que sean de tres capas de tela (con poliéster y algodón en medio, para aumentar la filtración) y se considera suficiente para disminuir la probabilidad de que alguien enfermo (aunque esté asintomático) contagie a otra persona (lo cual es el principal problema). 

Para comprender mejor, vamos a ponerlo en cifras para poder dimensionar y así entender mejor lo que respecta a las mascarillas, oxígeno y SARS-CoV-2. La molécula de oxígeno tiene un tamaño aproximado de 152 picómetros. Un picómetro es la billonésima parte de un metro

 En tanto el SARS-COV-2 mide 125 nanómetros, un nanómetro es la mil millonésima parte de un metro. En otras palabras, el virus es más de 820 veces más grande que la molécula de oxígeno. Para que nos demos una idea, si hacemos la comparación, más moléculas de oxígeno caben en el espacio del virus que el número de veces que la luna cabe en el sol, casi el doble de veces de lo que nuestro satélite natural entraría en el astro rey.

 Además, SARS COV 2 no viaja por sí solo, sino que lo hace a través de un vehículo: las gotas de saliva y moco, los cuales tienen un diámetro de alrededor de 5 micras, recordando que un micrómetro es una millonésima parte de un metro. Aquí es donde entra la mascarilla ya que detiene a estas gotas. Prácticamente la mascarilla, con las fibras de sus materiales, hace las veces de una red, la cual se refuerza con la humedad, además que el grosor de la mascarilla, que puede expresarse en fracciones de milímetros, puede contribuir a dificultar la diseminación No obstante, ninguno de esos dispositivos disminuye la oxigenación de quienes los usan debido a que la molécula de oxígeno, el cual es un gas, difunde fácilmente de un lado a otro de la mascarilla, una situación que es similar a lo que ocurre con el CO2, y por tanto una persona no pierde su saturación de oxígeno, la cual se considera normal cuando las cifras son iguales o por arriba del 95%.

 Vamos a hacer una pequeña demostración ahora mismo para que puedan verlo.

 

Modificado por última vez en Martes, 08 Septiembre 2020 17:47

Javier Delgado

Nerd, fanático de los libros, manga, anime, café, ciencia ficción, ciencia, rock progresivo y maquillaje de efectos especiales, no necesariamente en ese orden.

Estudie la carrera de ing químico metalúrgico, pero mis áreas de trabajo han sido desarrollo de formulaciónes de materiales para maquillaje teatral y escénico,  organero, diseño de maquinaria, edición de video, animación 2D/3D, multimedia, programación web, y actualmente realidad aumentada y apps.

Interesando en la divulgación científica y en el evitar la proliferación de las pseudociencias y las estafas que involucran, por lo que desde hace años escribo sobre el tema en mis sitios web (antes de que les llamaran blogs).

Reconocimientos:

Premio nacional de periodismo 2015, en el área de Divulgación científica y cultural por la participación en la elaboración del video "Nicte´Ha"


Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La falsa promesa de inmunidad de rebaño para COVID-19

    Por qué las propuestas para dejar que el virus siga su curso, abrazado por la administración de Donald Trump y otros, podrían traer "muerte y sufrimiento incalculables".

  • ¿Están apareciendo enfermedades más mortales que el COVID19? ¿Hay razón para preocuparse?

    A lo largo de los últimos meses, por si fuera poco estar sufriendo las consecuencias del SARS-CoV-2, los medios informativos han hecho eco de la “aparición” de nuevas enfermedades mortales. Podemos citar entre estas causas de preocupación al hantavirus (marzo), el “resurgimiento” de la llamada peste negra (julio) y para colmo, el reciente, ya antes “declarado extinto”, bunyavirus (agosto).

  • La dieta paleolítica

    La dieta paleolítica, moda alimenticia desde hace un par de décadas, pretende poder evitar e incluso tratar ciertas enfermedades crónicas ahora comunes mientras ofrece un menú un tanto desmesurado, basado principalmente en carne. A partir del supuesto de que esto es lo que se comía generalmente antes del Neolítico, cuando no había tales enfermedades. Entonces la conclusión es que la dieta actual causa estas últimas. Veamos a detalle si hay evidencias al respecto.

  • Leche y Salud: La Evidencia

    Una revisión útil de toda la evidencia actual sobre la leche y la salud ofrece muchas sorpresas. Nos muestra que las recomendaciones actuales contienen errores y que gran parte de lo que creíamos está equivocado.

  • COVID19, ¿Cuándo habrá una vacuna?

    En días pasados una figura pública preguntó en un tweet  por qué se estima que la vacuna contra el SARS-Cov2 / COVID19 tardará de 16 a 24 meses en estar lista, y por qué no la OMS, la ONU y los científicos se unen para hacer un esfuerzo inaudito y hacerla más rápido.

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba