Logo Verificiencia

Charlatanería: ¿Cómo se debe definir?

Charlatanería ( N del T: quackery, en inglés deriva de la palabra quacksalver, alguien que promovía sus ungüentos, en español charlatán proviene de “charlar” y originalmente se refería al vendedor de medicinas que ocasionalmente anunciaba su presencia mediante música y un pequeño espectáculo en directo.)

Los diccionarios definen a un charlatán como “un pretendiente a la habilidad médica” y “alguien que habla pretenciosamente sin un conocimiento sólido del tema discutido”.

 Estas definiciones sugieren que la promoción de la charlatanería involucra el engaño deliberado, pero muchos promotores creen sinceramente en lo que están haciendo. La FDA define el fraude a la salud como "la promoción, con fines de lucro, de un remedio médico que se sabe que es falso o no probado". Esto también puede causar confusión porque en el uso ordinario —y en los tribunales— la palabra "fraude" connota engaño deliberado. La característica principal de la charlatanería es la publicidad del T: "¡Los charlatanes graznan!"; ("quacks quack!")] más que el fraude, la codicia o la desinformación.

La charlatanería no es una etiqueta aplicada automáticamente a métodos etiquetados como "naturales", "alternativos" o no estándar. Los juicios sobre métodos individuales deben basarse en si existe o no evidencia científica de efectividad.

La mayoría de la gente piensa que la charlatanería es promovida por charlatanes que deliberadamente explotan a sus víctimas. En realidad, la mayoría de los promotores son víctimas involuntarias que comparten información errónea y experiencias personales con otros. Los distribuidores que comercializan los productos relacionados con la salud de las empresas multinivel generalmente han sido persuadidos por amigos, familiares y vecinos que creen que los productos son efectivos.

 Los farmacéuticos también se benefician de la venta de suplementos nutricionales que pocos clientes necesitan. En la mayoría de los casos, los farmacéuticos no defienden los productos, sino que simplemente se benefician de las promociones engañosas de otros. Mucha charlatanería implica decirle a la gente que algo es malo para ellos (como los aditivos alimentarios) y vender un sustituto (como los alimentos "orgánicos" o "naturales"). La charlatanería también está involucrada en publicidad engañosa de suplementos dietéticos, productos homeopáticos, hierbas y algunos medicamentos sin receta. En muchos de estos casos, ningún "charlatán" individual está involucrado, sino el engaño de los fabricantes y sus agencias de publicidad.

La charlatanería no es un fenómeno de todo o nada. Un profesional puede ser científico en muchos aspectos y sólo mínimamente involucrado en prácticas no científicas. Además, los productos y procedimientos pueden ser útiles para algunos propósitos, pero inútiles para otros. Por ejemplo:

  • Las inyecciones de vitamina B12 salvan vidas en casos de anemia perniciosa, pero administrarlas con frecuencia para "animarte" es un signo de falta de juicio, codicia o ambos.
  • La manipulación de la columna vertebral puede ser eficaz para aliviar los casos adecuadamente seleccionados de dolor lumbar, pero la manipulación para corregir las "subluxaciones" imaginarias de la quiropráctica es charlatanería.

La charlatanería y la mala atención médica se superponen, pero no son idénticas. La charlatanería implica el uso de métodos que no son científicamente aceptados. La negligencia implica que un profesional de la salud no cumple con los estándares aceptados de diagnóstico y tratamiento. Incluye situaciones en las que el profesional fue negligente mientras usaba métodos estándar de atención. Dejar un instrumento quirúrgico en el abdomen de un paciente u operar en la parte equivocada del cuerpo son ejemplos de mala praxis no relacionada con la charlatanería.

La charlatanería puede definirse ampliamente como "cualquier cosa que implique una publicidad excesiva en el campo de la salud". Esta definición incluiría ideas cuestionables, así como productos y servicios cuestionables, independientemente de la sinceridad de sus promotores. De acuerdo con esta definición, la palabra “fraude” se reservaría únicamente para situaciones en las que exista un engaño deliberado.

Los métodos no probados no son necesariamente charlatanería. Los que sean coherentes con los conceptos científicos establecidos pueden considerarse experimentales. Los investigadores y profesionales legítimos no promueven procedimientos no probados en el mercado, sino que participan en estudios responsables y adecuadamente diseñados. Los métodos que no sean compatibles con los conceptos científicos establecidos deben clasificarse como sin sentido o no probados en lugar de experimentales. Los métodos que suenan científicos pero que no tienen sentido también pueden clasificarse como pseudocientíficos.

La medicina popular, incluso cuando se sabe que es errónea, generalmente no se considera charlatanería siempre y cuando no se practique para obtener ganancias. Por lo tanto, el autotratamiento, el tratamiento en el hogar familiar, el asesoramiento médico vecinal y las actividades no comerciales de los curanderos populares no deben etiquetarse como charlatanería. Sin embargo, la medicina popular y la charlatanería están estrechamente relacionadas porque la medicina popular a menudo proporciona una base para la explotación comercial. Por ejemplo, las hierbas recolectadas durante mucho tiempo para uso personal han sido empaquetadas y promovidas por empresarios modernos, y los profesionales que una vez sirvieron a sus vecinos voluntariamente o por propinas pueden comercializarse fuera de sus comunidades tradicionales.

Considerando todas las cosas, me parece más útil definir la charlatanería como la promoción de métodos no fundamentados que carecen de una justificación científicamente probable. La publicidad generalmente implica un motivo de lucro. Sin fundamento significa no probado o refutado. Imposible significa que o bien choca con hechos bien establecidos o tiene tan poco sentido que no vale la pena probarlo.

.

Por Stephen Barrett, Doctor en Medicina Este artículo fue revisado el 11 de enero de 2009 , publicado originalmente en Quackwatch;
Quackery: How Should It Be Defined?

Con autorización de Quackwatch

Información adicional

  • Traducción: Eduardo N. Torres
  • Edición / Revisión: Javier Delgado

Stephen Barrett

Stephen Barrett, M.D., es un psiquiatra retirado que vive cerca de Chapel Hill, Carolina del Norte, ha alcanzado renombre nacional como autor, editor y defensor de los consumidores. Además de dirigir Quackwatch, es miembro del Comité de investigación escéptica.
En 1984, recibió el Premio Especial a la Citación del Comisionado de la FDA por el Servicio Público en la lucha contra la charlatanería de nutrición. En 1986, fue galardonado con la membresía honoraria en la American Dietetic Association. Desde 1987 hasta 1989, enseñó educación para la salud en la Universidad Estatal de Pennsylvania. Él figura en Marquis Who's Who in America y recibió el Premio por Servicio Distinguido a la Educación para la Salud 2001 de la Asociación Americana para la Educación para la Salud. También es miembro de la junta de Prescription Justice, un grupo sin fines de lucro que trabaja para bajar los precios de los medicamentos. Su biblioteca de investigación alberga más de 5,000 libros y 100,000 documentos y grabaciones recopiladas durante un período de 50 años.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • 30 maneras para detectar Charlatanes y Promotores de Vitaminas

    ¿Cómo se puede reconocer a los charlatanes y traficantes de vitaminas? He aquí 28 señales que deben despertar sospechas.

  • El poder de la coincidencia: algunas notas sobre predicciones "psíquicas"

    Las coincidencias ocurren en la vida de todos. Algunas son triviales, como que nos repartan un color en el póquer, pero otras realmente nos llaman la atención, como pensar en un amigo al que no has visto en años solo para que te llame por teléfono momentos después. Lo que estos eventos tienen en común es nuestro intenso deseo de explicarlos, la creencia de que hay una razón especial por la que las cosas suceden como suceden.

  • ¿Terapia para tumores con biorresonancia?

    En el otoño de 1998, se anunció que la Clínica "New Hope BioResonance " pronto se abriría en Tijuana, México. De acuerdo a la información publicada en el sitio web de clínica:

    En los últimos cinco años se ha desarrollado y perfeccionado en Europa un nuevo método de tratamiento del cáncer que tiene un 80 % de éxito en la estimulación de la reducción y eliminación natural de los tumores. Este proceso, llamado Terapia de Tumores BioResonance, tiene un efecto similar al de estimular la remisión espontánea. Esta nueva técnica fue descubierta y desarrollada por Martin Keymer, un brillante investigador en biofísica de Alemania.

    Se afirmaban que el tratamiento era "el nuevo desarrollo más eficaz para la eliminación natural de tumores y sus causas subyacentes hasta ahora descubierto".  También decía que que se administraba con un "dispositivo de terapia de bioresonancia" que puede detectar y modificar las "emisiones electromagnéticas" de las células cancerosas del paciente.

  • La ivermectina es la nueva hidroxicloroquina: teorías de la conspiración versus Ciencia

    El mes pasado, hablé de por qué la ivermectina es la nueva hidroxicloroquina: básicamente una "cura milagrosa" que no lo es. Desde entonces, las teorías de la conspiración sobre su "supresión" han continuado chocando con la ciencia que muestra que, en el mejor de los casos, la evidencia de su eficacia es muy débil y, en el peor, la droga es inútil.

  • Siete señales de advertencia sobre ciencia falsa

    Nota del editor: Este artículo fue escrito originalmente como una guia practica ayudar a jueces y jurados del sistema judicial de Estados Unidos a distinguir la mala ciencia, pues muchas veces se tienen que entrevistar con supuestos expertos que solo sirven para confundir, sin embargo las señales de advertencia que señala el autor nos pueden ser útiles a todos.

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Actualizados

Arriba