Logo Verificiencia

DHEA: ignore las afirmaciones desmesuradas

Los informes noticiosos han llamado a la DHEA "la madre de todas las hormonas". Un nuevo libro la llama una "superhormona". En Internet, se anuncia como la "fuente de la hormona de la juventud".

En la corte de los medios de comunicación y la opinión pública, la DHEA es la reina, una píldora que puede ayudarnos a vivir más tiempo, perder peso o ganarlo, prevenir el cáncer, las enfermedades cardíacas, el Alzheimer, y combatir el SIDA y otras enfermedades infecciosas. El crescendo de elogios por esta hormona ha ahogado las serias advertencias que están planteando los principales investigadores en el campo:

Lo único que deben decirles a sus lectores es que sabemos muy poco sobre la DHEA. La exageración está fuera de control, y no puedo enfatizar lo suficiente que debe usarse con precaución, si es que se debe usar, hasta que sepamos más, dice Samuel Yen, MD, profesor de medicina reproductiva en la Universidad de California, San Diego. . Los informes de las noticias y los anuncios citan ampliamente sus estudios de personas que tomaron suplementos de DHEA durante tres meses como prueba de que la hormona "funciona".

"Nadie debe tomar DHEA excepto bajo la supervisión de un médico, quien debe controlar de manera rutinaria los niveles de esteroides y colesterol, la tolerancia a la glucosa y la salud de la próstata en los hombres", dice John Nestle, MD, profesor de endocrinología y metabolismo en Virginia Commonwealth University, quien estudia los efectos de la DHEA sobre la diabetes y la coagulación sanguínea.

La DHEA es el aceite de serpiente de los 90. Me pone muy nervioso que la gente esté usando una droga de la que no sabemos nada. No lo recomendaré ”, dice Elizabeth Barrett-Connor, MD, profesora y directora del departamento de medicina familiar y preventiva de la Universidad de California en San Diego. Sus estudios sobre los niveles naturales de DHEA en personas mayores sugieren que los niveles más altos pueden proteger a los hombres contra las enfermedades cardíacas.

Vender potentes hormonas esteroides en tiendas naturistas o por correo podría ser un desastre en ciernes. La DHEA debe clasificarse como un fármaco en investigación y usarse solo en la investigación clínica hasta que sepamos qué hace y sus efectos secundarios ”, dice Peter Hornsby, PhD, profesor asociado de biología celular en Baylor College of Medicine. Su equipo acaba de identificar las células productoras de DHEA del cuerpo.

¿Por qué declaraciones tan contundentes de los investigadores que piensan que la DHEA algún día puede tener un uso médico? Hasta la fecha, no hay pruebas sólidas de que los suplementos de DHEA tengan un beneficio real para los humanos. Tampoco hay pruebas de que sean completamente benignos. "Desafortunadamente, no vemos los problemas asociados con el uso de hormonas hasta años después", dice Peter Casson, MD, profesor asistente de obstetricia y ginecología en Baylor College of Medicine. Citó como ejemplo el nivel más alto de cáncer de mama en mujeres que tomaron dietilestilbestrol (DES) para prevenir un aborto espontáneo, que se descubrió solo después de años de uso.

¿Qué es la DHEA?

La dehidroepiandrosterona, o DHEA, es una hormona esteroide, un primo químico de la testosterona y el estrógeno. Está hecho de colesterol producido por las glándulas suprarrenales, que se encuentran encima de cada riñón. Durante los primeros años de vida, las glándulas suprarrenales producen muy poca DHEA. Alrededor de los seis o siete años, comienzan a producirlo. La producción alcanza su punto máximo a mediados de los 20, cuando la DHEA es la hormona más abundante en circulación. Desde los primeros 30 años en adelante, hay una disminución constante en la producción de DHEA, por lo que la persona promedio de 75 años tiene solo el 20% de la DHEA en circulación que tenía 50 años antes. En todas las edades, los hombres tienden a tener niveles más altos de DHEA que las mujeres.

Por definición, las hormonas son mensajeros químicos producidos en una glándula o tejido que inician, detienen o de otra manera orquestan la actividad en algún otro problema. Eso hace que la DHEA sea una hormona solo de nombre, ya que nadie sabe exactamente qué hace en el cuerpo. Durante años se pensó que era una especie de basura química que quedaba de la producción de otras hormonas. Hoy, “todavía no hemos podido identificar ningún mecanismo de acción”, dice el Dr. Casson.

De hecho, lo único en lo que los investigadores pueden estar de acuerdo es en que la DHEA se convierte fácilmente en otras hormonas, especialmente estrógeno y testosterona.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no está segura de qué hacer con los suplementos de DHEA. Hace diez años, la agencia les dijo a las empresas que dejaran de vender DHEA, que en ese momento se comercializaba para bajar de peso, y la clasificó como un nuevo medicamento no aprobado, que solo se puede obtener con receta médica. Luego, en 1994, la DHEA se reclasificó como un suplemento dietético, lo que permitió la venta sin receta.

LA EVIDENCIA

Gran parte de la reputación de la DHEA como una hormona maravillosa proviene de experimentos en los que se alimentó a ratones o ratas con dosis diarias. Dichos estudios han demostrado que la DHEA puede prevenir o retrasar la aparición del cáncer, el "endurecimiento" de las arterias, las infecciones virales letales, la inmunidad disminuida, la obesidad y la diabetes. Pero lo que funciona en roedores no necesariamente funciona en humanos. Eso puede ser especialmente cierto en este caso, porque las ratas y los ratones producen solo alrededor de 1 / 10,000 de la DHEA que producimos.

Un primer estudio en humanos que señaló los posibles beneficios de la DHEA provino del grupo del Dr. Barrett-Connor. Midieron los niveles de DHEA en muestras de sangre tomadas de casi 2,000 hombres y mujeres entre 1972 y 1974 y observaron cuántos murieron de enfermedades cardíacas. En 1986, informaron que los hombres con altos niveles de DHEA tenían muchas menos probabilidades de morir de una enfermedad cardíaca, mientras que las mujeres con altos niveles de DHEA tenían un mayor riesgo. Sin embargo, un análisis más detallado publicado a fines del año pasado mostró que los hombres con niveles de DHEA por encima del promedio a principios de la década de 1970 tenían solo un 15% menos de probabilidades de haber muerto de enfermedad cardíaca, mientras que no hubo asociación entre los niveles de DHEA y la enfermedad cardíaca en mujeres.

El trabajo más largo y quizás más cuidadosamente realizado en humanos proviene del Dr. Yen y sus asociados. En su último estudio, publicado el año pasado en un número especial de los Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York dedicado a la DHEA y el envejecimiento, ocho hombres y ocho mujeres de 50 a 65 años tomaron 100 miligramos de DHEA o una pastilla de placebo idéntica cada noche durante tres meses. Durante tres meses después de eso, tomaron la píldora opuesta.

A las dos semanas de comenzar con DHEA, los niveles circulantes de la hormona eran un poco más altos de lo que normalmente se encuentran en los adultos jóvenes. La masa corporal magra aumentó ligeramente en ambos sexos, al igual que la fuerza muscular, que también mejoró con el placebo. La masa corporal grasa disminuyó en los hombres pero aumentó un poco en las mujeres. También hubo un aumento en algunos marcadores químicos que sugirieron una mejora en la función inmunológica, aunque no se midió el número de resfriados y otras enfermedades.

Un estudio anterior del grupo del Dr. Yen mostró que tres meses de dosis diarias de 50 miligramos de DHEA mejoraron significativamente la sensación de "bienestar", no mejoró el deseo sexual, como suelen afirmar los anuncios de DHEA.

Otro estudio en el que los voluntarios tomaron DHEA sugiere que esta hormona puede ayudar a tratar la enfermedad autoinmune lupus. Se están realizando ensayos que analizan la capacidad de la DHEA para estimular el sistema inmunológico y mantener la función mental en adultos mayores.

Los experimentos en unas pocas docenas de personas durante seis meses difícilmente constituyen una prueba de que un tratamiento funcione. “Lo que realmente necesitamos en este momento son algunos ensayos clínicos a largo plazo para identificar beneficios y riesgos claros”, dice el Dr. Nestler.

Una razón por la que estos ensayos son cruciales es que la DHEA tiene efectos secundarios, algunos de los cuales pueden ser irreversibles. Dado que la DHEA se convierte en testosterona, a algunas mujeres que la toman les crece vello corporal o facial y, si tienen menos de 50 años aproximadamente, pueden dejar de menstruar. También se ha demostrado que la DHEA reduce los niveles de colesterol HDL ("bueno") en las mujeres y podría aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca, la principal causa de muerte de las mujeres mayores. "No tenemos idea de lo que podría hacer la DHEA con el riesgo de cáncer de mama", dice el Dr. Nestler.

En los hombres, el aumento de los niveles de testosterona que se observa con las píldoras diarias de DHEA podría estimular el crecimiento de un pequeño tumor de próstata que de otro modo habría permanecido inactivo. El exceso de testosterona también podría hacer que la próstata se agrande, dificultando la orina. 

Conclusión

Gran parte del interés popular y científico en la DHEA proviene del énfasis de nuestra cultura en la juventud. Si los niveles de esta hormona disminuyen con la edad, se piensa, podríamos evitar los problemas de salud que acompañan al envejecimiento, o incluso extender nuestra vida útil, manteniendo altos los niveles de DHEA. Muchas personas ya están tomando DHEA por si acaso esto resulta ser cierto. Eso no sería un problema si esta sustancia fuera tan segura como la vitamina C. Pero como potente hormona esteroide, la DHEA tiene el potencial de producir efectos secundarios de gran alcance en todo el cuerpo...

Con la DHEA y el envejecimiento, no existen beneficios comprobados y algunos riesgos potencialmente graves. Sin embargo, la gente está acudiendo en masa para usar esta sustancia virtualmente no regulada, lo que preocupa al editor asociado de HealthNews, Arthur Feinberg, MD.

"El potencial de efectos secundarios irreversibles es real", dice. "Entonces, dado que no hay evidencia convincente de ningún beneficio de la DHEA, creo firmemente que la gente no debería tomarla".

 

 

Por  Pat Skerrett 27 de enero de 2004, publicado originalmente en Quackwatch;
DHEA: Ignore the Hype

Con autorización de Pat Skerrett es exeditor del blog Harvard Health y exeditor ejecutivo de Harvard Health Publishing. Antes de eso, fue editor de Harvard Heart Letter durante diez años.

Modificado por última vez en Domingo, 02 Mayo 2021 22:14

Información adicional

  • Traducción: Eduardo N. Torres
  • Edición / Revisión: Javier Delgado
Inicia sesión para enviar comentarios

Artículos relacionados (por etiqueta)

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba