Logo Verificiencia

¿Reciben los niños demasiadas vacunas? La respuesta es NO

Algunos opositores a la vacunación intentan parecer respetables al afirmar que no están en contra de la vacunación, pero creen que se deben administrar menos vacunas a la vez y que el calendario de vacunas debe espaciarse.

Por ejemplo, en un episodio reciente del programa "Good Morning America", los actores Jenny McCarthy y Jim Carrey, con la ayuda de la presentadora Diane Sawyer, promovieron la idea de que las vacunas tienen un "efecto acumulativo" y que administrar varias a la vez podría causar interacciones adversas [ 1]. El pediatra Jay Gordon, MD, a quien McCarthy consultó sobre su hijo, también aboga por retrasar ciertas vacunas [2]. Este artículo explica por qué la afirmación de "demasiadas vacunas" no tiene la más mínima base en la realidad.

Las vacunas administran pequeñas cantidades de antígeno (substancias que provocan respuestas de anticuerpos) o gérmenes debilitados genéticamente que se multiplican más lentamente y durante un período de tiempo más corto que sus contrapartes que producen enfermedades. Como resultado, en lugar de estar expuesto a infecciones durante una enfermedad de 7 a 14 días, el cuerpo "conoce" el antígeno suficiente para desarrollar anticuerpos protectores. Por ejemplo, mientras que una infección por hepatitis B expone al cuerpo a 1.100 microgramos de antígeno por hora durante una semana, la serie de vacunas contra la hepatitis proporciona un total de 30 microgramos [3]. Por lo tanto, si los supuestos efectos nocivos de una vacuna se debieran a demasiados antígenos diferentes, exceso de un solo antígeno o demasiado frecuentes, las enfermedades seguirían causando muchos más problemas que las vacunas.

La capacidad del sistema inmunológico es enorme

El programa recomendado actualmente, publicado en el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., exige 5 organismos vivos o debilitados y 21 antígenos diferentes para los 6 años. Se agregan algunos más entre los 7 y los 18 años. El objetivo es proteger a los niños pequeños lo antes posible de enfermedades que son muy peligrosas para ellos.

La capacidad del sistema inmunológico para responder a los antígenos es enorme y mucho mayor de lo que la mayoría de la gente cree. Los expertos estiman que los humanos pueden generar alrededor de 10 mil millones de anticuerpos diferentes [4] y que, debido a la exposición a gérmenes y otros materiales extraños, las personas producen entre 1 millón y 100 millones de anticuerpos diferentes durante nuestra vida [5]. El programa de vacunación produce un total de aproximadamente 30 anticuerpos. También se estima que (a) cada bebé tiene la capacidad teórica de responder a alrededor de 10,000 vacunas en cualquier momento y (b) si las 11 vacunas recomendadas de manera rutinaria se administraran juntas, el sistema inmunológico necesitaría usar solo alrededor del 0.1% de su capacidad para procesarlos [6].

La vida proporciona mucha más exposición a microorganismos que las vacunas

Tenemos, dentro y fuera de nosotros, alrededor de 100 mil millones de bacterias, que son de 10 a 100 veces más bacterias que las células que nos conforman. Ese es solo nuestro microbioma normal. Esto representa alrededor de 1.000 especies distintas de bacterias. Los seres humanos nacen libres de bacterias y adquieren un microbioma bacterial normal complejo y enorme en meses. En el primer año de vida, los bebés están expuestos, por primera vez, a todas las bacterias de sus padres y hermanos y algunas de la mascota de la familia y el medio ambiente. La exposición al antígeno resultante es miles de veces mayor que la exposición del programa de vacunación.

La cantidad de bacterias en tu propio ecosistema, por supuesto, palidece hasta la insignificancia en comparación con las bacterias en el suelo, alrededor de un millón de especies por gramo de suelo, más las que se encuentran en el agua, en las mascotas, en el aire, etc., etc. . Las estimaciones llegan a mil millones de especies bacterianas diferentes en el mundo. Los virus, levaduras, mohos, parásitos y ácaros pueden proporcionar millones más. El sistema inmunológico mantiene a raya a estos microorganismos. Cada especie de bacteria tiene múltiples sitios que pueden provocar una respuesta de anticuerpos. No es simplemente un anticuerpo para cada organismo. Cuántos se desarrollan contra un microorganismo depende de la complejidad del organismo. No es inusual producir decenas de anticuerpos contra una cepa bacteriana.  Si respondemos con solo 3 anticuerpos a cada especie bacteriana de nuestro microbioma natural y 3 anticuerpos cada uno a solo 100,000 de los más de 10 billones de organismos ambientales, esos serían 300.000 anticuerpos. La producción de tantos anticuerpos a los 18 años sería un promedio de 46 por día. El programa estándar de vacunación infantil provoca un total de aproximadamente 150 [7]. El principal libro de texto sobre enfermedades infecciosas identifica aproximadamente 1300 bacterias que pueden causar enfermedades. Esto se traduce en más de 13.000 antígenos potenciales, casi 100 veces más que el calendario de vacunación recomendado.

Aunque el número de inyecciones ha aumentado en los últimos años, la carga real sobre el sistema inmunológico ha disminuido. Esto se debe a que las vacunas de hoy son "más inteligentes" y están mejor diseñadas que las inyecciones de hace algunas décadas. Por ejemplo, antes de 1991, la vacuna contra la tos ferina (pertusis) tenía 3.000 antígenos diferentes. La vacuna contra la tos ferina de hoy no tiene más de cinco partículas, igual de efectiva, pero mucho mejor diseñada para ser suave para su sistema inmunológico [8].

En mayo de 2010, la revista

"Pediatrics " publicó un estudio que comparó más de 40 variables relacionadas con la función mental y neurológica entre un gran grupo de niños para ver si retrasar la vacunación brindaba algún beneficio. Después de encontrar que ninguna diferencia estadísticamente significativa favorecía a los niños menos vacunados, los investigadores concluyeron: “La vacunación oportuna durante la infancia no tiene ningún efecto adverso sobre el desarrollo neuropsicológico de 7 a 10 años después. Estos datos pueden tranquilizar a los padres a quienes les preocupa que los niños reciban demasiadas vacunas demasiado pronto ". [9]

El retraso puede dañar

Retrasar las vacunas aumenta el tiempo durante el cual los niños son susceptibles a ciertas enfermedades, algunas de las cuales aún son bastante comunes. La varicela, la tos ferina, la influenza y el neumococo todavía causan hospitalizaciones y muertes en niños previamente sanos. Espaciar o separar las vacunas también requerirá más visitas al médico, lo que aumentará los costos generales, así como la cantidad de veces que los niños deben experimentar cualquier malestar y estrés asociados.

Conclusión

No importa cómo se mida, el calendario de vacunas representa una exposición minúscula a antígenos y organismos en comparación con lo que las personas encuentran como parte de la vida. Preocuparse por demasiadas vacunas es como preocuparse de que un dedal de agua lo moje cuando está nadando en un océano.

Para más información

Referencias

  1. Brady J., Dahle S. Celeb, pareja de celebridades que encabezarán la manifestación 'Vacuna verde': los expertos dicen que no hay relación entre las vacunas y el autismo. ABC News, 4 de junio de 2008.
  2. Dr. Jay Gordon. The Skeptic's Dictionary, 30 de enero de 2014.
  3. Mandal G y otros. Principios y práctica de las enfermedades infecciosas. New York: Churchill Livingstone.
  4. Fanning J y otros. Desarrollo del repertorio de inmunoglobulinas. Inmunología clínica e inmunopatología 79: 1-14, 1996.
  5. Harris DT. -Bases genéticas sobre la diversidad de los anticuerpos. Se tomó nota de la clase de microbiología médica e inmunología, sitio web de la Universidad de Arizona, consultado el 13 de diciembre de 2008.
  6. Offit P y otros. Abordar las preocupaciones de los padres: ¿Las vacunas múltiples abruman o debilitan el sistema inmunológico del bebé? Pediatrics 109: 124-129, 2003.
  7. Offit PA. Bell LM. ¿Demasiadas vacunas? Lo que usted debería saber Vaccine Education Center, Children's Hospital of Philadelphia, otoño de 2008.
  8. Composición de nueve vacunas DTaP evaluadas en ensayos de eficacia. Reseñas de microbiología clínica, abril de 2005, p 356.
  9. Smith MJ, Woods CR. La recepción de la vacuna a tiempo durante el primer año no afecta negativamente los resultados neuropsicológicos. Pediatría DOI: 10.1542 / peds.2009-2489, 24 de mayo de 2010.

El Dr. Crislip es un especialista en enfermedades infecciosas que ejerce en Portland, Oregon y colabora con el blog de medicina basada en la ciencia y Rubor Dolor Calor Tumor, un blog sobre enfermedades infecciosas.También es responsable del podcast Quackcast (una revisión ocasional de suplementos, medicina complementaria y alternativa) y del Podcast Persiflagers Infectious Diseases (una revisión bimestral de enfermedades infecciosas).

Por Mark Crislip, M.D.Stephen Barrett, M.D. el 11 de septiembre del 2016, publicado originalmente en Science Based Medicine;
Do Children Get Too Many Immunizations? The Answer is No.

Con autorización de quackwatch

Información adicional

  • Traducción: Marco Antonio López
  • Edición / Revisión: Javier Delgado
Inicia sesión para enviar comentarios

Más en esta categoría:

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba