Logo Verificiencia

¿Existe una conspiración para suprimir las curas contra el cáncer?

Los charlatanes suelen acusar a la profesión médica, las compañías farmacéuticas, la industria alimentaria, las agencias gubernamentales y / u otros "intereses creados" de conspirar contra las curas "naturales" del cáncer. Nunca se ha expuesto tal conspiración. Sin embargo, muchos pacientes, especialmente aquellos a quienes la medicina estándar no puede curar, adoptan la noción de que un pequeño pero dedicado grupo de rebeldes está desafiando al establecimiento médico al ofrecer curas naturales. Y los pacientes desesperados pueden encontrar más cómodo creer que las curas están siendo suprimidas que sentir que su situación es desesperada.

La acusación de conspiración tiene dos escenarios comunes. En uno, dicen que la oposición se basa en el miedo a la competencia. En el otro, afirman que se suprime una cura descubierta dentro del “establishment”. Ninguna de estas situaciones tiene sentido.

El sistema médico no es una entidad única. La industria de la atención médica incluye médicos, enfermeras, otros profesionales de la salud, compañías de seguros, organizaciones privadas de consumidores, universidades, agencias gubernamentales (como la FDA), hospitales, HMO (Organización de mantenimiento de salud por sus siglas en inglés) , otras organizaciones de atención administrada, organizaciones profesionales (como la AMA). , compañías farmacéuticas y otras corporaciones privadas. Estos grupos pueden tener intereses contrapuestos; y, dentro de cada grupo, los miembros individuales también pueden tener intereses contrapuestos y muchos no tienen intereses económicos en la atención del paciente. A algunos médicos privados se les paga por cada paciente que ven, pero a otros no. La mayoría de los que trabajan para HMO u otras organizaciones de atención administrada son asalariados o capitados (reciben una suma mensual fija por paciente, no por servicio). Aquellos que persiguen una carrera académica pueden recibir un salario y / u obtener dinero de becas de investigación. Para los médicos con ingresos fijos, más pacientes significa más trabajo, pero no más dinero. Algunos médicos dedican su carrera a la salud pública y no ven pacientes en absoluto. Y si un tratamiento oncológico costoso pudiera ser reemplazado por algo mucho menos costoso, las compañías de seguros lo aceptarían.

Los profesionales médicos con mayor probabilidad de conocer una nueva cura para el cáncer serían los de la medicina académica y la investigación. Los científicos básicos suelen descubrir nuevos tratamientos potenciales que realizan investigaciones de laboratorio sobre los mecanismos subyacentes de la enfermedad. Sus hallazgos sugieren posibles estrategias de tratamiento para esas enfermedades. Las compañías farmacéuticas o los institutos de investigación como los Institutos Nacionales de Salud (NIH) o el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), luego financian la investigación clínica para ver si el nuevo tratamiento potencial funciona, primero en animales y luego en humanos. El árbitro final de estos nuevos tratamientos es la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), que decide si los nuevos tratamientos son seguros y eficaces para los fines previstos. La mayoría de los tratamientos contra el cáncer los administran cirujanos, radiólogos y especialistas en cáncer que administran quimioterapia. La mayoría de los médicos no tratan a pacientes con cáncer.

¿Qué pasa con los científicos que descubren nuevos tratamientos? Si pueden demostrar eficacia, la publicación de sus datos les traerá fama y fortuna. Los beneficios podrían incluir becas de investigación, promoción académica, mejores instalaciones de investigación, invitaciones para hablar, honores, premios y otras oportunidades profesionales. Incluso los científicos que son egoístas y codiciosos tendrían mucho que ganar haciendo pública su información, al igual que las instituciones en las que trabajan.

¿Qué pasa con las compañías farmacéuticas? ¿No abandonarán simplemente una nueva droga que amenaza a sus drogas existentes? Este escenario también es inverosímil. Las compañías farmacéuticas buscan continuamente nuevos medicamentos, porque los medicamentos existentes tienen patentes que se agotarán. Además, cualquier empresa que pueda comercializar un nuevo medicamento que sea eficaz contra el cáncer obtendrá miles de millones de dólares por delante, incluso si los medicamentos existentes se vuelven obsoletos. Algunos teóricos de la conspiración afirman que las compañías farmacéuticas ignoran las sustancias "naturales" que no pueden patentarse y, por lo tanto, no pueden ser rentables. Sin embargo, si una sustancia natural resulta útil, las compañías farmacéuticas pueden desarrollar productos químicos relacionados que sean más efectivos.

Incluso si un ejecutivo miope de una compañía farmacéutica decidiera suprimir un nuevo medicamento porque era demasiado efectivo, los científicos involucrados podrían hacer pública la información, por el bien general, si no por otra razón. Entre las docenas de personas que tienen conocimiento interno, es probable que alguien tenga conciencia. La necesidad de apoyo de las compañías farmacéuticas podría eliminarse obteniendo una subvención del Instituto Nacional del Cáncer. Además, si el tratamiento realmente funciona, otros investigadores eventualmente podrían demostrarle al mundo que el tratamiento de hecho curó el cáncer. Esto nunca se ha hecho para ninguna cura del cáncer supuestamente "suprimida".

Los teóricos de la conspiración han afirmado que si mañana se encontrara un reemplazo simple y económico para los tratamientos de hoy, todas las facultades de medicina de Estados Unidos se tambalearían al borde de la bancarrota, porque el tratamiento del cáncer es una parte muy importante de sus ingresos. Esta afirmación tiene varios defectos:

  • Es muy poco probable que se produzca un reemplazo "simple y económico" de los tratamientos actuales. El cáncer no es una sola enfermedad, sino un grupo de más de 100 tipos diferentes. Ningún tratamiento ha demostrado ser eficaz para todos los cánceres, y es probable que no se descubra tal "solución mágica" en un futuro próximo.
  • Incluso si se pudiera encontrar una solución mágica, no estaría disponible pronto y se requerirían pruebas exhaustivas antes de que los tratamientos estándar pudieran abandonarse éticamente en su favor. La investigación necesaria llevaría muchos años, dando tiempo a los hospitales y escuelas de medicina para adaptarse. Los médicos y los investigadores no se quedarían sin trabajo por tal innovación. Si el nuevo tratamiento da como resultado una sobreoferta de especialistas en cáncer, menos médicos en formación elegirían esta especialidad y algunos oncólogos volverían a capacitarse para otro tipo de práctica. Es posible que algunos investigadores deban cambiar el enfoque de su investigación, pero sus habilidades básicas deberían simplificarlo.
  • La adopción generalizada de un tratamiento contra el cáncer de curandero sería en realidad la mayor amenaza que podrían enfrentar sus promotores, porque la competencia haría que el precio bajara.

Debido a que la medicina estándar se basa en gran medida en la ciencia y la evidencia, la práctica médica cambia constantemente. Se crean nuevos tratamientos, procedimientos y avenidas de investigación a medida que nuestro conocimiento se expande. Cada vez que se descubre un nuevo tratamiento, un tratamiento más antiguo se vuelve obsoleto, o al menos menos importante. El progreso fortalece la industria de la salud y no es una amenaza para ella. Hace medio siglo, la tuberculosis (TB) estaba muy extendida e incurable, hospitales enteros se dedicaban a la atención de casos crónicos. Una vez que los antibióticos estuvieron disponibles, los hospitales de tuberculosis se vaciaron y rara vez se necesitaron especialistas en tuberculosis. Los nuevos tratamientos contra la tuberculosis no se suprimieron debido al impacto que tendrían. En cambio, los hospitales se convirtieron para otros usos y los especialistas cambiaron su práctica.

Recuerde también que los médicos, los científicos básicos e incluso los ejecutivos de las empresas farmacéuticas son personas, con familiares y seres queridos. Es probable que muchos de los supuestos conspiradores se vean afectados por el cáncer, ya sea ellos mismos o dentro de sus familiares y amigos. Es difícil imaginar que alguien pueda ser lo suficientemente codicioso y miope como para condenar a sus seres queridos, e incluso a sí mismos, a una muerte prematura por cáncer, sin importar cuál sea la ganancia posible.


El Dr. Novella, miembro del consejo asesor de Quackwatch, es profesor asistente de neurología en la Facultad de medicina de la Universidad de Yale y presidente de la Sociedad Escéptica de Nueva Inglaterra

 

Por Dr Steve Novella, el 22 de Junio de 2000 , publicado originalmente en quackwatch;
Is There a Conspiracy to Suppress Cancer Cures?

Modificado por última vez en Miércoles, 03 Febrero 2021 16:36

Información adicional

  • Traducción: Javier Delgado Rosas

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba