Logo Verificiencia

Grupos de consumidores y de salud pública presionan para que se advierta el cáncer en las bebidas alcohólicas

Una coalición de grupos de consumidores y salud pública, los cuales se basan en el consenso científico, están presionando para que el gobierno de los Estados Unidos de América ponga advertencias en los envases de las bebidas alcohólicas acerca de que consumir alcohol causa cáncer. A pesar de la evidencia, podemos esperar que la industria del alcohol se oponga.

Jann Bellamyel 28 de enero de 2021

Hoy en día, la ley federal exige una "declaración de salud" en la etiqueta de todos los envases de bebidas alcohólicas advirtiendo que el consumo de alcohol "puede causar problemas de salud", específicamente, que afecta la capacidad para conducir u operar maquinaria y, durante el embarazo, existen riesgos de defectos de nacimiento. Esa advertencia no ha cambiado desde 1988, cuando el Congreso promulgó la ley que ordena la declaración de salud. La ley también ordena a la Oficina de Comercio e Impuestos sobre el Alcohol y el Tabaco de los Estados Unidos ("TTB", parte del Departamento del Tesoro), asesorados por el Cirujano General de los Estados Unidos (Persona quien encabeza el Cuerpo Comisionado de Servicio de Salud Pública), que notifique "de inmediato" al Congreso de la necesidad de actualizar la declaración de salud si " existe información científica disponible que justifique un cambio” y, para hacer “ recomendaciones específicas ”, la TTB determina que“ es apropiado y de interés público ”.

Según la Asociación Estadounidense de Salud Pública, la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica, la Federación de Consumidores de Estados Unidos, una coalición de organizaciones de cáncer de mama y grupos de ideas similares, la “información científica disponible, acumulada durante más de tres décadas, causa cáncer ”, pero la TTB no ha tomado ninguna medida. Por lo tanto, las organizaciones (ocho en total) presentaron una Petición Ciudadana (según las regulaciones federales) ante el Departamento del Tesoro solicitando que la TTB informe este consenso científico al Congreso y que a su vez recomienda que el Congreso modifique la divulgación de salud actual que declare lo siguiente:

ADVERTENCIA: Según el Cirujano General, el consumo de bebidas alcohólicas puede provocar cáncer, incluido el cáncer de mama y de colon.

La petición pide que esta advertencia se coloque en rotación con las dos declaraciones de salud existentes, llamando a una mayor conciencia del consumidor sobre la información nueva o diferente.

Como apoyo, la petición sintetiza la evidencia sobre la asociación entre el consumo de alcohol y el cáncer, la falta de conocimiento del público sobre esa asociación (veremos los esfuerzos de la industria para mantenerlo así en un momento) y los hábitos de consumo de los estadounidenses.

Según la petición, citando al Instituto Nacional del Cáncer, “existe un fuerte consenso científico de que el consumo de alcohol puede causar varios tipos de cáncer”. Los investigadores de la American Cancer Society (ACS) estiman que, en 2014, el consumo de alcohol se asoció con un estimado del 6,4% de todos los casos de cáncer en mujeres (50,110 casos) y el 4,8% de todos los cánceres en hombres (37,410 casos). La mayor carga "por mucho" fue el cáncer de mama en mujeres (39.060 casos), según la ACS, la cual advierte que en los EE. UU.

El consumo de alcohol representa el tercer contribuyente más grande al cáncer en las mujeres (detrás del tabaquismo y la obesidad) y el cuarto contribuyente más grande al cáncer en los hombres (detrás del tabaquismo, la obesidad y la radiación ultravioleta).

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) de la Organización Mundial de la Salud, en 2012, tomo en cuenta los datos sobre la contribución del alcohol al cáncer y concluyó que existe evidencia suficiente acerca de oncogenicidad por consumo de alcohol y de que en humanos el consumo de alcohol causa cáncer en cavidad oral, faringe y laringe, esófago, colon y recto, hígado y mama femenina. La IARC también concluyó que incluso bajos niveles de consumo (“hasta 1 bebida / día”) aumentan los riesgos de algunos padecer algún tipo de cáncer. El informe de 2016, Enfrentando la adicción en Estados Unidos: el informe del Cirujano General sobre el alcohol, las drogas y la salud, concuerda con ello al mencionar que "incluso una bebida al día puede aumentar el riesgo de cáncer de mama" y beber "poco" (hasta una bebida al día) se asocia con un mayor riesgo de cáncer de cavidad oral, faringe y esófago.

Para rematar, la petición hace referencia a estudios de muchas otras organizaciones.

  • El Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer y el Instituto Estadounidense para la Investigación del Cáncer: “pruebas sólidas de que el consumo de bebidas alcohólicas aumenta el riesgo de cáncer” de boca, faringe, laringe, esófago, mama, estómago, hígado y colorectal.
  • La Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica: "la relación entre el consumo de alcohol y el riesgo de cáncer se ha evaluado ampliamente en estudios epidemiológicos de casos y controles y de cohortes" e "incluso el consumo modesto de alcohol puede aumentar el riesgo de cáncer".
  • Sociedad Estadounidense del Cáncer: “es mejor no beber alcohol”, pero aquellos que eligen beber deben limitar su consumo a no más de una bebida al día para las mujeres y dos bebidas al día para los hombres.
  • El Programa Nacional de Toxicología del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.: El alcohol es un carcinógeno humano conocido, conclusión a la que se llegó en 2000.
  • El Comité Asesor de Guías Alimentarias 2020: No beba alcohol "porque cree que lo hará más saludable"; recomienda límites de una bebida por día tanto para hombres como para mujeres. [De manera un tanto controvertida, la Administración de Trump rechazó esta recomendación, junto con la recomendación del Comité de limitar aún más el consumo de azúcar.]

Además de asumir la noción de que el consumo moderado de alcohol no tiene efectos adversos para la salud, la petición rechazó la afirmación de que existe una asociación entre el consumo moderado y los beneficios para la salud, citando a los CDC:

Aunque estudios anteriores han indicado que el consumo moderado de alcohol tiene beneficios humanos protectores (p. Ej., Reduce el riesgo de enfermedad cardíaca), estudios recientes muestran que esto puede no ser cierto. Si bien algunos estudios han encontrado mejores resultados de salud entre bebedores moderados, es imposible concluir si estos se deben al consumo moderado de alcohol o a otras diferencias en el comportamiento o la genética entre las personas que beben moderadamente y las personas que no lo hacen.

A pesar de esta noticia reveladora, según la petición, aunque la evidencia es limitada, indica que pocos consumidores son conscientes del vínculo entre el alcohol y el cáncer. Una encuesta del Instituto Estadounidense de Investigación del Cáncer de 2019 mostró que solo el 45% de los adultos identifican el alcohol como un riesgo de cáncer. Una encuesta del Instituto Nacional del Cáncer, también en 2019, encontró que el 32% de los encuestados identificaron el cáncer como una condición de salud que puede resultar del consumo de alcohol.

(Personalmente, basándome únicamente en mi propia experiencia en más de una década de blogs en SBM, este es un nivel de conocimiento refrescantemente alto sobre cualquier tema de salud, considerando la gran cantidad de información errónea y la falta de pensamiento crítico que abunda en la atención médica. Pero ese soy solo yo.)

Dado el hecho de que el consumo de alcohol es un factor de riesgo de cáncer totalmente prevenible, según nuestros hábitos actuales de bebida, la petición encuentra mucho espacio para mejorar la salud de los estadounidenses, citando datos que muestran que:

  • Más de la mitad de la población de 12 (!) Años o más informa haber consumido alcohol en los últimos 30 días.
  • El consumo excesivo de alcohol, asociado con el mayor riesgo de cáncer, aumentó en la última década.
  • En 2015, el 22% de los hombres y el 10% de las mujeres informaron consumir más de 7 bebidas por semana; El 11% de los hombres y el 5% de las mujeres informaron más de 14 bebidas por semana. (No es por minimizar la gravedad de estas estadísticas, y quizás se que conviva con las personas equivocadas, pero me parece que estas cifras podrían ser más altas).

En 2018, el 26,45% de las personas de 18 años o más informaron que bebían en exceso (5 o más tragos para los hombres, 4 o más para las mujeres, en una ocasión), y cerca del 7% tomaban en exceso en cinco o más más días al mes, considerado "consumo excesivo de alcohol".

La Grand empresas se defienden

Según el director de política alimentaria de la Consumer Federation of America, la petición se inspiró en parte en un estudio canadiense que utilizó una advertencia idéntica. Ese estudio produjo datos útiles sobre una mayor conciencia de los consumidores después de que aparecieron las advertencias y mostró a los demandantes cómo la industria del alcohol luchará con uñas y dientes contra tales advertencias.

En 2017, investigadores canadienses planearon colocar tres tipos diferentes de etiquetas de información en decenas de miles de contenedores de bebidas alcohólicas vendidos en la ciudad de Whitehorse, Yukon. Uno advirtió sobre los riesgos de cáncer; otros dos tenían información relacionada con las pautas de consumo de bajo riesgo de Canadá. Los mensajes debían haber sido evaluados mediante el análisis de datos de ventas de alcohol y encuestas a clientes de licorerías en Whitehorse y Yellowknife, Territorios del Noroeste, que se utilizó como control. Desafortunadamente, y como era de esperar, la industria del alcohol intervino con éxito y el gobierno detuvo la investigación sobre el etiquetado unos meses después. Una estrategia de la industria fue afirmar que esta investigación era ilegal, una afirmación que los expertos luego denominaron "infundada", parte de un plan de juego que la industria ha empleado con éxito en otras jurisdicciones.

Desafortunadamente para la industria, incluso el estudio truncado proporcionó datos útiles: los compradores en Whitehorse eran significativamente más propensos a conocer el riesgo de cáncer del alcohol que los grupos de control y las ventas totales de alcohol disminuyeron en más del 6%. Los intentos de la industria de sabotear la investigación también produjeron algo así como un efecto Streisand (Efecto que trata de que, con la censura, algo que pudo haber sido irrelevante llamó demasiado la atención. Nota del traductor), obteniendo una atención poco halagadora de los medios canadienses e internacionales.

Además de hacer afirmaciones legales dudosas, la industria del alcohol, de hecho, tiene un largo historial de engañar al público con respecto a las conexiones entre la salud y la bebida, según una exposición de Mother Jones de 2017. Aparentemente tomando una página del libro de jugadas del tabaco, la industria ha enfatizado los beneficios para la salud (desacreditados) del alcohol (especialmente el vino), patrocinó eventos deportivos populares como el Super Bowl y NASCAR, financió estudios que arrojaron al alcohol una luz favorable y duda sobre investigaciones desfavorables. , agasajaron investigadores, contribuyeron a campañas políticas de legisladores simpatizantes y participaron en la puerta giratoria entre los reguladores gubernamentales y el empleo en la industria.

Un estudio de 2017 que examinó las comunicaciones de la industria del alcohol con el público, opinó que la industria "parece estar involucrada en la tergiversación extensa de evidencia sobre el riesgo de cáncer relacionado con el alcohol".

Se identificaron tres estrategias principales de la industria: (i) negación / omisión: negar, omitir o cuestionar la evidencia de que el consumo de alcohol aumenta el riesgo de cáncer; (ii) distorsión: mencionar el cáncer, pero tergiversar el riesgo; y (iii) distracción: alejar la discusión de los efectos independientes del alcohol en los tipos de cáncer comunes. El cáncer de mama y el cáncer colorrectal parecían ser un foco particular de esta tergiversación.

Otro estudio documentó el "lavado rosa": productos alcohólicos promocionados con cintas rosas, asociaciones con organizaciones benéficas contra el cáncer de mama y términos generales como "investigación del cáncer de mama" o "cura".

Los investigadores australianos que examinaron las publicaciones comerciales de la industria del alcohol encontraron tres "temas principales" evidentes en los artículos revisados que indican una negación de los riesgos asociados con el consumo de alcohol por parte de la industria: (1) la legitimación del alcohol como un producto social y económico importante, (2) la descripción de la industria como confiable y benigna, y (3) la incorporación estratégica del alcohol en diversas facetas de la vida cotidiana.

Esto llevó a los investigadores a concluir que:

La regulación adicional de la industria y sus tácticas tendrán que continuar sin la aceptación de la industria. La clara resistencia a aumentar las protecciones al consumidor también apunta a la inutilidad de invitar a miembros de la industria a la mesa de políticas.

Los riesgos del consumo de alcohol probablemente no sean altos en la lista de asuntos de salud de la nueva administración, y es comprensible. Quizás cuando las cosas vuelvan a la normalidad, si eso sucede y cualquier cosa que pueda parecer “normal” entonces, este esfuerzo podría ganar fuerza, especialmente considerando los pesos pesados entre los demandantes. Por otro lado, no apostaría a que la industria del alcohol ahogue esto antes de que llegue al Capitolio.

 

Publicado por Jann Bellamy el 25 de febrero de 2020.
Jann J. Bellamy es abogado de Florida y vive en Tallahassee. Es una de las fundadoras y miembros de la junta de la Society for Science-Based Medicine (SfSBM) dedicada a proporcionar información precisa sobre CAM y abogar por las leyes estatales y federales que incorporan un estándar basado en la ciencia para todos los profesionales de la salud. Realiza un seguimiento de los proyectos de ley estatales y federales que permitirían la pseudociencia en el cuidado de la salud para el sitio web SfSBM. Sus publicaciones se archivan aquí.

Publicado originalmente en Science Based Medicine;
Consumer and public health groups push for cancer warning on alcoholic beverages

Con autorización de  SMB

Modificado por última vez en Sábado, 13 Marzo 2021 06:15

Información adicional

  • Traducción: Eduardo Fócil Némiga
  • Edición / Revisión: Javier Delgado
Inicia sesión para enviar comentarios

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Tenga cuidado con la terapia Simoncini contra el cáncer

    Tullio Simoncini afirma que el cáncer es causado por un hongo y que se puede curar con la administración de bicarbonato de sodio. No hay evidencia científica que respalde esta afirmación, y hay buenas razones para creer que el tratamiento es peligroso.

  • ¿Existe una conspiración para suprimir las curas contra el cáncer?

    Los charlatanes suelen acusar a la profesión médica, las compañías farmacéuticas, la industria alimentaria, las agencias gubernamentales y / u otros "intereses creados" de conspirar contra las curas "naturales" del cáncer. Nunca se ha expuesto tal conspiración. Sin embargo, muchos pacientes, especialmente aquellos a quienes la medicina estándar no puede curar, adoptan la noción de que un pequeño pero dedicado grupo de rebeldes está desafiando al establecimiento médico al ofrecer curas naturales. Y los pacientes desesperados pueden encontrar más cómodo creer que las curas están siendo suprimidas que sentir que su situación es desesperada.

  • Blanqueando lo que te enferma

    La iglesia génesis II aún vende el suplemento mineral milagroso como una remedio que cura todo

  • Terapia de oxigenación:  Tratamientos no probados para el cáncer y el SIDA

     La piedra angular de la terapia de oxigenación es la creencia de que toda enfermedad humana, incluyendo el cáncer, es causada por un déficit de oxígeno en los tejidos (hipoxia). Según sus proponentes, la hipoxia produce una fermentación anaeróbica, una pérdida de capacidad para la desintoxicación oxidativa de toxinas y productos metabólicos ,

  • ¿Que la quimioterapia no funciona? No tan rápido…

     Una afirmación favorita de los curanderos del cáncer (de curanderos de todos tipos, en realidad) es que la quimioterapia no funciona. Una variante de esta afirmación es lo que llamo el "gambito del 2%". Básicamente, esta táctica afirma que la quimioterapia sólo es efectiva en un 2%. No es sorprendente que la evidencia que respalda el "gambito del 2%" sea un estudio altamente defectuoso, lo mismo que la evidencia utilizada por los curanderos para argumentar que la quimioterapia no funciona.

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba