Logo Verificiencia

La presunción de inocencia

Editorial  por Raul Fautsch

La reciente acusación presentada contra 31 miembros del CONACYT y del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) se quiere presentar ante la opinión pública como un ataque a la corrupción. Pero hay mucho más de fondo y por ello el asunto está rodeado de una intensa campaña de desinformación.

Por ello, antes de aplastar al Foro Consultivo Científico y Tecnológico con el mazo más poderoso de la ley, la imputación de crimen organizado, y artículos tautológicos embarrados de amarillismo y claramente una ignorancia digna de «La mafia del Periodismo» donde el periodista Ricardo Balderas, en su artículo en Poder «La mafia de la ciencia» Elena Álvarez-Buylla  y el fiscal Alejandro Gertz Manero, se aprovechan de la falta de conocimiento de la población sobre lo que son las asociaciones civiles y la desinformación para denostar las funciones del  FCCyT y la ciencia del país en general. Porque al parecer, a pesar de sus credenciales y trayectoria, parecería que ideológicamente ignoran la razón de ser y la función del FCCyT, y de paso ignoran la  ciencia básica, su método y el rol fundamental que juega en la política pública.

¿Por qué se necesita un organismo consultivo sobre ciencia y tecnología?


El acercamiento de la opinión científica y técnica a los poderes de gobierno y productivos tiene una larga historia, y es de subida. Países como Reino Unido establecieron la Royal Society en 1660, que ha sido un bastión, a través de las academias de ciencias y la oficina homóloga al FCCyT,
PAT[1]OS (Parliamentary Office of Science and Technology) fundada en 1989, un modelo bien establecido para darle voz a la opinión y consulta académica en Reino Unido para la legislación y el desarrollo comercial. Otros organismos internacionales que asesoran la toma de decisiones pueden ser las Academias Nacionales de Ciencias, pero hay otras instituciones como el “Council of Advisors on Science and Technology “ en EEUU, o “ The Science, Technology and Innovation Council“ en Canadá.

Asimismo, el FCCyT
se estableció en el artículo 36 de la Ley de Ciencia y Tecnología [2]en 2002, como un “…órgano autónomo y permanente de consulta del Poder Ejecutivo, del Consejo General y de la Junta de Gobierno del CONACyT…”. Y su función tiene por objeto “promover la expresión de la comunidad científica, académica, tecnológica y del sector productivo, para la formulación de propuestas en materia de políticas y programas de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación”.

Si no comprenden a profundidad la importancia de la opinión científica en los estratos políticos, no han puesto atención a los principales problemas de la humanidad en las últimas dos décadas. Políticos negacionistas del cambio climático, de los beneficios de las vacunas
 y el cubrebocas, de los beneficios y retos de energías renovables y nuclear; legislación sobre derechos LGBTTIQ, que debería de estar basada en ciencia actualizada; desarrollo sustentable, biotecnología, plagada de miedos infundados y una masiva ignorancia pública y política, y más recientemente con la pandemia de la COVID-19, salud pública, que se ha extendido por falta de cultura científica, negacionismo y tergiversación de temas ya sustentados en evidencia y consenso o motivaciones ideológicas y económicas,  tanto en la población como en los gobiernos. Si no te resuenan estos temas, no es pertinente tu opinión sobre lo que hace o no el FCCyT, sus necesidades y su fondeo. Tal vez te preocuparía un poco que el actual gobierno se aleje cada vez más de los acuerdos de París, como Bolsonaro, Trump.

La Oficina de Información Científica y Tecnológica para el Congreso de la Unión INCyTU es operada por el FCCyT y proporciona información objetiva y basada en evidencia científica por un proceso de investigación a los agentes del sistema de CTI, al poder legislativo y a los tomadores de decisiones. Ha demostrado un esfuerzo constante por anticipar y atender las necesidades de conocimiento e información de los órganos legislativos a fin de respaldar la formulación de propuestas de política pública encabezadas por dichas instancias tanto a nivel federal como estatal. La relación de confianza y reconocimiento desarrollada en los últimos años ha permitido no solamente reaccionar oportunamente a solicitudes expresadas por las cámaras de diputados y senadores, sino aportar materiales relevantes para abordar problemas actuales.


¿Qué hace el FCCyT?

 El FCCyT no es responsable de aplicar la ciencia, no tiene laboratorios, no tiene telescopios, ni pretende tenerlos; como lo dice su nombre, es un foro… consultivo… para consulta. Sus publicaciones no son científicas. Los entregables del Foro son recomendaciones base para políticas en temas de ciencia, tecnología e innovación. Sólo durante 2019 se desarrollaron notas INCyTU e informativas acerca de: uso medicinal de la marihuana, edición genética en medicina, uso de drones, opioides analgésicos, gestión del riesgo de desastres, plásticos en los océanos, selección de ganado para mejorar la producción, tecnología para aprovechar la energía solar, sistema solar térmico, tecnología espacial, satélites pequeños, ingeniería genética en la producción ganadera, abejas sin aguijón, así como numerables análisis y publicaciones sobre las complejidades de identidad de género, etc.

Para la toma de decisiones relativas al desarrollo del proyecto del Tren Maya se precisó contar con evidencia científica y que los tomadores de decisiones sean asesorados por expertos con la participación y orientación del Foro. Este último se canceló con la disolución del FCCyT por Elena Álvarez-Buylla.

La ciencia mexicana, con su precario apoyo, sigue siendo de enorme importancia para la pluralidad del conocimiento mundial. Ésta patentó la molécula original de las pastillas anticonceptivas, la insulina transgénica, desarrolló el 40% de las variedades de trigo que se plantan en el mundo, el primer sistema de alertas sísmicas, es líder mundial en producción y desarrollo de antídotos, propuso la solución al agujero de la capa de ozono y más recientemente contribuyó en las primeras imágenes de un agujero negro, Messiere 87, a través del  Gran Telescopio Milimétrico LMT en Puebla, parte del Event Horizon Telescope, a pesar de las tremendas complicaciones de seguridad por los cárteles de la zona, que los investigadores se obligan a navegar.


La mafia de Balderas


Es evidente que Balderas no es el periodista indicado para reportar sobre las funciones del foro, porque claramente no quiere entender lo que es el foro, sus funciones. Y por lo que se lee en “La mafia de la ciencia”, no cuenta con la capacidad imparcial y técnica necesaria para reportar ciencia. Una investigación por Javier Flores o Antimio Cruz, periodistas que sí entienden los matices del gremio sería más elocuente. El artículo, que ronda por los foros en redes sociales y se repite en otros medios ad nauseam, presenta innumerables carencias de entendimiento y facultades de crítica para realmente levantar focos rojos sobre las reales erogaciones y corrupción del gremio académico y científico del país. EL artículo es un acervo de críticas tautológicas que más tienen que ver con su poca experiencia en periodismo científico, que un ejemplo bueno de periodismo de investigación. Empezando porque la mayoría de sus datos vienen tergiversados y distorsionados de los estados financieros y reportes de actividades del propio FCCyT que el CONACyT, durante la actual administración de Buylla, han calificado como satisfactorios.. Tendrían que ser muy bobos en la administración del foro para presentar a la contraloría interna, estados financieros con faltas administrativas. En la ensalada de personajes de esta novela, queda claro quienes son los bobos, pero con intención.


¿Un gobierno entre las sombras?


En el primer artículo “Un gobierno entre las sombras” [3] Balderas se empeña en deslegitimar la constitución de una Asociación Civil A.C., argumentando que esta suplanta funciones del Estado y que según la doctora Elena, es “una práctica sin fundamento legal y que las autoridades se encuentran tomando cartas en el asunto.” Hasta ahora ningún juez ha dicho nada al respecto. La A.C., hasta febrero del 2020, el artículo 22 de la ley orgánica del Consejo Nacional de Ciencia y tecnología seguía vigente desde el 2002 “Para la materialización de sus actos el Foro se constituirá en *una asociación civil.*” era y seguía siendo completamente legal. Argumenta que la asociación se constituyó unos meses antes de que se publicara el estatuto, pero esto no es ilegal, y se tendría que entender los meses anteriores a la preparación del marco legal, que no se hace en un día. Aunque Balderas pretenda espantarnos con esto, no lo logra.

En serio ¿Hay que explicarle a los periodistas que una Asociación Civil no es una empresa, como lo quisieran interpretar? ¡Lo dice ahí en el nombre! Una organización de la sociedad civil (OSC) o asociaciones civiles son constituidas por individuos que ejercen el derecho a la participación ciudadana, defienden, atienden o intervienen causas de interés común y que no persiguen fines de lucro. ¿Cómo conciliaría entonces, Balderas, que el partido Morena es una asociación civil que también recibe fondos del erario? O ¿Qué haríamos con innumerables A.C.s que también reciben fondos del estado?

  • Movimiento Regeneración Nacional A.C.
  • La Academia Mexicana de Ciencias A.C.
  • Academia de Ciencias de Morelos AC
  • El Colegio de Bioética AC
  • Academia de Ciencias de Baja California AC
  • Asociación Mexicana de Directivos de la Investigación Aplicada y el Desarrollo Tecnológico AC

También le alarma que varios de los miembros del Foro estuvieron activos durante el mandato del PRI, y bueno, se puede interpretar de cualquier manera, pero equivale a decir que toda la ciencia hasta el siglo XIX fue hecha por cristianos. No había muchas opciones.

Balderas interpreta lo que quiere interpretar, pero al final, y después de 3 años de litigio, los jueces parece que entienden que el Foro ha operado bajo el marco legal.


La casa y los 7 enanos.


En su artículo Balderas se empeña en hacer de gastos, que al parecer de todo el gremio de investigación en México parecen completamente habituales, una hipérbole digna de un análisis profundo de Jodorowski “El amor no es el amor. El amor es el amor” Argumenta que durante el último año, los académicos que dirigen el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (así lo escriben en el primer renglón de su artículo), A.C. “reportaron en sus gastos viajes internacionales con destinos como “Bruselas, China, Colombia”, compras de carnes frías, desayunos en restaurantes lujosos como el Saks de Polanco, gasolina para autos, servicios de estacionamiento, equipos celulares, tintorería y líneas telefónicas particulares.” Primero, alguien informe al autor que Saks no es un restaurante lujoso, que el plato más caro es un mixiote de cordero de $360 pesos. Ahora resulta que nosotros los “clase -medieros”, junto con nuestros investigadores y académicos más prominentes, nos tenemos que sentir mal y ofrecer disculpas por comer enchiladas de $310 pesos. Hay niveles. 

¿Que “viajaron a Bruselas, China y Colombia”?, no sé ustedes, pero yo no esperaría que en China o en Colombia no se hiciera ciencia.

Argumenta que el “más alarmante de los casos” es la adquisición de un predio, que por cierto nadie se ha puesto de acuerdo en el valor, digamos que una media sería de 14 millones de pesos.

Un país que asigna sólo el 0.38% del PIB a la ciencia, y grita a los 7 mares que un foro consultivo, que muchas veces el único consejero científico de las políticas públicas decida comprar un inmueble en vez de rentarlo, está destinado a no pasar de ser un país borrego y bananero.

La renta de un inmueble en cualquier colonia de clase media en la ciudad, de por lo menos 500 m2 de construcción ronda entre los $80k y $130k pesos mensuales. Pongamos como ejemplo la media de $100k mensuales por 12 años nos da un total de $14,500,000.00 MN. Si le preguntamos a cualquier asesor financiero, me parece una excelente idea que el CONACyT se arme de algunos activos. Existe la genuina duda del proceder de los fondos utilizados para la adquisición del inmueble y debe de ser aclarada.

El resto del artículo es un listado de beneficiarios que presentaron sus facturas por diversos servicios y que confío plenamente en la calificación de la contraloría interna de CONACyT, haya hecho su trabajo de auditoría.

Una vez más, hipérbole y amarillismo de clase mundial.

¿Monsatán?


Balderas estipula en su artículo “El negocio de los estudios pro transgénicos” que los beneficiados de 82 millones de pesos fueron transnacionales como Monsanto “En total el 72% de las investigaciones pagadas con el erario fueron encaminadas al desarrollo de biotecnología y biotecnología agrícola. Es decir, existe una clara inclinación a la producción de transgénicos y uso de químicos que fortalece a las multinacionales, afectando así, a los cultivos orgánicos y tradicionales.” Los sesgos de Balderas sobre la biotecnología son claros, en numerosas
entrevistas ha sugerido que la ciencia la deciden en los juzgados “se ha comprobado en tribunales que los transgénicos son dañinos" ideología que comparte Elena y la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS) de la cual es parte, y más daño le ha hecho a la sociedad por sus ideas arcaicas, que comprometerse con ella.. Balderas deja 3 opciones, o es tremendamente ignorante de los procesos de la ciencia, es deshonesto porque los sabe pero lo maquilla para que resuene con sus lectores, o miente deliberadamente.  

Habrá que regresar al periodista a una repasada por biología y fisiología, para que entienda que los transgénicos no son el chamuco, que no existe evidencia que compruebe que la biotecnología causa detrimento para el ser humano o el medio ambiente. También le haría falta darse una vuelta por la balanza de importación de maíz de este año para que confirme que México, siendo un país maicero, importa 17,000 toneladas de maíz transgénico al año y que si quisiera, como Elena y el presidente, llegar a la autosuficiencia alimentaria, tendría que duplicar el área cultivable del país sin apoyo de la biotecnología. También habría que recordarles que más de la mitad de las patentes que surgen de la investigación conjunta con transnacionales son libres de patente, como el maíz dorado.

Cualquiera que esté mínimamente involucrado con la divulgación y el periodismo científico, sabrá que la conciencia y educación sobre biotecnología, es un tema de subida, por la tremenda ignorancia, ideología arcaica, pésimo periodismo científico y, por lo que se ha visto en innumerables casos como Wakefield, intereses económicos de la industria orgánica.
 


V de
MegaGertz


Si bien podría  caer en un reduccionismo absurdo el culpar al fiscal de berrinche agraviado, habría que avisarle a Gertz Manero que entonces no haga cosas malas que parezcan berrinche.

Nadie está libre de escrutinio, mucho menos funcionarios públicos, y mucho menos científicos en un país con recursos para la ciencia a cuenta gotas, pero empezando porque partir del proceso que colocó Elena Álvarez-Buylla claramente hueco, sin fundamentos y con nula noción de administración pública, contra el FCCyT, este es un caso de libro de texto de “el ciego guiando al ciego.”

