Logo Verificiencia

Uso prudente de medicamentos

El uso seguro y eficaz de los medicamentos depende de que el paciente comprenda el régimen de medicamentos, sus riesgos y beneficios, y las precauciones necesarias asociadas con cada medicamento.

En muchos casos, la clave para un uso seguro y eficaz de la medicación es la comunicación abierta con la persona que prescribe el medicamento. Los siguientes puntos deberían preocuparle.

  • El Nombre del fármaco. Conocer el nombre no solo le permitirá buscar información sobre el medicamento, sino que también le permitirá discutirlo con su médico (u otro médico) en caso de que sea necesario.
  • El propósito de la medicina. Esta información lo ayudará a comprender su tratamiento y si está funcionando o no.
  • ¿Cómo y cuándo debe tomarse? Esta información básica estará en la etiqueta del producto. Es mejor tomar algunos medicamentos con el estómago vacío (antes de las comidas) para una máxima absorción. Es mejor tomar algunos con el estómago lleno para evitar que los medicamentos irriten el estómago. Algunos se inactivan con los alimentos y deben tomarse con el estómago vacío. Algunos deben tomarse en un horario exacto, mientras que otros no. Puede ser útil llevar un registro escrito de lo que está haciendo, especialmente cuando se toman varios medicamentos en diferentes horarios.
  • ¿Hay algunas instrucciones especiales? A veces, determinados alimentos, bebidas alcohólicas u otros medicamentos reaccionarán de manera desfavorable con el medicamento recién recetado. Asegúrese de que su médico esté al tanto de otros medicamentos, suplementos dietéticos o hierbas que esté usando.
  • ¿Qué efectos secundarios pueden ocurrir? Todos los medicamentos tienen posibles efectos secundarios. Si ocurren, en algunos casos no es necesario hacer nada y se puede continuar con la medicación. En otros, se recomendará un cambio de dosis o un medicamento diferente. La aparición de ciertos efectos secundarios sería una razón para dejar de usar el medicamento. Puede ser útil conocer los efectos secundarios comunes y qué hacer si ocurren. Uno de los efectos secundarios más importantes es la somnolencia, una característica común de los antihistamínicos, sedantes y medicamentos para problemas mentales y emocionales. Las personas que toman cualquiera de estos medicamentos no deben conducir un automóvil hasta que hayan determinado que los medicamentos no interferirán con su capacidad para hacerlo de manera segura. Se puede obtener información sobre los efectos secundarios preguntando a su médico o farmacéutico o consultando una persona de referencia que sea confiable.
  • ¿Cuánto tiempo se debe tomar el medicamento? Algunos medicamentos solo deben tomarse hasta que desaparezcan los síntomas, mientras que otros deben tomarse durante un período especificado de antemano. Por ejemplo, los analgésicos pueden detenerse cuando el dolor desaparece, pero los antibióticos generalmente se recetan durante 7 a 14 días para erradicar los gérmenes que permanecen aunque los síntomas de la infección hayan desaparecido.
  • ¿Qué debo hacer si omito una dosis? En algunos casos, será aconsejable compensar la dosis para mantener un nivel sanguíneo adecuado de un medicamento. En otros casos, no importará, y duplicar la dosis aumentará la probabilidad de efectos secundarios.
  • ¿Se dispone de información escrita sobre el medicamento? Algunos médicos proporcionan hojas de instrucciones sobre medicamentos recetados habituales. Es posible que el farmacéutico que surta la receta le proporcione un instructivo, pero estos tienden a ser demasiado técnicos. Hay excelentes libros de referencia disponibles, y pronto estará disponible información completa en los sitios web de las farmacias en línea.
  • ¿Hay un equivalente genérico disponible? Los medicamentos genéricos generalmente cuestan menos y son tan potentes como las de marca. Algunos médicos los recetan habitualmente, pero otros piensan que son inferiores o simplemente no se molestan. Con algunos medicamentos para enfermedades graves, puede haber una razón médica para evitar un medicamento genérico. Pero en la mayoría de los casos no hay razón para que no se puedan utilizar.

No debería ser necesario preguntarle a su médico acerca de todas estas cosas cada vez que reciba una receta. Un buen médico comunicará la mayor parte de esta información cuando se recete el medicamento. Pero no espere ni exija una discusión prolongada sobre los efectos secundarios poco comunes y las complicaciones de los medicamentos comunes. Si cree que su médico no se está comunicando lo suficiente, una pregunta con tacto puede llevar a una aclaración.

Varios tipos de ayudas pueden ayudar a las personas a tomar sus medicamentos correctamente. Estos incluyen calendarios de medicamentos, hojas de instrucciones individuales, frascos codificados por colores, tarjetas blíster, bandejas para calendarios, bolsas plásticas con cierre automático en las que se escriben las fechas y horas de la medicación, tapas de botellas especiales que registran cuándo se abren las botellas y tapas de botellas y cajas que emiten un pitido o zumbido cuando es hora de tomar una dosis.

Cuando viaje, trate de llevar suficiente medicamento para satisfacer sus necesidades. Llevar una receta adicional puede ser aconsejable en caso de que pierda su equipaje o se agote su suministro. Si un recipiente a prueba de niños es difícil de manejar, pídale al farmacéutico uno que sea fácil de abrir.

Precauciones De Seguridad

  • Si va a más de un médico, informe a cada uno de los medicamentos recetados y de venta libre que esté tomando. Es una buena idea llevar un registro con usted. También informe al médico sobre cualquier reacción adversa a medicamentos que haya tenido.
  • Siga la dosis prescrita. Tomar más puede aumentar las posibilidades de reacciones adversas sin aumentar las posibilidades de beneficio. Y no deje de tomar un medicamento porque crea que no está funcionando. Algunos medicamentos deben tomarse durante varios días o incluso semanas antes de que su efecto sea evidente. En su lugar, comuníquese con su médico para obtener instrucciones. Mantenga un registro diario de todos los medicamentos que toma, especialmente si los programas de tratamiento son complicados.
  • Recuerde que el alcohol y los sedantes pueden multiplicar el efecto del otro en el cerebro. No mezcle alcohol y pastillas para dormir, agentes ansiolíticos ni ninguna otra droga que tenga efectos sedantes. Si bebe con regularidad, asegúrese de que su médico lo sepa.
  • Mantenga sus medicamentos en sus envases originales para que no se produzcan confusiones sobre qué medicamento es cuál.
  • Recuerde que puede ser peligroso compartir medicamentos con otras personas. Al recetar medicamentos, los médicos tienen en cuenta la edad, el peso, el sexo, otros medicamentos que toma y otros factores del paciente. Lo que es bueno para una persona puede no serlo para otra.
  • Limpia tu botiquín periódicamente. Deseche los medicamentos que hayan caducado o hayan cambiado de color, olor o textura. Tírelos por el inodoro para que nadie más pueda usarlos. Los medicamentos recetados para una enfermedad anterior o para otra persona no deben tomarse sin antes consultar con el médico. Es posible que el fármaco haya perdido su fuerza o haya cambiado su composición, o puede que esté disponible un fármaco más apropiado para la enfermedad.
  • Llame al médico de inmediato si se produce una reacción inusual a un medicamento.
  • Considere comprar todos sus productos recetados en una farmacia con una computadora que los rastree y advierta al farmacéutico sobre posibles interacciones adversas con los medicamentos. Esto podría tener un valor protector si su médico pasa por alto una interacción significativa. Sin embargo, este beneficio potencial debe sopesarse con la ventaja de comparar las compras para ahorrar dinero.

25 de octubre, 1999 , publicado originalmente en Quackwatch;
Prudent Use of Medications

Con autorización de Quackwatch

Modificado por última vez en Sábado, 26 Junio 2021 19:35

Información adicional

  • Traducción: Marco Antonio López
  • Edición / Revisión: Javier Delgado

Stephen Barrett

Stephen Barrett, M.D., es un psiquiatra retirado que vive cerca de Chapel Hill, Carolina del Norte, ha alcanzado renombre nacional como autor, editor y defensor de los consumidores. Además de dirigir Quackwatch, es miembro del Comité de investigación escéptica.
En 1984, recibió el Premio Especial a la Citación del Comisionado de la FDA por el Servicio Público en la lucha contra la charlatanería de nutrición. En 1986, fue galardonado con la membresía honoraria en la American Dietetic Association. Desde 1987 hasta 1989, enseñó educación para la salud en la Universidad Estatal de Pennsylvania. Él figura en Marquis Who's Who in America y recibió el Premio por Servicio Distinguido a la Educación para la Salud 2001 de la Asociación Americana para la Educación para la Salud. También es miembro de la junta de Prescription Justice, un grupo sin fines de lucro que trabaja para bajar los precios de los medicamentos. Su biblioteca de investigación alberga más de 5,000 libros y 100,000 documentos y grabaciones recopiladas durante un período de 50 años.

Inicia sesión para enviar comentarios

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Dietas Bajas en Carbohidratos

    Muchos promotores de esquemas dietéticos nos hacen creer que una sustancia especial o una combinación de alimentos resultará automáticamente en una reducción de peso. Esto simplemente no es verdad. Para perder peso, se debe comer menos, hacer más ejercicio o las dos cosas.

  • Un nuevo estudio refuerza la conclusión de que el autismo es principalmente genético

    La semana pasada se publicó  (julio 2019) el estudio epidemiológico más grande de este tipo y se concluyó, una vez más, que el autismo se debe principalmente a los genes y que el componente ambiental del riesgo de autismo es mucho menor. No es sorprendente que, una vez más, los antivacunas no hayan querido escuchar ese mensaje.

  • ¿Son realmente los errores médicos la tercera causa más común de muerte en los Estados Unidos? (Edición 2019)

    La afirmación de que los errores médicos son la tercera causa principal de muerte en los Estados Unidos siempre se ha basado en evidencia muy inestable; Sin embargo, se ha convertido en sabiduría común que se cita como si todos lo aceptaran. Pero si las estimaciones de 250,000 a 400,000 muertes debido a errores médicos son demasiado altas, ¿cuál es el número real? Un estudio publicado el mes pasado (enero del 2019) sugiere que es casi seguro que es mucho más bajo y ha estado disminuyendo modestamente desde 1990.

  • Desmintiendo el mito de que "solo se comprueba el 10-20% de los procedimientos médicos"

    Los críticos de la medicina estándar a veces citan un informe de la OTA (Oficina de Evaluación de Tecnología de los Estados Unidos, que operó de 1972 a 1995) que en 1978 afirmaba que "solo del 10 al 20 por ciento de los procedimientos que se usan actualmente en la práctica médica han demostrado ser eficaces mediante un ensayo controlado" [1]. Algunos promotores de prácticas "alternativas" no probadas citan esta estadística para justificar sus actividades.

  • ¿Existe aun la Alopatia?

    Alopatía es una palabra que Samuel Hahnemann, creador  de la pseudociencia de la Homeopatía, acuñó para referirse a  la medicina que se practicaba en su época, alrededor del siglo XVIII y principios del  XIX. La de esa época era un tipo de medicina mezcla de superstición, viejas tradiciones y especulación; era extremadamente agresiva y muchas veces mortal. Esta forma de tratamiento desapareció cuando en el siglo XIX los principios del pensamiento científico se aplicaron a la medicina y  muchas de esas prácticas fueron lentamente eliminadas al demostrarse su ineficacia y peligrosidad.

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba