Logo Verificiencia

Cuando alguien se siente mejor después de usar un producto o luego de realizarse algún procedimiento es natural darle el crédito a estos de la mejoría sin importar qué efecto tuvo realmente. Sin embargo, esto no es prudente. La mayoría de las enfermedades se autolimita e incluso las condiciones incurables pueden variar diariamente lo suficiente como para permitir que los métodos de los charlatanes tengan una gran cantidad de seguidores. Tomar medidas respecto a un padecimiento que se tiene produce habitualmente un alivio temporal de los síntomas, es decir, se produce un efecto placebo. Además, muchos productos y servicios dan efectos físicos o psicológicos que los usuarios malinterpretan como evidencia de que su problema se está curando.

Se afirma que los dispositivos magnéticos alivian el dolor y tienen un valor terapéutico contra un gran número de enfermedades y afecciones. La forma de evaluar tales afirmaciones es preguntar si se han publicado estudios científicos. Los campos electromagnéticos pulsados, que inducen campos eléctricos mensurables, han demostrado ser eficaces para tratar fracturas de curación lenta y son prometedores para algunas otras afecciones. Se han publicado relativamente pocos estudios acerca del efecto analgésico de los pequeños imanes estáticos que se ofertan a los consumidores [1]. Las explicaciones de que los campos magnéticos "aumentan la circulación", "reducen la inflamación" o "aceleran la curación de lesiones" son simplistas y no están respaldadas por la evidencia experimental [2].

Los estadounidenses gastan miles de millones de dólares al año en cápsulas, tabletas, hierbas a granel y tés herbales. Aunque muchos de estos artículos se consumen por su sabor, la mayoría probablemente se usan por sus supuestas propiedades medicinales. Distribuidores multiniveles y compañías farmacéuticas ofrecen productos que obviamente están destinados para la automedicación. Las hierbas también son comercializadas por naturópatas, acupunturistas, iridiólogos, quiroprácticos, nutriólogos heterodoxos y hierberos no autorizados, quienes las recetan para todo tipo de problemas de salud. Muchos de estos ‘facultativos’ no están calificados para hacer diagnósticos médicos apropiados ni para determinar cómo se comparan los productos que ellos prescriben con fármacos verificados.

Linus Pauling, PhD (1901-1994), ha sido el único ganador de dos premios Nobel no compartidos: recibió un premio por química en 1954 y el otro por la paz en 1962. Aunque contribuyó en gran medida al desarrollo de teorías químicas, su impacto en el mercado de la salud no es loable.

Pauling es en gran parte responsable de la extendida creencia errónea de que las altas dosis de vitamina C son efectivas contra los resfriados y otras enfermedades. En 1968 postuló que las necesidades personales de vitaminas y otros nutrientes varían marcadamente y que para mantener una buena salud, muchas personas necesitan cantidades de nutrientes mucho mayores de las manejadas en el Consumo Diario Recomendado (RDA, por sus siglas en inglés).

 Deepak Chopra (1947-) afirma que "mediante el uso consciente de nuestra mente, podemos influir en la forma en que envejecemos biológicamente [...] Puedes decirle a tu cuerpo que no envejezca". Según informes, ha ganado decenas de millones de dólares promocionando estas ideas mediante libros, conferencias, cintas y consumibles basados ​​en una versión "moderna" de un antiguo sistema de curación indio  llamado medicina ayurvédica.

Publicación  original en inglés por Stephen Barrett, Doctor en Medicina

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) es una enfermedad mortal causada por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). El VIH puede permanecer latente en el cuerpo de una persona durante años antes de que aparezcan los síntomas y se considere que el individuo tiene SIDA. El virus interrumpe el funcionamiento del sistema inmune del cuerpo, lo cual provoca que la persona infectada sea progresivamente incapaz de resistir a las infecciones de organismos que normalmente serían inofensivos.

La dieta paleolítica, moda alimenticia desde hace un par de décadas, pretende poder evitar e incluso tratar ciertas enfermedades crónicas ahora comunes mientras ofrece un menú un tanto desmesurado, basado principalmente en carne. A partir del supuesto de que esto es lo que se comía generalmente antes del Neolítico, cuando no había tales enfermedades. Entonces la conclusión es que la dieta actual causa estas últimas. Veamos a detalle si hay evidencias al respecto.

 Miles de profesionales utilizan dispositivos de "electrodiagnóstico" para ayudar a seleccionar su tratamiento recomendado (N del T:  Hay muchos dispositivos de electrodiagnóstico que funcionan para determinar parámetros muy específicos y basados en evidencia, tales como la electromiografía, los potenciales evocados, etc. Sin embargo, la EAV no tiene evidencia de su utilidad, pero no implica que toda la medicina de electrodiagnóstico sea fraudulenta).

Ya hace más de diez años que se ha hecho publicidad de la miel de agave como un sustituto saludable del azúcar convencional. Y en específico, preferible para la gente que padece diabetes. Esto a partir del supuesto de que dicha miel no influye en el índice glucémico (IG). Sin embargo, como veremos, hay razones para estar en contra de que se recomiende. 

QuackWatch

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Sindicación del sitio

Arriba