Logo Verificiencia

Los cráneos de Paracas

¿Alienígenas, una especie homínida desconocida o deformación craneal?

Tres cráneos de la Cultura de la Necrópolis de Paracas, que muestran diferentes formas producidas por la unión de la cabeza (Fuente)

Fuentes de noticias dudosas (y no tan dudosas) en Internet han estado muy emocionadas durante la semana pasada sobre algunos cráneos de Paracas en el suroeste de Perú.Según estos sitios, se ha demostrado que los cráneos tienen ADN que demuestra que no son Homo sapiens modernos, sino algo más. Dependiendo de la inclinación del sitio, son los restos de una especie desconocida pero terrenal o alienígena. Algunos sitios hacen comparaciones con el “Starchild Skull”, que ha sido promocionado como un híbrido humano/alienígena. ¿Qué tan confiable es la noticia?

Antecedentes

Los cráneos fueron descubiertos por el respetado arqueólogo peruano Julio César Tello (1880-1947) durante excavaciones en 1927-8 en el lado norte del área de Cerro Colorado de la Península de Paracas. En total, se recuperaron unos 429 momias desde dos cúmulos en un sitio conocido como Wari Kayan, una gran estructura subterránea. Las momias estaban envueltas en telas de algodón, algunas de las cuales estaban bordadas con lana para crear patrones elaborados, que están entre los mejores textiles sudamericanos jamás encontrados. Las momias fueron luego colocadas en canastas en una posición sentada, orientadas al norte; como con todas las momias sudamericanas, su preservación se debe a la desecación natural. Se recuperaron casi cuatrocientas telas bordadas. Todos los entierros eran de hombres y la calidad de sus regalos en las tumbas sugieren que eran de alta jerarquía; algunos han sugerido que muchos de los hombres enterrados allí habían sido llevados por alguna distancia a un lugar especial, aunque esto no es aceptado por todos.

Tello había excavado previamente en Chavín de Huantar y reconoció que existían afinidades culturales entre sus productos y los encontrados en Wari Karan y sugirió que la Cultura de la Necrópolis de Paracas, como él la llamó, estaba relacionada con la Cultura Chavín en gran parte contemporánea. También se han hecho comparaciones entre los textiles de Paracas posteriores y los de la Cultura Nazca, lo que sugiere otra relación. La cerámica era en gran parte llana y de paredes delgadas; es muy similar a la cerámica que se encuentra en los valles de Cañete y Chincha, al norte de Paracas y es generalmente conocida hoy como estilo Topará. Cerámica similar también se encuentra en la cultura nazca más temprana. Es generalmente aceptado que la cultura Nasca deriva de la Cultura de la Necrópolis de Paracas.

 

Un ejemplo del bordado de la Cultura de la Necrópolis de Paracas (Fuente)

 

Un asentamiento de la Necrópolis de Paracas se ha encontrado en Arena Blanca, en la llanura costera debajo del Cerro Colorado. Cubre una superficie de unas 5 hectáreas, divididas en veinte distritos separados, con edificios hechos de adoquines en barro seco. Sus habitantes habían cultivado plantas, mientras que las redes de algodón pueden ser evidencia para la pesca. Parece ser contemporáneo de la fase más temprana de entierro en Wari Kayan y después de su abandono, fue utilizado como un cementerio por la gente de la cultura Topará. Otros asentamientos son conocidos en el Valle de Ica al sur, donde abarcan todo el período de la Cultura de la Necrópolis de Paracas (convencionalmente se calcula que abarcan 1-200 dC, aunque algunos prefieren colocarlo antes).

Todo bien hasta ahí. Tenemos entierros de una cultura cuyas afinidades culturales están bien establecidas y cuya cronología es razonablemente clara. Ahora, la parte que ha llevado a las recientes afirmaciones controvertidas. Muchos de los entierros de alto estatus de la Cultura de la Necrópolis de Paracas tienen cráneos deformados, que generalmente se cree que son inducidos deliberadamente usando tablas y pesos. Estos resultan, en casos extremos, en cráneos que se alargan en formas cónicas altas. No hay dos iguales y se cree que todos han denotado un alto estatus en la sociedad de la Cultura de la Necrópolis de Paracas.

El comienzo de la controversia

Una momia fetal, ilustrada por Rivero y Tschudi (Fuente)

 

Durante muchos años después de su descubrimiento, los entierros de la Cultura de la Necrópolis de Paracas fueron considerados como momias andinas ordinarias, cuyo alto estatus masculino exhibe la cultural deformación del cráneo practicada por una serie de sociedades precolombinas del Nuevo Mundo. Entra David Hatcher Childress, un conocido promotor de una muy mala arqueología. En un libro de 2012, The Enigma of Cranial Deformation: Elongated Skulls of the Ancients, co-escrito con Brien Foerster (descrito como un "antropólogocanadiense-peruano" por Amazon, aunque sería más preciso describirlo como un operador turístico), Childress sugiere que el fenómeno no es uno de deformación craneal. Citando a un médico del siglo XIX, John James von Tschudi, quien afirmó haber visto un feto de siete meses con una cabeza tan alargada como su madre, Childress afirma que esto es evidencia de una raza o especie separada.

Lo que no está claro es que estén citando el libro Antigüedades Peruanas (1851) de Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz (1798-1857) y Johann Jakob von Tschudi (1818-1889) o, más bien, su traducción al inglés de 1855 de Francis Lister Hawks (1798-1866), que también logró "traducir" los nombres de los autores (¡como, de hecho, lo hace la edición original en español, donde al Dr. von Tschudi se le da el nombre de Juan Diego!). "No hay nada malo en ello. Hasta que uno lee Antigüedades Peruanas y descubre que esto está en un capítulo que trata de la tipología racial y la frenología y que Tschudi está reforzando una tipología de tres razas amerindias que propuso por primera vez en Archiv für Pysiologie en 1845. El tipo al que atribuyen los cráneos alargados se describe como Aymara, y se dice que la presencia de un gran hueso sutural en la interfaz parietal/occipital demuestra la naturaleza primitiva de este pueblo: "se encuentra así en una sección de la raza humana un fenómeno anómalo perpetuo, que falta en todas las demás, pero que es característico de los animales rumiantes y carnívoros" (N del T El original está en español) en la traducción de Hawks. Debido a la alta incidencia de estos huesos entre los pueblos indígenas de los Andes, a veces se les conoce como huesos incas.

El grabado que muestra la momia fetal (curiosamente se encuentra en la traducción al inglés pero no en el original español) no representa el extremo de la deformación craneal que Childress afirma que es de origen genético: mientras que el cráneo parece dolicocefálico, parece estar completamente en el rango de los fetos humanos normales. Además, aunque Rivero y Tschudi afirman que se encontró dentro del vientre de una madre embarazada, el grabado no muestra un feto en una posición natural, sino en la posición de una típica momia andina. También parece estar usando una falda escocesa. En otras palabras, hay un grado de engaño en su relato. Parece que Childress y Foerster no pueden aducir ningún descubrimiento reciente de momias neonatales o fetales que muestran una deformación craneal supuestamente congénita o hereditaria de este tipo.

Aparece Lloyd Pye

Brien Foerster logró persuadir a Juan Navarro Hierro, director (y propietario) del Museo de Historia de Paracas (sic: en el cartel fuera del museo, el nombre se da primero en inglés, luego, más pequeño, en español) para que se separe con algunas muestras de tejido. Afirma que lo hizo porque "la única manera de establecer la edad real y los posibles orígenes genéticos del pueblo de Paracas es a través del análisis de ADN de los propios cráneos".La datación del tejido humano por medio del análisis de ADN es una técnica tan nueva que no puedo encontrar otro uso de este notable desarrollo en ninguna otra investigación arqueológica. Por supuesto, no existe tal técnica de datación: ¡Este es Brien Foerster mostrando su ignorancia de las técnicas de datación arqueológica!

¿Dónde eligió enviar las muestras? ¿A algún prestigioso departamento universitario, conocido por su trabajo sobre el ADN antiguo? No, en cambio, eligió enviarlos a Lloyd Pye (1946-2013), un charlatan que creía en los antiguos astronautas, los orígenes extraterrestres de la humanidad y, lo peor de todo, promocionaba el "Cráneo Starchild" como un híbrido alienígena/humano. ¿Por qué? Esto sugiere que, lejos de ser un investigador desapasionado, Brien Foerster tiene una agenda preconcebida y es una que involucra alienígenas. Aunque su página original de Academia.edu enumera su afiliación como "Universidad de Victoria, Ciencias Biológicas, Miembro del Departamento", su asociación con la universidad es como graduado, no como miembro de la facultad. [Actualización 11 de abril de 2015: tiene una nueva página que lo describe más honestamente como un estudiante de posgrado.]

Un cráneo de Paracas: observe el hoyuelo hacia la parte superior de la cabeza, que es un producto de la unión de la cabeza, deprimiendo la sutura entre las placas parietales que Brien Foerster afirma que no existe (Fuente)

 

En su sitio web, Brien Foerster hace una serie de afirmaciones sobre los cráneos de Paracas, citando a Lloyd Pye como una autoridad. Se refiere a "5 factores físicos, señalados por Lloyd Pye y por mí mismo, que no son en absoluto comunes al Homo sapiens", de los cuales enumera dos: "la presencia de 2 pequeños agujeros en la parte posterior del cráneo" y "solo una placa parietal, donde debería haber 2". Esto está respaldado por una fotografía, aunque parece representar un cráneo sin deformación craneal.

Los "pequeños agujeros" son los forámenes parietales, características perfectamente normales del cráneo humano (dice que Lloyd Pye creía que podrían ser "naturales", así que ¿por qué se señalan como un factor "nada común al Homo sapiens"?). Hay pocas fotografías que muestran la parte superior de los cráneos de Paracas, pero es obvio que el hueso frontal (el hueso detrás de nuestras frentes) se estira enormemente; también es evidente que la sutura sagital (entre los dos huesos parietales) comienza muy arriba en el cráneo en esas pocas fotografías que muestran este elemento. O bien Brien Foerster es completamente ignorante de las características normales del cráneo humano, o está engañando deliberadamente a un público del que espera ser ignorante de estas características.

Fue incluso peor.

Justo cuando pensabas que esta historia no podría despegar, Brien Foerster logró publicar un comunicado en su página de Facebook el 12 de febrero de 2014 insinuando sobre los resultados iniciales de sus pruebas de ADN. Esto es lo que ha puesto al internet de noticias dudosas hablando con entusiasmo. Esto es lo que Brien Foerster cita:

Cualquiera que sea el origen de la muestra etiquetada 3A – tenía ADNmt con mutaciones desconocidas en cualquier humano, primate o animal conocido hasta ahora. Sin embargo, los datos son muy incompletos y aún queda MUCHO por hacer para recuperar la secuencia completa de ADNmt. Pero algunos fragmentos que pude secuenciar de esta muestra 3A indican que si estas mutaciones se mantienen, estamos tratando con una nueva criatura humana, muy distante del Homo sapiens, los neandertales y los denisovanos. No estoy seguro de que siquiera encaje en el árbol evolutivo conocido. La pregunta es si eran tan diferentes, no podrían cruzarse con los humanos. La cría dentro de su pequeña población, pueden haber degenerado debido a la endogamia. Eso explicaría que los niños enterrados sean bajos o inviables.

Me sorprende que un genetista haga esta declaración, pero se presenta textualmente, por lo que debemos suponer que realmente la escribió. Analicemos lo que están diciendo. En primer lugar, que la muestra 3A "tenía ADNmt con mutaciones desconocidas en cualquier humano, primate o animal conocido hasta ahora". Esa es una declaración de muy largo alcance. Significa que la fuente de la muestra no está relacionada con ningún animal en el planeta. Cualquier animal. Piensen en eso por unos momentos. La implicación clara es que esta es una forma de vida no terrestre. El único que no está relacionado con todos los demás animales, ya sean Bryozoa, Porifera, Acanthocephala, Acoelomorpha, Brachiopoda, Chaetognatha, Ctenophora, Cycliophora, Entoprocta, Gastrotricha, Gnathostomulida, Hemichordata, Kinorhyncha, Loricifera, Micrognathozoa, Nematomorpha, Nemertea, Onychophora, Orthonectida, Phoronida, Placozoa, Priapulida, Rhombozoa, Rotifera, Sipuncula, Tardigrada, Xenoturbellida, Echinodermata, Cnidaria, Annelida, Nematoda, Platyhelminthes, Chordata, Mollusca o Arthropoda. Por cierto, pertenecemos al filo Chordata.

Un cráneo con pelo de la Cultura de Necrópolis de Paracas (Fuente)

 

Ahora, esta declaración me preocupa. Para empezar, está la morfología esquelética. Esta morfología muestra que los dueños de los cráneos de Paracas eran Cordados; más aún, pertenecían al subfilo Vertebrata (o Craniata), ya que poseen una columna vertebral ósea; más aún, eran miembros de la superclase Tetrapoda, ya que poseen cuatro extremidades independientes; más aún, pertenecen a la clase Mammalia, ya que poseen pelo (que se puede ver en algunos de los cráneos); más aún, la morfología esquelética demuestra que pertenecen a los Primates, al igual que todos los simios, incluidos los humanos, monos, tarseros, lémures y lorises. En otras palabras, lejos de poseer "mutaciones desconocidas en cualquier ser humano, primate o animal", parecen ser humanos. Entonces, ¿qué significa el ADNmt secuenciado de la muestra 3A?

Bueno, nuestro genetista anónimo continúa clasificando la Muestra 3A como "una nueva criatura parecida a un ser humano". Así que en realidad no es ajeno al resto del reino animal. Es un alivio. Sin embargo, está "muy distante del Homo sapiens, los neandertales y los denisovanos", lo sea que eso signifique. Los neandertales (Homo neanderthalensis) y los denisovanos (especies exactas aún no determinadas, aunque miembros del género Homo) son homínidos extintos cuya distribución estaba restringida a Europa y Asia occidental: no se esperaría encontrarlos en América del Sur. Si el ADNmt de la Muestra 3A realmente está “muy distante del Homo sapiens”, el único homínido hasta ahora conocido del Nuevo Mundo, ¿significa esto que el genetista lo considera otra especie dentro del género Homo o un miembro de un género completamente separado? Esto es algo sobre lo que yo esperaría que dieran una opinión y me parece curioso que aparentemente no lo hayan hecho.

El árbol evolutivo de los homínidos, tal como se entendió en 2014 (Fuente)

 

Lo que es aún más curioso es la afirmación de que "no estoy seguro de que incluso encaje en el árbol evolutivo conocido". Esto es preocupantemente ambiguo y puede tomarse de dos maneras. Esto podría significar que la Muestra 3A se deriva de una especie cuya posición en el linaje homínido aún no se puede determinar, pero que podría algún día. Sin embargo, sospecho que este no es el significado previsto. Dado el empuje del resto de la declaración, sospecho que está destinado a implicar que el ADNmt pertenece a una especie completamente fuera del linaje homínido. En otras palabras, es dejar abierta la posibilidad de que debamos considerar la muestra como derivada de un alienígena. No parece haber ninguna consideración dada a la probabilidad de que las características extrañas del ADNmt recuperado no sean "mutaciones desconocidas en cualquier humano, primate o animal", sino como resultado de la contaminación (después de todo, los cráneos fueron excavados en la década de 1920 y no sabemos las condiciones en las que se han almacenado, cuánto se han manejado, si se han utilizado procedimientos para estabilizarlos, etc.) o errores en el laboratorio.

La declaración termina con un par de frases muy preocupantes: "La cría dentro de su pequeña población, pueden haber degenerado debido a la endogamia. Eso explicaría que los niños enterrados sean bajos o inviables". "Degenerado" es un término muy problemático: huele a teorías racistas y me sorprende que un científico lo use. Sea como fuere, es cierto que la endogamia dentro de pequeñas poblaciones aisladas aumentará la probabilidad de trastornos genéticos que conducirán a la eventual extinción de esa población. Sin embargo, es bastante absurdo afirmar que "explicaría la situación de los niños enterrados". ¿Este genetista no tiene conocimiento de los patrones de mortalidad de la población anteriores al siglo XX? Antes del desarrollo de la medicina moderna, las tasas de mortalidad infantil eran elevadas; en algunas sociedades, menos de la mitad de todos los nacidos vivos sobrevivían más de cinco años. El entierro de niños en la Cultura de la Necrópolis de Paracas es un fenómeno perfectamente normal que se puede encontrar en muchas sociedades humanas. Afirmar lo contrario es deliberadamente engañoso.

Considero que toda la declaración emitida por Brien Foerster es poco profesional. Hace afirmaciones infundadas; trata con resultados preliminares; contiene al menos un caso de pura falsedad. Este no es un procedimiento científico estándar. Supongamos que la secuenciación de ADNmt se ha realizado correctamente. El genetista afirma que "los datos son muy incompletos": entonces, ¿por qué publicarlos, particularmente cuando "aún queda MUCHO por hacer en la secuenciación"?Es muy inusual que un científico "filtre" resultados preliminares de esta manera, a menos que esté muy seguro de su confiabilidad. Hacerlo con datos "incompletos" es inexcusable. A menos que haya una agenda oculta...

Evaluando la afirmación

Hay tantos problemas con la declaración publicada por Brien Foerster, que es difícil ver por qué alguien lo tomaría en serio. Para empezar, se encuentra en un glorioso aislamiento de cualquier dato arqueológico. La Cultura de la Necrópolis de Paracas no es el producto de algún grupo misteriosamente aislado de criaturas no humanas: su posición dentro del desarrollo cultural más amplio del Perú prehistórico es bien entendida. La deformación craneal observada en las momias del cementerio de Wari Kayan encaja en un patrón conocido, llamado deformidad aymara, que se produce al envolver los cráneos de los bebés firmemente en bandas circulares. Esto ejerce presión a lo largo de un eje transversal, a través de la región mastoidea y la región justo por encima de la inserción del ligamento nucal en el occipucio. Esto puede hacer que el cráneo parezca trilobulado (como se ve en el "Cráneo Starchild"), aunque los cráneos de Paracas exhiben una deformidad más cónica. La compresión puede alterar el patrón de crecimiento normal del cráneo, particularmente a lo largo de las suturas, y puede producir una depresión en la región sagital, exactamente como se ve en varios de los cráneos de Paracas. Al alterar la forma del cráneo también altera su volumen, a pesar de la afirmación de Foerster de que no lo hace [editado el 19.2.2014 por KJF-M]. Aunque se pueden producir pequeñas variaciones lejos del volumen normal, no son significativas. Sin embargo, si bien Foerster afirma que la capacidad de los cráneos es demasiado grande para el Homo sapiens, este no es el caso: los cráneos de Paracas tienen una capacidad promedio de 1600cm3 y el rango humano es de hasta 1800 cm3 y, por lo tanto, se encuentran dentro del rango de distribución normal.

En segundo lugar, la interpretación de la información genética hasta ahora divulgada es dicha por el científico que lleva a cabo la secuenciación para apoyarse en datos "incompletos". ¿Significa esto que el trabajo futuro puede modificar la interpretación? ¿Se está permitiendo el genetista una forma de retractarse de la interpretación de un trabajo posterior que muestra que el ADNmt pertenece a un tipo amerindio perfectamente ordinario?

Inicialmente me acordé de otra historia relacionada con el ADN, el anuncio del descubrimiento del ADN de Pie Grande en 2013 por Melba Ketchum. Aunque algunos análisis tempranos de las declaraciones de Brien Foerster con respecto al ADN de Paracas implican a Melba Ketchum, este no es el caso, aunque Foerster ha dicho que está trabajando con ella, mientras que ella ha insinuado que ha estado trabajando con cráneos alargados.Por lo tanto, parece que ella no es la genetista anónima que escribió la extraña declaración publicada en la página de Facebook de Foerster. Como sucede tan a menudo con este tipo de trabajo, Brien Foerster está pidiendo donaciones para continuar el trabajo (el sitio muestra hasta hoy (15 de febrero de 2014) que un donante ha donado $1000 dólares, veinte han donado $100 dólares, doce han donado $ 50 dólares, mientras que hay 38 donaciones de sumas más pequeñas).

En resumen, esta es una no-historia. No hay nada inusual en la población de la Cultura de la Necrópolis de Paracas, aparte de la naturaleza extrema de la atadura de cabeza que practicaban. ADN o no ADN, son completamente humanos: cada aspecto de sus cráneos se puede explicar en términos de genética (como el hueso de gusano grande) y cultura (como la deformación craneal). Cualquier afirmación en contrario contiene una mezcla de engaño deliberado, ignorancia de la antropología, falta de conocimiento arqueológico y saltar a conclusiones salvajes utilizando datos "incompletos". No son evidencia de alienígenas o de una especie homínida desconocida.

Actualización el 20 de febrero de 2014

Sinostosis sagital, de The International Journal of Morphology 27 (2) (junio de 2009)

 

Existe una afección conocida como craneosinostosis, en la cual una o más suturas se fusionan antes de tiempo. La forma más común es la sinostosis sagital, que se encuentra en aproximadamente la mitad de los casos y suprime el crecimiento en el plano lateral del cráneo, compensado por un crecimiento desproporcionado en la longitud, lo que resulta en un cráneo largo y estrecho. En El Enigma de la Deformación Craneal, Childress y Foerster publican una fotografía a color de un cráneo de Camacho (Perú) que muestra exactamente esta forma de sinostosis sagital, que afirman erróneamente que muestra que el individuo tenía una sola placa parietal. Al igual que con todas sus otras discusiones sobre paleopatología, todo lo que muestran es su ignorancia del tema: son completamente incapaces de escribir un libro completo sobre el tema si pueden cometer errores tan básicos. Es una pena que los lectores de su libro desconozcan la profundidad de su ignorancia.

 

Keith Fitzpatrick-Matthews, 15 de febrero de 2014
The Paracas skulls: aliens, an unknown hominid species or cranial deformation?

Con autorización de Keith Fitzpatrick-Matthews

Modificado por última vez en Viernes, 14 Octubre 2022 21:58

Información adicional

  • Traducción: Eduardo N. Torres
  • Edición / Revisión: Javier Delgado

Keith Fitzpatrick-Matthews

Curador del museo y  oficial de acceso al patrimonio del museo de  North Hertfordshir.

 junto con su pareja, James, el creó el sitio Bad Archeology en 1999, pues estaban hartos de la visión distorsionada del pasado que pasa por conocimiento en la cultura popular y de la forma en que los periodistas sin conocimientos ni metodos reales puedan vender cientos de veces mas que los verdaderos arqueólogos. 

Keith es un arqueólogo con un gran interés  en la mala arqueología y quien se ha preocupado cada vez más por la evidente falta de voluntad de la profesión para lidiar con eso. También está preocupado por el crecimiento de las actitudes contrarias a la Ilustración durante su vida, lo que le preocupa que pueda devolvernos a una Edad Oscura de creencias basadas en la superstición.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • El abrumador vínculo entre una popular compañía de juguetes y muertes infantiles prevenibles

    En 2019, la compañía de juguetes estadounidense Fisher-Price retiró voluntariamente casi 5 millones de cuneros Rock ‘n Play, un producto extremadamente popular que esencialmente marcó el comienzo de una era de sueño infantil inclinado cuando salieron al mercado por primera vez en 2008. El retiro se produjo sólo después de que el Rock ‘n Play estuviera implicado en la muerte de al menos 32 bebés en los últimos 10 años. Pero esto era solo la punta de una masa flotante gigante de codicia corporativa y regulaciones gubernamentales ineptas.

  • Terapia de quelación - tratamiento sin evidencias-parte2

    Texto original en ingles por Saul Green, Ph.D.
    Parte 2
    (Ir a Parte 1)

     Teorías insospechadas

    En los últimos 40 años, los proponentes han invocado diversos mecanismos bioquímicos para justificar el uso de la quelación con EDTA. Cada vez que los críticos demostraban que el mecanismo en boga era científicamente insostenible, se postulaba uno nuevo, junto con un nuevo dogma.

  • Terapia de quelación - tratamiento sin evidencias

    Parte 1

    Texto original en ingles por Saul Green, Ph.D.

    La terapia de quelación analizada en este artículo, consiste en una serie de infusiones intravenosas que contienen ácido etilendiaminotetraacético disódico (EDTA) en combinación con otras sustancias. A veces se realiza mediante la ingestión, por vía oral, de EDTA u otros agentes en forma de píldora. Sus defensores afirman que la terapia de quelación, utilizando EDTA, es eficaz contra la aterosclerosis y muchos otros problemas de salud graves. Su uso está muy extendido porque los pacientes han hecho creer que es una alternativa válida a las intervenciones médicas establecidas, como la cirugía de derivación coronaria. Sin embargo, no hay evidencia científica de que esto sea así. También se usa para tratar el “envenenamiento por plomo”; "envenenamiento por mercurio"  inexistente y otros supuestos estados tóxicos que los profesionales diagnostican con análisis de sangre, orina y/o cabello.

QuackWatch

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Actualizados

Arriba