La evidente venganza de Gertz contra la comunidad científica por delatar sus plagios y su favoritismo de parte de Elena. Ha perseguido por años ser incluído en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) el cual se le había negado 5 veces por “insuficiente investigación científica”, hasta que Elena determinó que “Se había detectado un ejercicio arbitrario de las funciones de evaluación, así como parcialidad y falta de objetividad por parte de los evaluadores” para que unos días después se detectara plagios en su aportación. Por supuesto no es la primera vez que el fiscal persigue lo que no entiende, o violenta a los que no piensan como él,  ignorando por completo el estado de derecho, la presunción de inocencia y exigiendo órdenes de aprehensión por delincuencia organizada. El “Gertzgate” pasará a la historia como el mejor intento de establecer en México una especie de sistema sharashka (sistema soviético bajo el régimen de Stalin de encarcelar intelectuales y así controlar sus hallazgos desde la cárcel)[a][b].[4] Bendita la división de poderes en nuestro país, que le ha negado y le seguirá negando al fiscal creerse parte de los Bolsheviks, encarcelando intelectuales a modo. Podría perfectamente hacer las cosas bajo el marco de la ley, auditar y citar a los responsables para hacer una investigación profunda de los fondos de ciencia. Tal vez si le copia al fiscal de distrito de Boston que en 2011 imputó cargos de fraude al epidemiólogo Luk Van Parijs por cometer fraude con fondos públicos. No sé, tal vez así, entre todos, le demos Nivel III en el SNI.


Conclusión


Es preocupante la polarización que ha sembrado este gobierno contra la comunidad científica, un aire de confrontación y división que no merece ningún oficio o profesión. Si bien dicen que no es un ataque a la ciencia, no hacen nada para que parezca lo contrario.
Profunda tristeza y desesperación se siente en la comunidad, porque lo último que necesita la ciencia mexicana es agrandar la distancia con la clase política y la voz popular. Elena, Balderas y Gertz, se están encargando de desmantelar el trabajo que con mucho esfuerzo y dedicación han construido los investigadores, académicos y divulgadores durante décadas, con presupuestos rancios y laberintos orwellianos inimaginables. México necesita a la ciencia, como la ciencia a México. Pintarla con una sola brocha, como se ha hecho con los empresarios, la clase media, los niños con cáncer y cualquier idea que se oponga al régimen, es firmar nuestra sentencia en piedra. Respetemos la presunción de inocencia, respetemos las instituciones y mantengamos al márgen la rendición de cuentas, pero bajo el estado de derecho, la adecuada procuración de la justicia, y no desde la cúspide del ejecutivo como todas las mañanas.


“Lysenko tenía un punto de principio, que las matemáticas no deberían de ser parte de la biología. En el momento en que mezclas el discurso político con el discurso científico caes en un punto de peligro inminente. Hace las conversaciones extremadamente difíciles, hace los hechos imposibles, hace la verdad imposible.” Simon Ings


[3] https://lamafiadelaciencia.poderlatam.org/2020/03/13/un-gobierno-entre-las-sombras.html

Modificado por última vez en Domingo, 03 Octubre 2021 21:51

Información adicional

Inicia sesión para enviar comentarios

Más en esta categoría:

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Solicitamos colaboradores

    Verificiencia es un esfuerzo colaborativo entre académicos y voluntarios. Nuestro propósito es desmentir, precisar y denunciar las notas etiquetadas como “Ciencia” en la prensa nacional cuando éstas tergiversan el contenido científico, dan un enfoque amarillísta, o bien, promueven la práctica de las pseudociencias. 

  • ¿Sirve para algo la ciencia ecológica de México?

    por Jorge Soberón
    Universidad de Kansas, SNI III en el extranjero.

    El Senado de la República recibió una iniciativa de ley para sustituir a la actual Ley de Ciencia y Tecnología, y modificar la de Bioseguridad. Por sí mismo, no tiene nada de extraño ni de alarmante que un gobierno proponga modificaciones a la legislación existente y es de aplaudirse que se haya tomado la decisión de consultar (a toro pasado, desafortunadamente) a la comunidad científica al respecto.

  • Carta abierta al Canal 11 - Centro de Contacto con la Audiencia

    Atención

    Centro de Contacto con la Audiencia

    IPN CANAL 11 TV

    Antes que nada, queremos extenderles un cordial saludo. Como parte crítica de su auditorio quisiéramos expresar nuestra profunda preocupación por la transmisión, a través de su señal, del programa “Eres lo que comes”, conducido por Gillian McKeith.

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba