Logo Verificiencia

"Hipersensibilidad electromagnética" No es un diagnóstico válido

La Hipersensibilidad Electromagnética (HSE), también llamada sensibilidad electromagnética (SEM), es una supuesta afección en la cual las personas creen que muchos problemas de salud comunes son causados por la exposición a campos electromagnéticos (CEM).

Los síntomas, que pueden variar considerablemente de persona a persona, incluyen dolores de cabeza, fatiga, ansiedad, trastornos del sueño, palpitaciones, latido irregular del corazón, falta de aliento, síntomas de la piel como picazón, ardor y erupciones cutáneas, dolores y molestias musculares y muchos otros padecimientos. Las supuestas fuentes incluyen líneas eléctricas, torres de teléfonos celulares, redes wi-fi, luces fluorescentes, microondas, teléfonos móviles, cargadores y otros dispositivos electrónicos. Las personas que afirman ser electromagnéticamente sensibles pueden causar un gran daño emocional y económico a su comunidad.

Los hechos científicos

La HSE no es reconocida por la comunidad médica científica como una enfermedad. La Organización Mundial de la Salud ha concluido que: (a) aunque los presuntos síntomas son reales, no hay evidencia científica de un vínculo causal con la exposición a los CEM y que (b) reducir los límites de CEM aceptados internacionalmente tiene poca probabilidad de reducir la prevalencia de los síntomas [1]. En 2009, la Autoridad Sueca de Protección Radiológica señaló:

No hay evidencia de que la exposición a RF [radiofrecuencias] sea un factor causal. En una serie de estudios experimentales de provocación, las personas que se consideran voluntarios eléctricamente hipersensibles y sanos han sido expuestos a campos de RF falsos o reales, pero los síntomas no han sido más prevalentes durante la exposición a RF que durante la exposición falsa en ninguno de los grupos experimentales.
Varios estudios han indicado un efecto nocebo, es decir, un efecto adverso causado por la expectativa de que algo es dañino. Se han encontrado asociaciones entre la exposición auto-reportada y los resultados, mientras que no se observaron asociaciones con la exposición a RF medida [2].

Durante el mismo año, el Consejo de Salud de los Países Bajos llegó a una conclusión similar: "No existe una relación causal entre la exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia y la aparición de síntomas. Sin embargo, existe una relación entre los síntomas y la suposición de estar expuesto y, por lo tanto, probablemente con la percepción de riesgo". [3] En 2010, un equipo británico que evaluó 31 estudios concluyó que las personas que reportaron hipersensibilidad no eran mejores para detectar CEM en condiciones cegadas que las personas no sensibles [4].

En 2012, Bad Science Watch emitió un documento de toma de posición que expresaba su preocupación por los peligros de la oposición al wi-fi: (a) a los individuos y estudiantes de bajos ingresos se les podría negar el acceso a los recursos educativos, los contribuyentes podrían tener que pagar una costosa reversión a las redes cableadas, y (c) diagnósticos y tratamientos fraudulentos relacionados con reclamos anti wi-fi [5].

Un artículo publicado en el 2013 nos cuenta la historia de gente que se mudó a Green Bank, West Virginia, en donde se han prohibido la mayor parte de los tipos de radiación del espectro de radio ( lo que incluye transmisiones de TV y radio, redes WiFi, señales de celular, Bluetooth y demás dispositivos inalámbricos) con el fin de minimizar las interferencias cerca del observatorio Nacional de Radioastronomía, hogar del radiotelescopio dirigible más grande del mundo.  [6].

Dos casos judiciales relevantes

En 2012, Deborah Cooney, quien afirmó que la radiación electromagnética la enfermaba, demandó a la Comisión de Servicios Públicos de California, a la Compañía de Gas y Electricidad de San Diego y a varios funcionarios estatales. Su queja decía que se había mudado a Green Bank porque la exposición a la radiación EMF le había hecho imposible permanecer en California [7]. La demanda fue desestimada en 2014 [8].

En 2012, un juez de Nuevo México desestimó una querella en la que el demandante afirmó haber sido dañado por el equipo eléctrico del vecino. La demanda, presentada por Arthur Firstenberg, acusó que su salud se había visto seriamente afectada por los campos electromagnéticos generados por teléfonos inalámbricos, interruptores de atenuación, cargadores, enrutadores y modems de Wi-Fi, otros equipos informáticos y otros dispositivos, mientras uno de los acusados alquilaba una casa vecina. Los acusados eran el dueño de la casa, Robin Leith y Raphaela Monribot, la inquilina. El juez resumió la situación de esta manera:

El demandante sufre una variedad de efectos adversos para la salud, algunos muy graves, que según él surgieron de su sensibilidad electromagnética ("SEM"). El demandante sostiene además que los efectos adversos para la salud que sufrió se desencadenaron por la exposición a campos electromagnéticos generados por la utilización de equipos eléctricos por su vecina, la acusada Monribot, durante su tenencia en la casa de la acusada Leith. Los dispositivos electrónicos de los que se queja el demandante incluyen teléfonos inalámbricos, equipos informáticos, enrutadores Wi-Fi domésticos y módem (s) para una computadora, interruptores de atenuación, cargadores para equipos electrónicos, una microcelda, etc., todos dispositivos comunes y ubicuos en nuestra comunidad. El demandante afirma que sus síntomas fueron mucho peores durante la tenencia de la acusada Monribot en la casa, pero la acusada Leith ha atestiguado que ella usó un equipo similar cuando vivía en la casa antes que la acusada Monribot. La casa del demandante en un tiempo perteneció a la casa de la acusada Leith. Las dos casas continúan conectadas por una sola acometida eléctrica que proviene del poste de transmisión a la casa de Leith y luego a la casa de Firstenberg. Además, las dos casas tienen tuberías comunes de agua y gas [9].

Firstenberg, quien fundó la Fuerza Operativa sobre Teléfonos Celulares en 1996, se ha opuesto al uso de redes inalámbricas. El sitio web del grupo atribuye más de 75 tipos de enfermedades, afecciones y síntomas a la HSE [7]. Sus afirmaciones en este caso fueron respaldadas por la Dra. (en medicina) Erica Elliot,y el Dr. (en psicología) Raymond Singer. Elliott, quien cree sufrir de SEM, había tratado a Firstenberg por varios años. Singer, quien se representa a sí mismo como neurotoxicólogo, dijo que sus opiniones estaban respaldadas por pruebas que le había administrado a Firstenberg. Los acusados respondieron señalando que las opiniones de Elliott se basaban en declaraciones auto-complacientes de Firstenberg y que las pruebas de Singer se diseñaron incorrectamente [11]. El juez estuvo de acuerdo, excluyó su testimonio como expertos y concluyó:

  • Las pruebas indican que los estudios experimentales y epidemiológicos no han podido sustentar adecuadamente una relación causal entre los campos electromagnéticos y las quejas de SEM.
  • Los estudios experimentales no han encontrado evidencia confiable de que las personas que afirman ser sensibles realmente experimenten reacciones físicas inusuales cuando se exponen a campos electromagnéticos.
  • Como Firstenberg no pudo demostrar la causalidad, su caso debe ser desestimado [7].

Los acusados fueron representados hábilmente por la firma de abogados Graeser de Santa Fe, Nuevo México.

En 2015, los padres de un niño de 12 años demandaron a la Escuela Fay en Southborough, Massachusetts, alegando que la red wi-fi de la escuela estaba enfermando al niño y que la escuela no había hecho adaptaciones razonables para protegerlo según lo requerido bajo la Ley Federal de Estadounidenses con Discapacidad. En una carta enviada a la comunidad de Fay, el director de la escuela, Rob Gustavson, informó que después de que los padres habían expresado su preocupación:

  • La escuela obtuvo una evaluación de Isotrope, LLC , que se especializa en medición y análisis de señales de comunicación por radio y evaluación de cumplimiento de seguridad de emisiones.
  • Isotrope fue una de las empresas recomendadas por los padres como fuente experta.
  • La evaluación de Isotrope, completada en enero de 2015, concluyó que los niveles de emisiones en los puntos de acceso, dentro de la escuela y en el terreno, eran sustancialmente menores a una diezmilésima parte (1/10,000) de los límites de seguridad federales y estatales aplicables y que incluso si se aplicaran los límites de seguridad más restrictivos adoptados en ciertos países, las emisiones de los equipos de radiofrecuencia en la escuela seguirían cumpliéndose por márgenes sustanciales [9].

Aunque la escuela intentó tranquilizar a los padres, aparentemente no fueron persuadidos y presentaron una demanda [13]. La demanda afirmó que el niño sufre de HSE y progresivamente desarrolló fuertes dolores de cabeza, hemorragias nasales, mareos, dolores en el pecho y náuseas después de que la escuela actualizó su sistema de Wi-Fi en 2013. La demanda también establece que después de enterarse de la HSE, los padres consultaron a Jeanne Hubbuch, MD, quien confirmó este supuesto diagnóstico, escribió cartas a la escuela y presentó una declaración en apoyo de la demanda. El sitio web de Hubbuch afirma que (a) está certificada por la junta en medicina familiar y medicina ambiental, (b) practica medicina "integradora", "funcional" y "biológica", y © "trata con las causas subyacentes en su lugar de los síntomas de una enfermedad". Los tratamientos enumerados en su sitio web incluyen terapia de quelación," homeopatía compleja" para apoyo de cáncer y muchos otros enfoques altamente cuestionables. Está certificada por la Junta Estadounidense de Medicina Familiar, pero su "certificación en medicina ambiental" proviene de la Junta Estadounidense de Medicina Ambiental, que no es una junta especializada reconocida.

En 2015, después de que el niño obtuvo un permiso de ausencia de la Escuela Fay y estaba siendo educado en casa, los padres presentaron una queja enmendada que describía otros intentos de "probar" que el Wi-Fi de la escuela era responsable de los síntomas del niño y su insatisfacción con los esfuerzos de la escuela para resolver el problema]. En 2016, el niño se matriculó en una escuela Waldorf que no usa computadoras en sus aulas, pero los padres presentaron una segunda queja enmendada acusando que la Escuela Fay había tomado represalias contra ellos al excluirlos incorrectamente a ellos y al niño de ciertas actividades [11]. En 2016, en respuesta a las mociones para desestimar el caso [15] y excluir a los expertos de los demandantes [16], el juez emitió un fallo mixto:

  • El testimonio de Hubbuch fue excluido porque no había considerado otros factores ambientales que podrían causar o contribuir a los síntomas del niño.
  • Otros dos expertos expertos podrían presentar un testimonio de que HSE es raro pero existe, para que un jurado pueda considerar la "disputa factual" involucrada.
  • Los cargos originales fueron desestimados porque, incluso si la SEM fuera un fenómeno genuino, los demandantes no podían probar que el sistema de Wi-Fi de la escuela era el único responsable de los síntomas del niño. Sin embargo, partes del reclamo de represalia involucraban disputas factuales que eran apropiadas para que la decisión de un jurado[17].

Las partes restantes del reclamo de represalia buscaron obligar a la escuela a readmitir al niño. En junio de 2018, el juez concluyó que no había anticipación razonable de que regresaría a la escuela y emitió una orden final de desestimación de la demanda [15]. La familia del niño ha presentado una apelación, pero dudo que prevalezca. Aunque el caso fue desestimado, estoy decepcionado porque se prolongó durante tres años, y el juez no descartó la posibilidad de que HSE sea un diagnóstico válido.

Referencias

  1. Mild KH and others, editors. Electromagnetic Hypersensitivity. Proceedings International Workshop on EMF Hypersensitivity in Prague, Czech Republic, October 25-27, 2004. Geneva: World Health Organization, 2006.
  2. SMM independent Expert Group on Electromagnetic Fields. Recent Research on EMF Risks. Sixth annual report, December 2009.
  3. Electromagnetic Fields: Annual Update 2008. Health Council of the Netherlands, March 2009.
  4. Rubin GJ and others. Electromagnetic hypersensitivity: a systematic review of provocation studies. Psychosomatic Medicine 67: 224-232. 2005.
  5. Newman G. and others. Position paper on electromagnetic hypersensitivity (idiopathic environmental intolerance to electromagnetic fields. Bad Science Watch, Toronto, Canada, updated Jan 27, 2013.
  6. Stromberg J. Refugees of the modern world: The "electrosensitive" are moving to a cellphone-free town. But is their disease real? Slate, April 12, 2013.
  7. Verified complaint. Deborah Cooney vs. the California Public Utilities Commission and others. U.S. District Court for the Northern District of California, San Francisco, Case No. 4:12-cv-6466, filed Dec 20, 2012.
  8. Order granting defendants' motion to dismiss. Deborah Cooney vs. the California Public Utilities Commission and others. U.S. District Court for the Northern District of California, San Francisco, Case No. 4:12-cv-646, filed July 15, 2014.
  9. Singleton SM. Order on motion to exclude expert testimony under Daubert/Alberico. Arthur Firstenberg v. Raphaela Monribot and Robin Leith. First Judicial District Court, Santa Fe County (New Mexico), Sept 18, 2012.
  10. Electromagnetic sensitivity. Cellular Phone Taskforce Web site, accessed Nov 9, 2012.
  11. Amended motion to exclude opinion testimony of plaintiff's experts Erica Elliot, M.D and Raymond Singer, Ph.D. Arthur Firstenberg v. Raphaela Monribot and Robin Leith. First Judicial District Court, Santa Fe County (New Mexico), June 5, 2012.
  12. Gustavson R. Fay School's statement on the wifi lawsuit. Fay School Web site, Aug 25, 2015.
  13. Verified complaint. G (fictitious name) et al. v The Fay School and Robert Gustavson. U.S. District Court for the District of Massachusetts, Case No 4:14-cv-40116-TSH, filed Aug 12, 2015.
  14. Second amended complaint. G v The Fay School, filed Jan 19, 2016.
  15. Defendants' memorandum of law in support of their motion for summary judgment. G v The Fay School, filed Sept 1, 2016.
  16. Defendants' memorandum of law in support of their motion in limine to exclude plaintiffs' expert witnesses. G v The Fay School, filed July 1, 2016.
  17. Hillman D. Memorandum and order on defendants' motion to exclude plaintiffs' experts and defendants' motion for summary judgment. G v The Fay School, filed Sept 29, 2017.
  18. Hillman D. Findings and order on the plaintiff's' motion for reconsideration and the defendants motion for judgment on the pleadings. G v The Fay School, filed June 8, 2018.

Este artículo fue revisado el 19 de octubre de 2019.

Por Dr Stephen Barret. revisado el 19 de octubre de 2019. , publicado originalmente en Quackwatch;
"Electromagnetic Hypersensitivity" Is Not a Valid Diagnosis

Con autorización de Quackwatch

Modificado por última vez en Miércoles, 13 Noviembre 2019 17:09

Información adicional

  • Traducción: Ignacio Turrubiartes Alvarado
  • Edición / Revisión: Selim Garcia

Stephen Barrett

Stephen Barrett, M.D., es un psiquiatra retirado que vive cerca de Chapel Hill, Carolina del Norte, ha alcanzado renombre nacional como autor, editor y defensor de los consumidores. Además de dirigir Quackwatch, es miembro del Comité de investigación escéptica.
En 1984, recibió el Premio Especial a la Citación del Comisionado de la FDA por el Servicio Público en la lucha contra la charlatanería de nutrición. En 1986, fue galardonado con la membresía honoraria en la American Dietetic Association. Desde 1987 hasta 1989, enseñó educación para la salud en la Universidad Estatal de Pennsylvania. Él figura en Marquis Who's Who in America y recibió el Premio por Servicio Distinguido a la Educación para la Salud 2001 de la Asociación Americana para la Educación para la Salud. También es miembro de la junta de Prescription Justice, un grupo sin fines de lucro que trabaja para bajar los precios de los medicamentos. Su biblioteca de investigación alberga más de 5,000 libros y 100,000 documentos y grabaciones recopiladas durante un período de 50 años.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La "anomalía" doppler de Guanajuato... explicada

    El 1 de septiembre pasado, el Radar Doppler del estado de Guanajuato parecía haber detectado una clase de estructura invisible con forma de llanta dentada, de unos 300 kms de diámetro; mientras algunos aseguran que se trató de un objeto físico, otros especulan sobre una anomalía electromagnética de origen siniestro. Se sabe que "apareció" en el radar alrededor de las 8 de la mañana, permaneciendo visible por más de media hora. Así, aunque ni el servicio meteorológico ni los expertos en el tema se escandalizaron, las imágenes del radar comenzaron a circular por redes sociales, haciendo viral un conjunto de teorías de la conspiración que involucran ovnis, armas climáticas y "vibraciones" de geometría sagrada. 

  • Suplementos minerales coloidales: Innecesarios y potencialmente peligrosos

     Los promotores de los minerales coloidales quieren que la gente crea que la causa generalizada de enfermedades es la deficiencia de minerales. Para contrarrestar este supuesto problema, están comercializando productos que se dice que se obtiene por medio del proceso de  lixiviación  (N del E, un proceso usado en minería que usa sustancias químicas para disolver y extraer los metales de los minerales) del esquisto en el  Emery Coal Field del centro de Utah.

  • Polen de abeja, jalea real y propóleo

     El "polen de abeja" es, en realidad el polen de las flores que es recolectado por las abejas conforme entran en la colmena o se cosechado por otros medios. Los gránulos de polen se adhieren a las patas de las abejas y otras partes del cuerpo, conforme recolectan el néctar (el precursor de la miel) dentro de las flores.

  • ¿Por qué no es una buena idea usar velas en el oído?

     "Vela en el oído", también conocida como candling, conoterapia, vela auricular o "ear coning", se refiere a varios procedimientos que implican colocar un dispositivo en forma de cono en el canal auditivo y supuestamente extraer cera del oído y otras impurezas con la ayuda de humo o una mecha encendida.

  • El agua hidrogenada no es el nuevo nutriente.

    El agua hidrogenada no es "el nuevo nutriente"; las declaraciones de las propiedades saludables son exageraciones, no ciencia.

    Una nueva moda, beber agua hidrogenada, afirma proporcionar todo tipo de beneficios para la salud. La evidencia científica es inexistente.

     El hidrógeno es un elemento, no un medicamento.

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba