Logo Verificiencia

Más estratagemas que pueden engañarte

Los promotores de lo “alternativo” buscan llegar a la gente de manera emocional. Lo que vende no es la calidad de su lógica o sus productos, sino la capacidad de influir en su audiencia. Sus estrategias básicas son prometer la luna y / o derrotar a la "competencia".

Para todos y cada uno, prometen una mejor salud y una vida más larga. Ofrecen soluciones para prácticamente todos los problemas de salud, incluidos algunos que han inventado. A los que sufren, les prometen alivio. A los incurables les ofrecen esperanza. A los que se preocupan por la nutrición, les dicen: "Asegúrese de tener suficiente". A un público preocupado por la contaminación, le dicen: "Compre productos naturales". Para las dolencias susceptibles de atención médica científica, ofrecen "alternativas no tóxicas más seguras". Y tienen un arsenal de estratagemas para defenderse de las críticas. Para ganar su lealtad no es necesario persuadirlo de que todas las declaraciones a continuación son verdaderas. Solo una puede ser suficiente para engancharte.

"¡Realmente nos preocupamos por ti!"

Aunque ser "cuidado" puede proporcionar un poderoso estímulo psicológico, no hará que un remedio sin valor sea efectivo. También puede fomentar la dependencia excesiva de una terapia inapropiada.

"Tratamos al paciente en todo su conjunto".

No hay nada de malo en prestar la debida atención al estilo de vida y las preocupaciones sociales y emocionales del paciente, además de los problemas físicos. De hecho, los buenos médicos siempre lo han hecho. Sin embargo, en la actualidad, la mayoría de los profesionales que afirman ofrecer métodos de salud "alternativos", "complementarios", "integradores" u "holísticos" se dedican a la charlatanería y adoptan términos como herramientas de marketing. En realidad, pocos "tratan al paciente en su conjunto".

Ausencia de efectos secundarios

Los métodos "alternativos" a menudo se describen como más seguros, más suaves y / o sin efectos secundarios. Si esto fuera cierto, ya menudo no lo es, su "remedio" sería demasiado débil para tener algún efecto. Cualquier medicamento lo suficientemente potente como para ayudar a las personas será lo suficientemente potente como para causar efectos secundarios. La aprobación de la FDA requiere evidencia de que la probabilidad de beneficio supera con creces el daño probable.

"Atacamos la causa de la enfermedad".

Los charlatanes afirman que cualquier cosa que hagan no solo curará la dolencia sino que también evitará problemas futuros. Esa afirmación es falsa. La enfermedad puede resultar de muchos factores, tanto internos como externos, algunos de los cuales han sido identificados y otros desconocidos. La atención médica científica puede prevenir ciertas enfermedades y reducir las probabilidades de contraer otras.

"Tratamos los fallos de la medicina".

A menudo se sugiere que la gente busque "alternativas" porque los médicos son bruscos y que si los médicos estuvieran más atentos, sus pacientes no recurrirían a charlatanes. Es cierto que esto sucede a veces, pero la mayor parte de la charlatanería no implica atención médica. Culpar a los médicos por la persistencia de los curanderos es como culpar a los astrónomos por la popularidad de la astrología. Las necesidades de algunas personas superan lo que puede proporcionar la atención médica científica y ética. Algunos albergan un antagonismo profundamente arraigado hacia la atención médica y el concepto de método científico. Pero la razón principal del éxito de la charlatanería es su capacidad para seducir a personas desprevenidas, crédulos o desesperados. Hace varios años, una encuesta realizada en Nueva Zelanda encontró que la mayoría de los pacientes con cáncer que usaban terapias “alternativas” estaban satisfechos con su atención médica y consideraban la atención “alternativa” solo como un complemento [1]. Un estudio más reciente encontró que solo el 4,4% de los encuestados informaron depender principalmente de terapias alternativas. El autor concluyó:

Además de tener más educación y reportar un peor estado de salud, la mayoría de los usuarios de medicina alternativa parecen estar haciéndolo no tanto como resultado de estar insatisfechos con la medicina convencional, sino principalmente porque encuentran que estas alternativas de atención médica son más congruentes con sus propios valores, creencias y orientaciones filosóficas hacia la salud y la vida [2].

- Piensa en positivo

Muchos promotores de charlatanes sugieren que el uso de su (s) método (s) proporcionará un beneficio mental que trasciende las propiedades físicas de su remedio. Esto se describe típicamente con términos como “interacción cuerpo / mente”, “mente sobre materia” o el poder del pensamiento positivo. Una actitud positiva puede hacer que las personas sean más aptas para cumplir con un régimen de tratamiento eficaz. Sin embargo, contrariamente a la "sabiduría popular", hay poca evidencia científica de que el optimismo o la fe en un tratamiento haga que las personas vivan más tiempo o se recuperen más rápido de una enfermedad. Incluso si lo hubiera, no compensaría los peligros de una confianza fuera de lugar.

"Seguir la corriente."

Los charlatanes y los promotores de vitaminas utilizan varias estrategias para afirmar que sus métodos son populares (lo que puede ser cierto o no), que la popularidad es un signo de eficacia (lo que a menudo no es cierto) y que, por lo tanto, debería probarlos. El reclamo de popularidad puede incluir respaldos o testimonios (que son intrínsecamente engañosos) o estadísticas (que generalmente están infladas). Las estadísticas pueden incluir el número de consumidores que supuestamente usan un método, cuánto tiempo ha estado en uso el método, el número de médicos que lo administran y / o el tiempo que un médico o una instalación ha estado en el negocio.

"Probado por el tiempo" o "¡Usado durante siglos!"

Esta táctica sugiere que el tiempo que se ha utilizado un remedio es una medida de su eficacia. Sus promotores insinúan que si el remedio no funciona, no permanecerá disponible. Algunos promotores afirman (a veces con sinceridad, a veces no) que sus métodos se han transmitido de generación en generación, están impregnados de sabiduría popular, se derivaron de escritos antiguos o similares. La falsedad de esta estratagema se ve fácilmente al señalar que la astrología ha sobrevivido durante miles de años sin evidencia confiable de validez. Tenga en cuenta también que muchos métodos genuinos sobreviven brevemente porque son reemplazados por otros más efectivos.

Respaldados por estudios científicos

Dado que la mayoría de la gente considera la evidencia científica como una ventaja, los promotores no científicos afirman tenerla cuando en realidad no la tienen. Sus escritos pueden enumerar docenas o incluso cientos de publicaciones que supuestamente respaldan lo que dicen. Pero las referencias que citan pueden ser imposibles de rastrear, malinterpretadas, desactualizadas, irrelevantes, inexistentes y / o basadas en investigaciones mal diseñadas. El ejemplo clásico es el libro Let's Get Well deAdelle Davis, que enumera 2.402 referencias. Muchos no apoyaron sus puntos de vista y algunos ni siquiera estaban relacionados con el pasaje en el que fueron citados. Lo que debe contar no es el número de referencias, sino su calidad y relevancia, que el lector promedio encontrará difícil o imposible de juzgar. Al hablar con expertos, los charlatanes pueden reconocer que “algunos aspectos de lo que hacemos no se comprenden bien”, lo que implica que otros aspectos tienen una base sólida y el resto eventualmente se fundamentará.

Más estudios están en proceso.

Si no existen estudios, los charlatanes suelen afirmar que se están realizando investigaciones. Si eso es cierto, implican que si su método no fuera eficaz, los investigadores de renombre no gastarían tiempo ni dinero en estudiarlo. Si un estudio genuino fracasa, los charlatanes afirman invariablemente que no fue diseñado correctamente. Además, en muchos casos, la afirmación de la investigación es una fabricación completa.

"¡Hazte cargo de tu salud!"

Este es probablemente el eslogan más poderoso en la bolsa de trucos del charlatán. En general, a las personas les gusta sentir que tienen el control de su vida. Los charlatanes se aprovechan de este hecho dándoles a sus clientes cosas que hacer, como tomar pastillas de vitaminas, preparar comidas especiales, meditar y cosas por el estilo. La actividad puede proporcionar un impulso psicológico, pero creer en cosas falsas tiende a tener un alto precio. El precio puede ser económico, psicológico (cuando se produce la desilusión), físico (cuando el método es perjudicial o la persona abandona el cuidado efectivo) o social (desvío de actividades más constructivas) [3].

“Piense por usted mismo.

Los charlatanes instan a las personas a ignorar la evidencia científica (que no pueden producir) en favor de la experiencia personal (la suya o la suya). Pero la experiencia personal no es la mejor manera de determinar si un método funciona. Cuando alguien se siente mejor después de haber usado un producto o procedimiento, es natural reconocer lo que se hizo. La mayoría de las dolencias son autolimitadas, e incluso las condiciones incurables pueden tener suficiente variación día a día para permitir que los métodos de curanderos obtengan un gran número de seguidores. Además, la adopción de medidas a menudo produce un alivio temporal de los síntomas (un efecto placebo). Por estas razones, la experimentación científica es casi siempre necesaria para establecer si los métodos de salud son realmente efectivos. La experiencia individual rara vez proporciona una base para separar la causa y efecto de la coincidencia. Tampoco se pueden determinar las probabilidades de que un tratamiento funcione sin seguir a los participantes en un estudio bien diseñado y tabular los fracasos y los éxitos, algo que los charlatanes no hacen.

¿Qué puedes perder?

A los charlatanes y a los promotores de vitaminas les gustaría que creyeras que sus métodos son inofensivos y, por lo tanto, no hay nada que perder al probarlos. Con las vitaminas tomadas como “seguro nutricional”, por ejemplo, muchas personas sienten que están haciendo una apuesta con muy poco que perder y mucho que ganar. Si un método no funciona, ¿realmente importan las probabilidades de que cause daño físico? Además, algunos métodos de charlatán son directamente dañinos; otros dañan al desviar a las personas de métodos probados. Todos desperdician el tiempo y / o el dinero de la gente.

"Si tan solo hubieras venido antes".

Esta frase es útil cuando falla el tratamiento. Anima a los pacientes y a sus supervivientes a no afrontar el hecho de que consultar al charlatán fue un error.

"La ciencia no tiene todas las respuestas".

Los charlatanes utilizan esta estratagema para sugerir mirar más allá de lo que la medicina científica tiene para ofrecer; también implican que, dado que la atención médica tiene limitaciones, ellos también tienen derecho a tenerlas. La ciencia médica no pretende tener todas las respuestas, pero su eficacia sigue aumentando porque el método científico ofrece formas de encontrar más respuestas. La idea de que las personas deberían recurrir a los remedios para curar cuando se sienten frustradas por la incapacidad de la ciencia para controlar una enfermedad es irracional. La charlatanería carece de respuestas genuinas y no tiene ningún método para encontrarlas.

No tengas miedo de experimentar.

Este consejo se basa típicamente en el cliché de que "lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra con el mismo problema". Aunque esta afirmación es literalmente cierta, los métodos científicos nos permiten determinar qué métodos tienen más probabilidades de funcionar y cuáles no vale la pena probar. Si un barril está lleno de manzanas que obviamente están podridas, ¿tiene sentido probarlas todas para ver si una sabe bien?

Trabajemos juntos.

Esta estratagema se utiliza para retratar a los charlatanes como "buenos tipos", al tiempo que sugiere que sus críticos no lo son. "Dado que la ciencia no tiene las respuestas", pueden decir, "dejemos de lado nuestras diferencias y trabajemos juntos por el bien común". Eso estaría bien si tuvieran algo que ofrecer además de promesas vacías. Los defensores de la "medicina complementaria" (también llamada "medicina integrativa") afirman integrar la medicina científica y la "alternativa", utilizando lo mejor de ambas. ¿Es útil agregar métodos ineficaces a métodos eficaces? ¿Tiene sentido acudir a alguien que utiliza los "mejores" métodos ineficaces? ¿Es probable que alguien cuyo proceso de razonamiento sea lo suficientemente defectuoso como para creer en cosas como la homeopatía pueda brindar atención médica de alta calidad? ¿Los profesionales "complementarios" utilizan métodos fiables con tanta frecuencia como deberían? Por lo que hemos visto, la respuesta a cada una de estas preguntas es no.

Tener la mente abierta.

Los charlatanes se presentan a sí mismos como innovadores y sugieren que sus críticos son rígidos, elitistas, parciales y cerrados a nuevas ideas. De hecho, tienen las cosas al revés. El problema real es si un método funciona. La ciencia proporciona formas de juzgar y descartar ideas infundadas. La ciencia médica progresa a medida que nuevos métodos reemplazan a los menos efectivos. Los métodos de charlatanería persisten mientras permanezcan comercializables. Incluso después de que se hayan ido, todavía pueden ser glorificados. La mentalidad abierta es la voluntad de seguir a donde lleva la evidencia y debe incluir la voluntad de ceder a investigaciones imparciales en lugar de las propias predilecciones [4]. No es de mente cerrada rechazar ideas que carecen de fundamento y carecen de una justificación científicamente plausible. Tampoco es de mente cerrada confiar en el vasto cuerpo de conocimiento científico acumulado como guía para dar consejos o tomar decisiones prácticas.

"¿Por qué no limpias tu propia casa?"

Este tipo de afirmación surge con mayor frecuencia en debates entre científicos y profesionales "alternativos", normalmente cuando este último no es un médico. Su objetivo es retratar al crítico como un entrometido o alguien con rencor. La respuesta simple es que las deficiencias de la atención médica no justifican ninguna forma de charlatanería. La cirugía innecesaria, por ejemplo, es un abuso de algo que funciona y es completamente diferente de la charlatanería, que es el uso de cosas que no funcionan. Otra gran diferencia es que la charlatanería está organizada. No existe una organización nacional de “Cirujanos dedicados a cirugías innecesarias”, pero existen organizaciones nacionales dedicadas a la charlatanería. Además, a diferencia de los miembros de la comunidad científica, los charlatanes rara vez critican su propia metodología o la de sus colegas.

Demuéstrame que me equivoco.

Los charlatanes intentan poner la ciencia de cabeza exigiendo que sus críticos demuestren que están equivocados. O pueden decir: "¿Cómo sabes que no funciona si no lo has probado?" Pero no hay suficientes recursos para probar todas las ideas que se proponen; por esta razón, los científicos tienden a buscar aquellos que parecen más prometedores. Según las reglas de la ciencia, la carga de la prueba recae en la persona que hace la afirmación. Los métodos no probados que carecen de una justificación plausible deben considerarse sin valor hasta que se demuestre lo contrario. La experiencia personal no sustituye a las pruebas científicas.

"No tenemos dinero para la investigación".

Cuando se les cuestiona sobre la falta de evidencia científica que respalde lo que defienden, los promotores de la charlatanería a menudo afirman que carecen de dinero para realizar investigaciones. Sin embargo, la investigación preliminar no requiere financiación ni mucho esfuerzo. Los ingredientes principales son observaciones clínicas cuidadosas, mantenimiento de registros detallados y seguimiento a largo plazo "para llevar la cuenta". Los defensores de los métodos "alternativos" casi nunca hacen ninguna de estas cosas. La mayoría de los que claman por la investigación lo hacen como una estratagema para despertar la simpatía del público. Lo último que quieren es una prueba científica que pueda demostrar que están equivocados. Si se realiza un estudio científico y resulta negativo, los proponentes afirman invariablemente que se realizó de manera incorrecta o que los evaluadores estaban sesgados. Los defensores de los llamados productos “naturales” (suplementos dietéticos y hierbas) a menudo se quejan de que es difícil o imposible obtener fondos porque los productos no pueden patentarse y, por lo tanto, las compañías farmacéuticas tienen pocos incentivos para estudiarlos. Eso puede ser cierto para algunos productos, pero ciertamente no lo es para todos. Piense, por un momento, en una aspirina común y corriente. Aunque no es patentable, ha sido objeto de miles de estudios publicados.

"Estaré encantado de mostrarte mis datos".

Algunos promotores invitan a los críticos a visitar su clínica, examinar sus registros y hablar con sus pacientes. Si se acepta la oferta, ¿realmente permitirían la visita? Si es así, ¿los visitantes tendrían acceso a los archivos de los pacientes? Incluso si lo fueran, mirar los registros (que pueden contener información falsa) no podría establecer que un método sea efectivo. Tampoco podía hablar con los pacientes. Pero parecer abiertos a inspección puede hacer que los promotores parezcan más creíbles.

"Estoy demasiado ocupado curando a las personas enfermas".

Los charlatanes usan esta respuesta cuando se les pregunta por qué no tabularon sus supuestamente buenos resultados y los enviaron para su publicación en una revista científica. La pregunta clave, por supuesto, es cómo se puede saber si un método funciona sin llevar un registro cuidadoso. La respuesta correcta es que no puedes. Incluso el simple registro de puntuaciones puede proporcionar información importante. En 1983, un naturópata llamado Steve Austin visitó la Clínica Gerson y le pidió a una treintena de pacientes con cáncer que le permitieran seguir su progreso. Pudo rastrear 21 de ellos a través de cartas anuales o llamadas telefónicas. En la marca de los cinco años, sólo uno seguía vivo (pero no libre de cáncer); el resto había sucumbido a su cáncer.

"¡Ellos persiguieron a Galileo!"

La historia de la ciencia está repleta de casos en los que los grandes pioneros y sus descubrimientos encontraron resistencia. William Harvey (naturaleza de la circulación sanguínea), Joseph Lister (técnica antiséptica) y Louis Pasteur (teoría de los gérmenes) son ejemplos notables. Los charlatanes de hoy afirman audazmente que ellos también son científicos adelantados a su tiempo. Sin embargo, un examen detenido mostrará cuán improbable es esto. Las ideas de Galileo, Harvey, Lister y Pasteur superaron su oposición porque se demostró que eran sólidas.

Cereal de la Libertad

Los charlatanes usan el lema “libertad de salud” para desviar la atención de ellos mismos y dirigirlos hacia las víctimas de enfermedades con las cuales simpatizamos naturalmente. A los charlatanes que insisten en que “la gente debe tener la libertad de elegir los tratamientos que quieran” les gustaría que pasáramos por alto dos cosas. Primero, nadie quiere ser engañado, especialmente en asuntos de vida y salud. Las víctimas de enfermedades no exigen tratamientos de charlatanería porque quieran ejercer sus "derechos", sino porque se les ha persuadido de que ofrecen esperanza. En segundo lugar, las leyes que proscriben las narices inútiles no están dirigidas contra las víctimas de la enfermedad, sino contra los promotores que intentan explotarlas. Estas leyes simplemente requieren que los productos que se ofrecen en el mercado de la salud sean seguros y eficaces. Si solo se requiriera seguridad, cualquier sustancia que no lo mataría en el lugar podría ser comercializada a los crédulos.

"Las toxinas están en todas partes".

Esta estratagema general intenta socavar la confianza pública en la atención médica basada en la ciencia, las medidas de salud pública, nuestro suministro de alimentos y muchos productos de consumo útiles. Además de recomendar evitarlos, muchos de los críticos ofrecen productos y servicios de “desintoxicación” [5].

"Ofrecemos alternativas".

Los promotores de la charlatanería son expertos en el uso de eslóganes y palabras de moda. Durante la década de 1970, popularizaron la palabra "natural" como una palabra mágica de venta. Durante la década de 1980, la palabra "holístico" ganó un uso similar. La palabra de moda líder en la actualidad es "alternativa". Utilizado correctamente, "alternativo" se refiere a métodos que tienen el mismo valor para un propósito particular. (Un ejemplo serían dos antibióticos capaces de matar un organismo en particular). Sin embargo, cuando se aplica a métodos cuestionables, el término induce a error porque los métodos que no son seguros o ineficaces no son alternativas razonables al tratamiento probado. Por este motivo, colocamos la palabra “alternativa” entre comillas cuando se refiere a métodos no generalmente aceptados por la comunidad científica y que no tienen una justificación plausible [6].

“Solo el 10-20% de los procedimientos médicos están comprobados”

Esta cifra se indicó en un informe de la Oficina de Tecnología de 1978, pero su fuente resultó ser una encuesta de 1963 de 19 médicos que practicaron en una ciudad del norte de Inglaterra durante dos semanas en 1961 y 1962 [7]. Durante los últimos 30 años, muchos estudios han analizado hasta qué punto las decisiones médicas en diversos entornos se basaron en pruebas. Un informe de 2001 que resumía 15 de estos estudios encontró que las intervenciones científicamente sustentables oscilaban entre el 45% y el 97%, con una mediana del 77% [8]. Dado que los métodos “alternativos” se definen como no probados, la cifra comparable para ellos sería cero.

Referencias

  1. Clinical Oncology Group. New Zealand cancer patients and alternative medicine. New Zealand Medical Journal 100:110-113, Feb 25, 1987.
  2. Astin JA. Why patients use alternative medicine: Results of a national study. Journal of the American Medical Association 279:1548-1553, 1998.
  3. Jarvis WT. How quackery harms cancer patients. Quackwatch, Oct 11, 2006.
  4. Adler JE. Open minds and the argument from ignorance. Skeptical Inquirer 22(1):41-44, 1998.
  5. Barrett S. “Detoxification schemes and scams. Quackwatch, June 8, 2011.
  6. Barrett S. Be wary of “alternative” health methods. Quackwatch, Feb 10, 2004.
  7. Barrett S. The making of a medical myth:”Only 10-20% of medical procedures are proved.” Quackwatch, Aug 12, 2018.
  8. Imrie RH, Ramey DW. The evidence for evidence-based medicine. The Scientific Review of Alternative Medicine 5(2):104-107, 2001.

_______________________

Este articulo esta basado en informacion de The Vitamin Pushers: How the Health Food Industry Is Selling Americans a Bill of Goods.

Por Stephen Barrett, M.D. 212 de agosto de 2018 , publicado originalmente en Quackwatch ;
Más estratagemas que pueden engañarte

Con autorización de  Stephen Barrett

Modificado por última vez en Sábado, 13 Marzo 2021 06:14

Información adicional

  • Traducción: Elliot Payen
  • Edición / Revisión: Javier Delgado

Stephen Barrett

Stephen Barrett, M.D., es un psiquiatra retirado que vive cerca de Chapel Hill, Carolina del Norte, ha alcanzado renombre nacional como autor, editor y defensor de los consumidores. Además de dirigir Quackwatch, es miembro del Comité de investigación escéptica.
En 1984, recibió el Premio Especial a la Citación del Comisionado de la FDA por el Servicio Público en la lucha contra la charlatanería de nutrición. En 1986, fue galardonado con la membresía honoraria en la American Dietetic Association. Desde 1987 hasta 1989, enseñó educación para la salud en la Universidad Estatal de Pennsylvania. Él figura en Marquis Who's Who in America y recibió el Premio por Servicio Distinguido a la Educación para la Salud 2001 de la Asociación Americana para la Educación para la Salud. También es miembro de la junta de Prescription Justice, un grupo sin fines de lucro que trabaja para bajar los precios de los medicamentos. Su biblioteca de investigación alberga más de 5,000 libros y 100,000 documentos y grabaciones recopiladas durante un período de 50 años.

Inicia sesión para enviar comentarios

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Masaje terapéutico: plagado de charlatanería

    El masaje se define habitualmente como la manipulación manual (con la mano) de los tejidos blandos del cuerpo con fines terapéuticos, mediante movimientos que incluyen deslizamiento, amasamiento, presión, golpeteo y / o vibración.

  • Tenga cuidado con la terapia Simoncini contra el cáncer

    Tullio Simoncini afirma que el cáncer es causado por un hongo y que se puede curar con la administración de bicarbonato de sodio. No hay evidencia científica que respalde esta afirmación, y hay buenas razones para creer que el tratamiento es peligroso.

  • Fluoración: no dejes que los traficantes del miedo te asusten

    Los fluoruros son sales minerales se encuentran naturalmente en la mayoría de los suministros de agua. La fluoración es el ajuste de la concentración de fluoruro natural a aproximadamente una parte de fluoruro por un millón de partes de agua. Aunque la fluoración es segura y eficaz para prevenir la caries dental, las desorientadas tácticas de los traficantes del miedo han privado a muchas comunidades de sus beneficios.

  • Cómo se utilizan las pruebas de metales en orina "provocadas" para engañar a los pacientes

    A muchos pacientes se les dice falsamente que su cuerpo tiene niveles peligrosamente altos de plomo, mercurio u otros metales pesados y que deben “desintoxicarse” para reducir estos niveles. Este artículo explica cómo se utilizan las pruebas de orina "provocadas" para este propósito.

  • La "anomalía" doppler de Guanajuato... explicada

    El 1 de septiembre pasado, el Radar Doppler del estado de Guanajuato parecía haber detectado una clase de estructura invisible con forma de llanta dentada, de unos 300 kms de diámetro; mientras algunos aseguran que se trató de un objeto físico, otros especulan sobre una anomalía electromagnética de origen siniestro. Se sabe que "apareció" en el radar alrededor de las 8 de la mañana, permaneciendo visible por más de media hora. Así, aunque ni el servicio meteorológico ni los expertos en el tema se escandalizaron, las imágenes del radar comenzaron a circular por redes sociales, haciendo viral un conjunto de teorías de la conspiración que involucran ovnis, armas climáticas y "vibraciones" de geometría sagrada. 

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba