Logo Verificiencia

La ivermectina es la nueva hidroxicloroquina: teorías de la conspiración versus Ciencia

El mes pasado, hablé de por qué la ivermectina es la nueva hidroxicloroquina: básicamente una "cura milagrosa" que no lo es. Desde entonces, las teorías de la conspiración sobre su "supresión" han continuado chocando con la ciencia que muestra que, en el mejor de los casos, la evidencia de su eficacia es muy débil y, en el peor, la droga es inútil.

 

Hace un par de meses, Scott Gavura explicó por qué el fármaco antiparasitario veterinario ivermectina es la nueva hidroxicloroquina, un fármaco reutilizado que se promociona como una "cura milagrosa" para el COVID-19 a pesar de que la evidencia que lo soporta es, en el mejor de los casos, muy débil; y en el peor de los escenario se respalda la conclusión de que la ivermectina es ineficaz contra COVID-19. Luego, hace dos semanas, publiqué un artículo típicamente extenso, detallado y sarcástico sobre cómo la ivermectina es la nueva hidroxicloroquina. Lo que quise decir fue que, al igual que hace 12-15 meses, la hidroxicloroquina, el medicamento antipalúdico, era el fármaco reutilizado que se promocionó como una "cura milagrosa" contra la COVID-19, el cual fracasó cuando se realizaron ensayos clínicos rigurosos, durante la primera mitad de 2021, la ivermectina se ha convertido en el fármaco de reutilización promocionado como una "cura milagrosa" para COVID-19. Como la hidroxicloroquina, el cual a finales del verano pasado escribir un artículo titulado el “Caballero Negro de los tratamientos contra COVID-19”, a modo de homenaje (obviamente) al Caballero Negro en Monty Python y el Santo Grial. De manera similar al caballero de la película, la creencia en la ivermectina como un tratamiento altamente efectivo para COVID-19 — ¡que también eliminará la necesidad de vacunas! - parece igualmente inmune a que la ciencia le refute sus afirmaciones, como sucedió con la hidroxicloroquina. Esta publicación no será tan larga, aunque podría ser tan sarcástica, y tratará más sobre las teorías de la conspiración que han surgido en torno a la ivermectina. Como era de esperar, son muy similares a las teorías de conspiración que surgieron en torno a la hidroxicloroquina. Muchas de estas teorías conspirativas están siendo promovidas por un grupo de médicos que se anuncian a sí mismos como Alianza de Cuidados Críticos de la Primera Línea contra COVID-19 (Front Line COVID-19 Critical Care Alliance, FLCCC por sus siglas en inglés).

Mencioné a la FLCCC en mi último artículo sobre la ivermectina. La razón de ello fue por su papel en la producción del último "metanálisis" de los ensayos clínicos sobre ivermectina. Básicamente, Pierre Kory, uno de los fundadores de la FLCCC, colaboró con Tess Lawrie, la fundadora del equivalente británico de la FLCCC, el BIRD Group. Ambos grupos promueven a la ivermectina, aunque la FLCCC promueve algo más que solo la ivermectina. Por ejemplo, la FLCCC auspicia protocolos como el protocolo I-MASS, al cual se le promociona como un protocolo de tratamiento "en el hogar" para COVID-19 que involucra vitamina D3, melatonina, aspirina, un multivitamínico, un termómetro y un enjuague bucal antiséptico. Otro protocolo de la FLCCC esI-MASK, que se promueve como un protocolo de tratamiento ambulatorio e involucra ivermectina, zinc, melatonina, varias vitaminas y fluvoxamina. El protocolo más "avanzado" de la FLCCC es MATH +, un protocolo de tratamiento hospitalario que incluye, ¡por supuesto! -Ivermectina, además de zinc, fluvoxamina y un montón de otras vitaminas y suplementos, junto con esteroides y anticoagulantes. Ninguno de estos protocolos tiene nada parecido a pruebas sólidas de ensayos clínicos aleatorios que los respalden.

¿"El crimen más grande cometido durante el atraco [COVID-19]”?

La introducción anterior me lleva a un artículo que se publicó la semana pasada en el sitio web del über-charlatan Joe Mercola, titulado "El crimen más grande cometido durante el atraco de una vacuna". Se puede ver en el mismo título la conspiración implícita, es decir, que la evidencia de la eficacia de la ivermectina está siendo "suprimida" para que las vacunas puedan ser impuestas al mundo, para el enorme beneficio de las grandes farmacéuticas. Por supuesto, Mercola, como antes lo estuvo, está muy impresionado con Tess Lawrie y la "evidencia" de su reciente metaanálisis, que incluye una entrevista con ella en el podcast Speaking Naturally. Como ya desmonté ese meta análisis en detalle el otro día y ahora existe otra explicación, aún mejor, del epidemiólogo Gideon Meyerowitz-Katz que explica las razones por la que tal este metanálisis es malo al punto que, con un cambio muy pequeño en la clasificación de los estudios incluidos, da como resultado un hallazgo completamente negativo, no repetiré ese análisis, aunque señalaré otro meta análisis que se ha publicado desde el metanálisis de Tess Lawrie, publicado la semana pasada en Clinical Infectious Diseases, la revista oficial de la Infectious Diseases Society of America, por investigadores de Brasil, Perú y Estados Unidos.

En resumen, los investigadores buscaron ensayos controlados aleatorios (ECA) publicados y preimpresos que evaluaran los efectos de la ivermectina en pacientes adultos con COVID-19 hasta el 22 de marzo de 2021 utilizando cinco motores de búsqueda. Los resultados primarios examinados fueron la mortalidad por todas las causas, la duración de la estancia hospitalaria (LOS por sus siglas en inglés) y los eventos adversos (EA). Los resultados secundarios examinados incluyeron aclaramiento viral y EA graves. El riesgo de sesgo (RoB) se evaluó mediante la herramienta Cochrane RoB 2 · 0. Se realizaron metanálisis de efectos aleatorios de varianza inversa y se evaluó la calidad de la evidencia (QoE) mediante la metodología GRADE.

Los resultados:

Se incluyeron diez ECA (n = 1173). Los controles fueron el estándar de atención [SOC por sus siglas en inglés] en cinco ECA y el placebo en cinco ECA. La gravedad de la COVID-19 fue leve en 8 ECA, moderada en un ECA y leve y moderada en un ECA. La ivermectina no redujo la mortalidad por todas las causas frente a los controles (RR 0,37, IC del 95%: 0,12 a 1,13, QoE muy baja) o LOS frente a los controles (DM 0,72 días, IC del 95%: -0,86 a 2,29, QoE muy baja). Los EA, EA graves y aclaramiento viral fueron similares entre la MIV y los controles (todos los resultados: baja QoE). Los subgrupos por gravedad de COVID-19 o RoB fueron en su mayoría consistentes con los análisis principales; La mortalidad por todas las causas en tres ECA con alto RoB se redujo con ivermectina.

Observen esa última oración. Los ECA con alto riesgo de sesgo demostraron reducciones significativas en la mortalidad por todas las causas en pacientes que padecían COVID-19. En cualquier caso, contrariamente a los hallazgos del meta análisis de Lawrie, en realidad no hubo ensayos de buena calidad. También observé que estos autores no incluyeron uno de los estudios (Elgazzar 2020) que Meyerowitz-Katz describió como que “no tiene información alguna sobre el ocultamiento de la asignación, y las dos oraciones sobre los procedimientos de aleatorización en realidad se contradicen entre sí, sin embargo es aún calificada como de 'bajo riesgo de sesgo' para ambos campos ”. También es uno de los estudios que, cuando se eliminó del metanálisis de Lawrie, dio como resultado que un meta análisis positivo se volviera negativo. En cuanto al otro, Niaee 2020: este metanálisis más reciente califica este estudio como de alto riesgo de sesgo, de manera apropiada, en mi opinión.

Este metaanálisis concluye:

En conclusión, en comparación con SOC o placebo, la ivermectina no redujo la mortalidad por todas las causas, la duración de la estadía, el aclaramiento viral respiratorio, los eventos adversos y los eventos adversos graves en los ECA de pacientes con COVID-19 leve a moderado. No se encontraron datos sobre los efectos de la ivermectina sobre la mejoría clínica y la necesidad de ventilación mecánica. Se deben completar ECA adicionales en curso para actualizar nuestros análisis. Mientras tanto, la ivermectina no es una opción viable para tratar a los pacientes con COVID-19 y solo debe usarse dentro del contexto de los ensayos clínicos.

Digamos que, en base a su metodología y una evaluación más adecuada del riesgo de sesgo, creo que es más probable que este meta análisis sea correcto que el de Lawrie.

Luego, el viernes, apareció otro estudio en la literatura. El estudio describe IVERCOR-COVID19, un ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo. Es un estudio controlado aleatorio de tamaño decente, 501 pacientes, en el que se evaluó la capacidad de la ivermectina para prevenir la hospitalización en pacientes diagnosticados con COVID-19. Los pacientes fueron seleccionados de manera aleatoria en grupos tanto para ivermectina (N = 250) como para el placebo (N = 251) en una dosis escalonada, según el peso del paciente, durante 2 días. El ensayo se llevó a cabo del 19 de agosto de 2020 al 22 de febrero de 2021 en la provincia de Corrientes, Argentina por el Ministerio de Salud Pública de la Provincia de Corrientes en coordinación con el Instituto Corrientes de Cardiología “Juana F. Cabral”. Se eligieron pacientes mayores de 18 años que residen en la provincia en el momento del diagnóstico de COVID-19 por PCR para el SARS-CoV-2 dentro de las últimas 48 horas antes de la inscripción. Los criterios de exclusión incluyeron el uso actual de oxígeno domiciliario u hospitalización en el momento del diagnóstico; antecedentes de hospitalización por COVID-19; mujeres dando lactancia; alergia conocida a la ivermectina; presencia de síndrome de mala absorción; presencia de cualquier otra enfermedad infecciosa aguda concomitante; historial conocido de enfermedad hepática; necesidad de diálisis; uso concomitante de hidroxicloroquina o cloroquina; o uso de ivermectina hasta siete días antes de la aleatorización.

¿Y los resultados? Nada Cero. Nada de nada:

En el ensayo IVERCORCOVID19, en pacientes a que salieron positivos con técnica de hisopado nasal COVID-19 por técnica RT-PCR en las últimas 48 h, la ivermectina en dosis escalonada según el peso del paciente durante 2 días no tuvo un efecto significativo en la prevención de la hospitalización de pacientes con COVID -19. No se observaron diferencias significativas en los resultados secundarios como el tiempo transcurrido desde la inscripción en el estudio hasta la hospitalización en aquellos que así lo requirieron. Además, no se observaron diferencias significativas en el uso de soporte ventilatorio mecánico invasivo, la necesidad de diálisis, hisopados nasales negativos a los 3 y 12 días después de la inscripción en el estudio, ni en la mortalidad por todas las causas. Los pacientes que recibieron ivermectina requirieron soporte ventilatorio mecánico invasivo precoz. El uso de ivermectina no se asoció con un aumento de los eventos adversos.

No hubo diferencias significativas en la mortalidad, aunque el ensayo no tenía el poder estadístico suficiente para encontrar una diferencia en este objetivo, y la mayor necesidad de soporte ventilatorio mecánico en el grupo de ivermectina podría fácilmente deberse al azar porque el número total de pacientes que requirieron en el estudio fue pequeño.

¿Es este estudio el principio y el fin de todo? Claro que no. Tuvo una tasa más baja de hospitalizaciones y fue, digamos, demasiado optimista en sus cálculos de poder estadísticos, asumiendo una alta tasa de eficacia para la ivermectina, con una razón de probabilidad de 0.3 a 0.5, que se traduce en una reducción estimada del 50-70% en la hospitalización, lo que significa que este ensayo no descarta un menor nivel de eficacia de la ivermectina. Este estudio, sin embargo, es otro más en el goteo-goteo-goteo de los estudios negativos de la ivermectina que se está volviendo muy reminiscente del goteo-goteo-goteo de los estudios negativos para la hidroxicloroquina hace un año.

Nada de esto impide que Tess Lawrie entre en teorías de conspiración sobre la "supresión" de la ivermectina.

Tess Lawrie la teórica de la conspiración

La primera observación que siento la necesidad de hacer sobre la entrevista de Tess Lawrie es simple. Se promociona como una investigadora “respetable” cuyo trabajo sobre la ivermectina está siendo despreciado debido a las nefastas maquinaciones de las grandes farmacéuticas y la ceguera ideológica de otros médicos, lo que me lleva a un consejo. Lo último que quiere hacer un “investigador respetable” es ser presentado por Joe Mercola o ser entrevistado en un podcast como Speaking Naturally. ¿Por qué? Es el podcast oficial de Alliance for Natural Health, un grupo pro-charlatanería que es rabiosamente antivacunas. Digamos que ANH-USA no es solo antivacunas, sino que promueve la charlatanería del cáncer (como los antineoplastones de Stanislaw Burzynski), entre otras pseudociencias. Particularmente divertido para mí ha sido la diatriba de la ANH-USA contra las juntas médicas estatales que realmente intentan frenar a los charlatanes. Menos divertida es la actividad de ANH-USA que promueve leyes para facilitar que los charlatanes practiquen y publiciten su charlatanería, así como las llamadas leyes de “derecho a intentarlo”. Nuevamente, este no es el tipo de grupo con el que se desea aparecer si desea que cualquier científico o médico académico serio lo tome a usted y a su trabajo en serio. La ANH-USA está realmente un paso por encima de Mike Adams o Alex Jones, tal vez.

Aquí está el podcasthttps://www.brighteon.com/8a40790b-a4cf-4014-979c-e34931792cca

(Me encanta el despegue de los créditos de apertura de sala de emergencias el cual intenta hacer ver que este podcast tiene autoridad médica. Buen toque, si eres un charlatán.)

Veamos las viñetas de Mercola:

  • Si bien la lista de delitos cometidos por las autoridades durante la pandemia de COVID-19 es larga, quizás el delito más grande de todos sea la supresión intencionada de tratamientos seguros y eficaces, incluida la ivermectina. Esto parece haberse hecho para proteger el programa de "vacunas" COVID
  • Las inyecciones de COVID se comercializaron bajo autorización de uso de emergencia (EUA), que solo se puede obtener si no hay otras alternativas seguras y efectivas disponibles
  • Varias revisiones sistemáticas y metanálisis de estudios analizaron la ivermectina para la prevención y el tratamiento de la infección por COVID-19. Una revisión rápida realizada en nombre de Alianza de Cuidados Críticos de la Primera Línea contra COVID-19 (FLCCC por sus siglas en inglés) en los EE. UU., El 3 de enero de 2021, encontró que el medicamento "probablemente reduce las muertes en un promedio del 83 % en comparación con ningún tratamiento con ivermectina"
  • Según una revisión y un metaanálisis más recientes, la ivermectina, cuando se usa de manera preventiva, redujo la infección por COVID-19 en un promedio del 86%.
  • Otra revisión científica reciente concluyó que la ivermectina produce grandes reducciones estadísticamente significativas en la mortalidad, el tiempo de recuperación clínica y el tiempo de eliminación viral.

¿Ves a lo que me refiero? La idea es la misma que escuché incesantemente hace más de un año sobre la hidroxicloroquina, es decir, que la evidencia de la abrumadora eficacia de la hidroxicloroquina contra COVID-19 está siendo "suprimida" para proteger las ganancias de las grandes farmacéuticas, que en ese momento estaba desarrollando nuevos antivirales y, por supuesto, las vacunas contra COVID-19, la última de las cuales ha sido enormemente efectiva y exitosa desde el lanzamiento de las dos primeras vacunas bajo una aprobación de uso de emergencia (EUA) en diciembre de 2020.

Para sentar las bases, Mercola continúa hablando sobre cómo una "revisión estándar de oro" de la evidencia de la ivermectina respalda su uso, informando una reducción del 62% en la mortalidad debido al coronavirus asociado con el uso de dicho fármaco. Una vez más, este metanálisis no muestra nada por el estilo, debido al principio de "basura entra, basura sale". De hecho, los ensayos clínicos de la más alta calidad hasta ahora no muestran ningún efecto detectable de la ivermectina en las hospitalizaciones o la mortalidad por COVID-19. Luego se centra en cómo la Organización Mundial de la Salud supuestamente está "suprimiendo" la ivermectina.

Lo cual nos lleva a la teoría de la conspiración:

Pero, ¿por qué? ¿Por qué no quieren que la gente se sienta segura de que existe un tratamiento y que COVID-19 no es la sentencia de muerte que les han hecho creer que es? La respuesta corta es porque la ivermectina amenaza el programa de vacunas. Como lo explicó Andrew Bannister en un artículo de Biz News del 12 de mayo de 2021:15

¿Qué pasaría si hubiera un medicamento barato, tan antiguo que su patente haya expirado, tan seguro que esté en las listas de Medicamentos Esenciales y para Niños de la OMS y se use en la administración masiva de medicamentos?

¿Qué pasa si se puede tomar en casa con los primeros signos de los síntomas de COVID, se administra a las personas en contacto cercano y se reduce significativamente la progresión y los casos de la enfermedad de COVID, y muchas menos personas necesitarían hospitalización?

El lanzamiento internacional de vacunas bajo la Autorización de Uso de Emergencia (EUA) tendría que detenerse legalmente. Para que un EUA sea legal, “no debe haber una alternativa adecuada, aprobada y disponible al producto candidato para diagnosticar, prevenir o tratar la enfermedad o condición.

Las vacunas solo se volverán legales una vez que pasen las pruebas de nivel 4 y eso ciertamente no sucederá en 2021 ... El lanzamiento de la vacuna, fuera de los ensayos, se volvería ilegal.

Los fabricantes de vacunas, habiendo gastado cientos de millones de dólares desarrollando y probando vacunas durante una pandemia, no verían los $100 mil millones que esperaban en 2021 ... Permitir que cualquier medicamento existente, en este momento, bien entrado en los ensayos de la etapa 3, desafíe la legalidad de la EUA  (Emergency Use Authorization) de las vacunas, no va a suceder fácilmente.

¿Por qué, entonces, la OMS “suprimiría” esta supuesta cura milagrosa para el COVID-19? Apuesto a que puedes adivinar a dónde va esto. ¡Entra Bill Gates!

Porque, por supuesto, Bill Gates está involucrado:

El rechazo de la ivermectina por parte de la OMS solo tiene sentido si a) se tienen en cuenta los requisitos de la EUA; y b) recuerde que la OMS recibe una parte significativa de su financiamiento de intereses privados en vacunas.

La Fundación Bill y Melinda Gates es el segundo mayor donante de la OMS después de los Estados Unidos, y la Alianza GAVI, también propiedad de Gates, es el cuarto donante más grande. La Alianza GAVI existe únicamente para promover y sacar provecho de las vacunas, y durante varios años, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, formó parte de la junta directiva de GAVI.16

Y, por supuesto, según Joe Mercola, Merck está involucrado, porque su patente de ivermectina expiró hace 25 años y ya no genera mucho dinero con el medicamento, aunque recibió un contrato de $ 356 millones del gobierno de EE. UU. Para desarrollar un tratamiento antiviral para COVID-19.

Además de citar el mal metanálisis del BIRD Group, Mercola cita el FLCCC y su mala ciencia. Si ha estado leyendo este blog más de un año y medio, pregúntese si este pasaje le suena familiar:

La FLCCC también señala que las campañas de distribución de ivermectina han dado como resultado "una rápida disminución de la morbilidad y la mortalidad en toda la población", lo que indica que la ivermectina es "eficaz en todas las fases de COVID-19". Por ejemplo, en Brasil, tres regiones distribuyeron ivermectina a sus residentes, mientras que al menos otras seis no lo hicieron. La diferencia en el promedio de muertes semanales es marcada.

En Santa Catarina, el promedio de muertes semanales disminuyó en un 36% después de dos semanas de distribución de ivermectina, mientras que dos regiones vecinas en el sur vieron disminuciones de solo 3% y 5%. Amapa en el norte experimentó una disminución del 75%, mientras que Amazonas tuvo una disminución del 42% y Para experimentó un aumento del 13%.

Tal vez recuerde que este es exactamente el mismo tipo de argumento que se hizo a favor de la eficacia de la hidroxicloroquina hace un año. Comparar las tasas de muertes por COVID-19 en varios países según el uso de hidroxicloroquina era una ciencia ridículamente mala en ese entonces, y comparar las tasas de muertes por COVID-19 en varias regiones de Brasil basadas en el uso de ivermectina en este momento es igualmente una mala ciencia ahora. Es curioso cómo el FLCCC no menciona a la India. En mayo, se ofreció ivermectina a todos los ciudadanos de la India , ya que la pandemia estaba matando a miles de personas al día en ese país. Esto de alguna manera condujo a afirmaciones extrañas de que la ivermectina estaba "aplastando" el COVID-19 en la India, afirmaciones basadas en "análisis" muy dudosos que supuestamente correlacionan el uso de ivermectina con un número reducido de muertes en varias regiones de la India. En última instancia, el Ministerio de Salud de la India abandonó la ivermectina como tratamiento recomendado a principios de este mes porque, ¡oh, sorpresa! No pudo encontrar evidencia de que la ivermectina estuviera funcionando. No es de extrañar que la FLCCC no mencionara a la India.

Tess Lawrie se hace eco de las teorías de la conspiración de la FLCCC

En este punto, es importante señalar que la FLCCC no solo afirma que la ivermectina previene y trata el COVID-19. ¡Eso no es suficiente para ellos! No, la FLCCC va más allá, afirmando que la ivermectina también previene la afección que se conoce como síndrome de larga distancia de COVID o "COVID de larga duración". Este es un síndrome que se ha informado en personas que se han recuperado del COVID-19 pero que continúan teniendo síntomas persistentes durante semanas o incluso meses después que incluyen fatiga, "neblina cerebral" (condición neurológica que con lleva dificultad en el proceso de pensamiento y funciones ejecutivas, memoria, atención o denominación de cosas o de ideas, nota del traductor), pérdida persistente del gusto o del olfato, tos persistente, dificultad para respirar. y otros problemas crónicos. Se estima que entre el 10% y el 33% de los que se recuperan del COVID-19, incluso los casos leves, pueden desarrollar síntomas de larga duración.

De vuelta a la FLCCC:

La FLCCC cree que la ivermectina también puede ser un tratamiento complementario importante para el síndrome COVID de larga duración. En su actualización de video del 16 de junio de 2021, el equipo revisó el protocolo I-RECOVER recientemente lanzado.

Tenga en cuenta que la ivermectina no debe usarse aisladamente. Los corticosteroides, por ejemplo, son a menudo un componente de tratamiento crucial cuando hay daño pulmonar organizado relacionado con la neumonía. La vitamina C también es importante para combatir la inflamación. Asegúrese de trabajar con su médico para identificar la combinación correcta de medicamentos y suplementos para usted.

Por último, pero no menos importante, como señaló Kory en este video, es realmente importante darse cuenta de que el síndrome de larga distancia se puede prevenir por completo. La clave es el tratamiento temprano cuando presenta síntomas de COVID-19.

Por supuesto, se sabe que los esteroides, al menos, son efectivos para prevenir el daño pulmonar más severo causado por COVID-19. No son una panacea, por supuesto, pero funcionan. Lo curioso es que la dexametasona, el esteroide más utilizado para tratar el COVID-19 severo, es muy barata, ya que no tiene patente durante mucho tiempo. Aunque la FLCCC incluye dexametasona (u otros corticosteroides) en su protocolo, uno se pregunta por qué los teóricos de la conspiración no hacen teorías de conspiración sobre la "supresión" de la dexametasona porque es muy barata y las farmacéuticas no pueden ganar suficiente dinero vendiéndola. ¡Oh, es cierto! ¡Es porque los esteroides no están siendo "suprimidos"! Esto se debe a que, a diferencia del caso de la ivermectina, la hidroxicloroquina y todas las demás vitaminas y tratamientos distintos de los esteroides en los diversos protocolos COVID-19 de la FLCCC, se ha demostrado científicamente que los esteroides funcionan. ¡Qué gracioso!

Ahora revisemos el video anterior de Tess Lawrie que aparece en el podcast del grupo promotor de la charlatanería ANH-USA. Debo admitir que casi escupí mi café de la risa cuando comenzó a describir cómo había formado una empresa sin fines de lucro llamada Evidence-Based Medicine Consultancy, Ltd. para "adaptar este nuevo trabajo que estamos haciendo en torno a la ivermectina y otras investigaciones relacionadas con COVID , "Pero, lo que es más risible, cómo su empresa es" completamente independiente y no tiene "conflictos de intereses". ¿En serio? Como mencioné la última vez, ella fundó una organización, BIRD Group, ¡cuyo propósito es promover el uso de ivermectina! ¡Ese es un conflicto de intereses bastante fuerte en mis libros! Es por eso que no me sorprendió en absoluto verla girar inmediatamente hacia la misma teoría de la conspiración que la FLCCC y Joe Mercola están promoviendo, en específico, que no hay ningún incentivo para que las grandes farmacéuticas investiguen la ivermectina porque es muy barata, lo cual es cierto pero engañoso porque es el grano de verdad en la teoría de la conspiración que sustenta las otras afirmaciones, a saber, que la OMS, Bill Gates, Merck, las grandes farmacéuticas y el resto están "suprimiendo" la ivermectina para proteger el programa de vacunas y los enormes beneficios que puede aportar.

Lawrie incluso usa la misma mala ciencia que describí anteriormente cuando promociona cómo Perú usó la ivermectina el año pasado y "se benefició enormemente de ella", pero que un nuevo presidente asumió el control y detuvo su uso, lo que llevó a, ¡lo adivinó! -19:

 

Por supuesto, algunos de los investigadores del metanálisis que mencioné anteriormente tienen su sede en Perú.

Sea como fuere, a Lawrie nunca se le ocurre que podría haber otras causas para un suceso tan aparente. En cualquier caso, si está utilizando evidencia anecdótica que confunde la correlación con la causalidad que es tan mala como la que usaron los grupos falsos y charlatanes que promovieron la hidroxicloroquina hace un año (y están usando los mismos argumentos negativos para promover la ivermectina también ahora), realmente tengo que preguntarme cómo se las arregló para obtener un doctorado.

Básicamente, Tess Lawrie apuesta por las teorías de la conspiración. Ella incluso sigue y sigue hablando de cómo "los principales medios de comunicación están confabulando" para suprimir la ivermectina, porque por supuesto que lo hace. Y mira algunas de las imágenes del podcast:

¡No hay nada como una imagen de lápidas en un cementerio para expresar tu opinión!

Una vez sostuve que toda negación científica es una forma de teoría de la conspiración. La FLCCC, el grupo BIRD y Tess Lawrie ilustran un corolario de ese principio, que es el siguiente: si siente que las teorías de la conspiración se están utilizando para respaldar un argumento aparentemente científico, debe mirar más a fondo. El uso de teorías de la conspiración para apoyar un argumento es casi siempre una muy buena indicación de que lo que se promueve es mala ciencia y / o pseudociencia motivada ideológicamente. No veo nada en la FLCCC o en el grupo BIRD que me quite de esa regla general. Eso se duplica cuando la FLCCC afirma que la ivermectina funciona con base en la mala ciencia, mientras afirma que realizar un ensayo clínico controlado aleatorio controlado con placebo adecuado sería "poco ético" porque ya "saben" que la ivermectina actúa contra el COVID-19, rechazando tales ensayos ya que "la gente se está muriendo".

Desafortunadamente, las teorías de la conspiración, una vez nacidas, son casi imposibles de matar.

La guerra de desinformación para promover la ivermectina apenas ha comenzado

Tengo una sensación definida de, como diría Yogi Bera, "un completo déjà vu otra vez". ¿Que quiero decir? Así como la evidencia comenzó a tener una fuerte tendencia en contra de la hidroxicloroquina como tratamiento para COVID-19 hace un año, la evidencia parece tener una fuerte tendencia en contra de la ivermectina como tratamiento para COVID-19. De hecho, parece menos probable que la ivermectina sea eficaz basándose en una simple observación, es decir, que la concentración necesaria para lograr efectos antivirales en el cultivo celular es varias veces mayor que la que se puede lograr en el torrente sanguíneo de los seres humanos. Por supuesto, es posible que exista otro mecanismo no capturado en el cultivo celular por el cual la ivermectina podría exhibir efectos antivirales, pero hay una regla general en el desarrollo de fármacos que se basa en el análisis bayesiano. Básicamente, si un fármaco no puede alcanzar una concentración eficaz en el torrente sanguíneo que coincida con la concentración necesaria en el cultivo celular, significa que tiene una probabilidad previa baja de funcionar en animales o humanos. Combine una probabilidad previa baja de la ciencia básica con ensayos clínicos equívocos, y tiene un medicamento que casi con certeza no funciona.

Eso, sin embargo, no ha detenido la campaña para promover la ivermectina. El otro día, Anna Merlan publicó un artículo en Vice titulado “La guerra de los defensores de la ivermectina acaba de comenzar”. Es una lectura deprimente principalmente por su contraste con la hidroxicloroquina porque, después de que los ensayos clínicos se volvieron rotundamente negativos para la hidroxicloroquina, los promotores más convencionales de la droga retrocedieron, dejando solo a los teóricos de la conspiración más acérrimos todavía presionando. (De hecho, ni siquiera el FLCCC promueve la hidroxicloroquina.) Sin embargo, la promoción de la ivermectina continúa a buen ritmo, utilizando una narrativa en la que los defensores de la droga están siendo "silenciados", al igual que los antivaxxers ahora afirman que están siendo "silenciados". (Como era de esperar, muchos, pero, para ser justos, no todos, los defensores de la ivermectina también son antivacunas).

Merlan comienza con la historia de Ivory Hecker, una ex reportera de televisión local que fue despedida y acusó a sus ex empleadores de "amordazarla por no dejarla cubrir Bitcoin e hidroxicloroquina". Ahora, está a favor de la ivermectina:

La cobertura se extendió también a la ivermectina, afirmó Hecker, el fármaco antiparasitario que varios médicos marginales y personalidades de los medios menos marginales afirman que es un milagro preventivo y cura para el COVID-19. Esa afirmación ha llevado a Hecker, después del despido, a la compañía de un nuevo grupo de amigos: Front-Line Critical Care COVID-19 Alliance (FLCCC), un grupo de médicos que promueven la ivermectina y sus aliados. En una conferencia telefónica semanal, que fue gratuita y abierta al público, los Dres. Pierre Kory y Joseph Varon, dos de los fundadores de la FLCCC, entrevistaron ligeramente a Hecker y dieron a entender que los tres están bajo el mismo pulgar opresivo de la censura, siendo silenciados por las fuerzas de los medios, las grandes farmacéuticas y sus co-conspiradores anónimos.

“Dejé dos trabajos” en medicina, dijo Kory, poco después de que Hecker declarara su gratitud por no estar en la cárcel por sus creencias. "Fui atacado y acosado por dos empleadores diferentes y me fui". Lo que les estaba pasando a todos, dijo, era una señal de cuán opresiva se ha vuelto la esfera pública para las personas que hablan: “En cierto sentido, me gustaría creer que se ha vuelto tan absurdo que ahora tenemos que pagar atención y hacer algo y arreglarlo. Esto no puede seguir así."

La conspiración incluye afirmaciones de que, debido a que el gobierno, la medicina, los medios de comunicación y (¡por supuesto!) La “supresión” de las discusiones por parte de las grandes tecnologías sobre cuán grande es la ivermectina para el COVID-19, muchas personas han muerto innecesariamente. ¿Cuántos? Bien

Los defensores de la ivermectina creen que están luchando contra las fuerzas de la censura para promover una cura suprimida para COVID-19. (Cuando se les preguntó durante una sesión de preguntas y respuestas cuántas personas habían sido asesinadas por la censura de las redes sociales contra la ivermectina, Kory y Varon ofrecieron estimaciones en las seis cifras). A pesar de que la eficacia de la droga en el tratamiento de cualquier tipo de infección viral está lejos de ser clara, su guerra santa ha adquirido un nuevo vigor en las últimas semanas, ya que miembros prominentes de la llamada "Intelectual Dark Web" han comenzado a abogar por el fármaco, y se han encontrado en conflicto con las políticas destinadas a evitar que se utilicen plataformas para la defensa de afirmaciones médicas no comprobadas.

Peor aún, las teorías de la conspiración y las afirmaciones de "represión" también generan dinero:

Sus afirmaciones de supresión también están haciendo que los mayores promotores de la ivermectina sean cada vez más famosos. Kory anunció esta semana que continuara sus presentaciones en el podcast de Joe Rogan, donde predicó el evangelio de la ivermectina a millones, con una aparición en Dr. Drew. Pero en su llamada semanal de Zoom, Varon y Kory estuvieron de acuerdo con Hecker, el reportero despedido al que estaban entrevistando, en que algo verdaderamente siniestro estaba sucediendo. Kory insinuó una nueva teoría que puede comenzar a tomar forma en la esfera de la ivermectina, afirmando que algo llamado “Iniciativa de noticias confiables” puede ser el culpable de la tibia reputación de la ivermectina en los principales medios de comunicación.

El afirmó que: “Una gran parte de los principales medios de comunicación han tomado la decisión de que solo permitirán la discusión sobre lo que la OMS y los NIH determinen que es correcto y eficaz”. Esa decisión parecía estar vinculada, insinuó, a Trusted News Initiative, un proyecto iniciado en 2019 que involucra a un grupo de organizaciones de noticias que intentan acordar nuevos estándares y tecnologías para combatir la desinformación, más recientemente en torno a elecciones y vacunas, y para brindar educación continua, recursos para ayudar a los periodistas a aprender a identificar cosas como imágenes manipuladas.

En otras palabras, como era de esperar, la teoría de la conspiración está ... evolucionando. Se está ampliando, para convertirse en una teoría de la conspiración más amplia que retrata los esfuerzos de los periodistas y los medios de comunicación para combatir la desinformación y ayudar a los periodistas a identificar imágenes manipuladas y "noticias falsas" reales (noticias que son falsas, en comparación con noticias reales que los políticos llaman "noticias falsas ”porque es una amenaza) como una amenaza para cualquier cosa en la que crean los teóricos de la conspiración.

La ivermectina como "cura" (o al menos un tratamiento altamente eficaz) para COVID-19 es básicamente una negación científica. Todavía es posible que la ciencia demuestre que la ivermectina es eficaz contra el COVID-19, pero desde mi perspectiva, ese resultado parece cada vez menos probable. Por lo tanto, no es sorprendente que la promoción de la ivermectina requiera negar la ciencia inconveniente, con todas las técnicas de negación utilizadas por los negacionistas que van desde los creacionistas, a los antivaxxers, a los charlatanes del cáncer, a los negadores de la ciencia climática que se dirigen contra la ciencia que lo contradice. Debido a que toda negación científica incluye una teoría de la conspiración, entonces no debería sorprendernos que los defensores de la ivermectina no solo hayan abrazado las teorías de la conspiración sobre la "supresión" de su cura preferida de COVID-19, sino que hayan dado un paso para ir aún más lejos en la promoción de las conspiraciones con el fin de presentar cualquier esfuerzo para combatir la desinformación como una gran conspiración para suprimir La Verdad sobre… todas las cosas.

Información adicional

  • Traducción: Eduardo Fócil Némiga
  • Edición / Revisión: Javier Delgado Rosas

 David Gorski

El Dr David H. Gorski  (MD, PhD, FACS) es un cirujano oncologo del Barbara Ann Karmanos Cancer Institute y se especializa en cirugía de seno, además sirve en el  American College of Surgeons Committee on Cancer Liaison Physician , también es  profesor asociado de Cirugía y miembro de la facultad en el programa de Graduados en biología del cáncer de la  Wayne State University.

El Dr. Gorski se interesó por primera vez en la pseudociencia y la medicina "alternativa" alrededor del año 2000, cuando por casualidad entró en el grupo de noticias Usec misc.health.alternative y comenzó a examinar críticamente las afirmaciones allí.

El es el director administrativo del sitio "Science Based Medicine".

Si desea conocer mas información puede consultar aquí.


Inicia sesión para enviar comentarios

Artículos relacionados (por etiqueta)

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba