Logo Verificiencia

Falsos dispositivos de “electrodiagnóstico”

 Miles de profesionales utilizan dispositivos de "electrodiagnóstico" para ayudar a seleccionar su tratamiento recomendado (N del T:  Hay muchos dispositivos de electrodiagnóstico que funcionan para determinar parámetros muy específicos y basados en evidencia, tales como la electromiografía, los potenciales evocados, etc. Sin embargo, la EAV no tiene evidencia de su utilidad, pero no implica que toda la medicina de electrodiagnóstico sea fraudulenta).

Muchos afirman que determinan la causa de cualquier enfermedad al detectar el "desequilibrio energético" que causa el problema. Algunos también afirman que los dispositivos pueden detectar si alguien es alérgico o sensible a los alimentos, deficiente en vitaminas o tiene dientes defectuosos. Algunos afirman que pueden decir si una enfermedad, como el cáncer o el SIDA, no está presente. Una clínica mexicana incluso afirmó que dicho dispositivo podría usarse para curar el cáncer [1]. El procedimiento de diagnóstico se conoce comúnmente como Electroacupuntura según Voll (EAV) o detección electrodérmica (EDS), pero algunos profesionales lo llaman diagnóstico de funciones bioeléctricas (BFD), terapia de resonancia biológica (BRT), técnica reguladora de bioenergía (BER), medicina biocibernética (BM), detección electrodérmica computarizada (CEDS), análisis de estrés electrodérmico computarizado (CDCSA), prueba electrodermal (EDT), evaluación del estrés límbico (LSA), análisis de energía meridiana (MEA) o prueba puntual. Los dispositivos EAV son comercializados por varias compañías, la mayoría de las cuales también patrocinan seminarios.

Historia de EAV

Los primeros dispositivos EAV fueron desarrollados por Reinhold Voll, un médico de Alemania Occidental que se había dedicado a la práctica de acupuntura en la década de 1950 [2]. En 1958, combinó la teoría de la acupuntura china con diferenciales de piel galvánica para producir su sistema EAV. Su primer modelo transistorizado fue el Dermatron. Unos años más tarde, uno de sus estudiantes (otro médico alemán llamado Helmut Schimmel) simplificó el sistema de diagnóstico de aproximadamente 850 puntos a 60 puntos, realizó pequeñas modificaciones en el equipo y ayudó a crear el primer modelo del Vegatest. Las variantes posteriores incluyen AcuGraph, Accupath 1000, Asyra, Avatar, BICOM, Bio-Tron, Biomeridian, BioScan, BioTracker, Computron, CSA 2001, DBE204, Diacom, DiagnoMètre, Eclosion, e-Lybra 8, ELAST, Interactive Query System (IQS), Interro, I-Tronic, Kindling, LISTEN System, Matrix Physique System, Meridian Energy Analysis Device (MEAD), MORA, MSAS, Oberon, Omega Acubase, Omega Vision, Orion System, Phazx, Prognos, Prophyle, Punctos III, Quest4, Sensitiv Imago, SpectraVision, Syncrometer, Vantage, Vitel 618 y ZYTO.

   

 Dermatron

 Vegatest II

Sus defensores afirman que estos dispositivos miden las “perturbaciones en el flujo del cuerpo de energía electromagnética” a lo largo de los "meridianos de acupuntura". [3] Se afirma que algunos miden "vibraciones", "resonancia" o "tensiones" asociadas con los tejidos y / u órganos del cuerpo. En realidad, la mayoría de los dispositivos son poco más que elegantes galvanómetros que miden la resistencia eléctrica de la piel del paciente cuando son tocados por una sonda. El dispositivo emite una pequeña corriente eléctrica directa que fluye a través de un cable desde el dispositivo hasta un cilindro de latón cubierto por una gasa húmeda, que el paciente sostiene en una mano. Se conecta un segundo cable desde el dispositivo a una sonda, que el operador toca a "puntos de acupuntura" en la otra mano o pie del paciente. Esto completa un circuito de bajo voltaje y el dispositivo registra el flujo de corriente. La información se transmite a un medidor o pantalla de computadora que proporciona una lectura numérica en una escala de 0 a 100. Según la teoría de Voll: las lecturas de 45 a 55 son normales ("equilibradas"); las lecturas superiores a 55 indican inflamación del órgano "asociado" con el "meridiano" que se está probando; y las lecturas por debajo de 45 sugieren "estancamiento y degeneración de órganos". Sin embargo, si la humedad de la piel permanece constante, como suele suceder, lo único que influye en el tamaño del número es qué tan fuerte se presiona la sonda contra la piel del paciente. Algunos dispositivos tienen todos sus cables conectados al paciente o generan sus respuestas al azar para que el profesional no influya en los resultados. El gráfico a continuación es una versión de la escala de Voll.

En los dispositivos anteriores, el número se indicaba con una aguja que se movía sobre un indicador de cuadrante. Las versiones posteriores, como el Interro que se muestra a continuación, emiten sonidos y proporcionan la lectura en la pantalla de una computadora. El tratamiento seleccionado depende del alcance de la práctica del profesional y puede incluir acupuntura, cambio en la dieta y / o suplementos vitamínicos, así como remedios homeopáticos.

Dispositivo Interro. Una sonda se sostiene en la mano del paciente. Cuando la otra sonda se toca con la otra mano o pie del paciente, se eleva una barra en el lado derecho de la pantalla de la computadora, acompañada de un ruido. La lectura supuestamente determina el estado de varios órganos del cuerpo. En 1986, mientras investigaba el mercado homeopático para la revista Consumer Reports , me sometí a pruebas con este dispositivo en la  The Nevada Clinic en Las Vegas, Nevada. Cuando el médico salió de la sala de examen, jugué con el dispositivo y descubrí que el movimiento de la barra y el volumen del ruido solo estaban determinados por la fuerza con que la sonda se presionaba contra mi piel [4]. Después de "diagnosticar" los supuestos problemas, las ampollas de vidrio que contienen soluciones homeopáticas pueden colocarse en el panal de metal en primer plano y las pruebas se repiten para determinar si son adecuadas para corregir los supuestos "desequilibrios".

 

 

 

Afirmaciones imaginarias

Algunos vendedores de EAV hacen afirmaciones diagnósticas directas, algunos expresan sus afirmaciones en términos de corregir "desequilibrios", y algunos pretenden que el dispositivo se utiliza para "pruebas de estrés". 

Adicionalmente:

  • Se afirma que algunos dispositivos ayudan al profesional a hacer y seleccionar los remedios recomendados. El e-Lybra 8, por ejemplo, proporciona "más de 285,000 remedios a su alcance" y "hace remedios únicos o múltiples de manera fácil y rápida en cualquier potencia". [5]
  • Se afirma que algunos dispositivos restauran la salud al mostrar señales que corrigen los "desequilibrios". Una solicitud de patente de 1997 para el dispositivo LISTEN, por ejemplo, establece: “Al determinar la resistencia eléctrica en diferentes puntos de un paciente, es posible determinar qué órganos están afectados por una enfermedad. Además, un paciente puede ser tratado proporcionando una señal eléctrica de radiofrecuencia que restablezca la conductancia eléctrica en puntos específicos a niveles normales ". [6]
  • Algunos profesionales afirman que usan su dispositivo como ayuda para el diagnóstico y no como la única base para el diagnóstico. Sin embargo, creo que dicen esto para que sea más difícil para las juntas de licencias disciplinarlos por una práctica no estándar.

La Capital University of Integrated Medicine, una escuela de postgrado no acreditada que cerró en 2005, ofreció un curso de tres días en "Análisis de resistencia electro-dérmica". Se dijo que el curso proporcionaba "una evaluación de la salud y el tratamiento de los desequilibrios del sistema inmunitario a través de las características de resistencia de meridianos de acupuntura específicos en el cuerpo" y cómo "localizar las raíces sistémicas de la debilidad del sistema inmunitario y proporcionar estimulación para fortalecer la debilidad."

Phazx Systems, que dejó de operar después de recibir una carta de advertencia de la FDA, dijo a los posibles compradores de dispositivos: "Podrá crear un nuevo centro de ganancias, porque los pacientes pagarán voluntariamente por los servicios, además de comprar vitaminas y suplementos directamente de usted . A menudo, las pruebas de biorretroalimentación se pueden facturar y reembolsar a través de compañías de seguros o planes de salud, utilizando códigos CPT de biorretroalimentación ”.

Reportes científicos:

El Colegio Australiano de Alergia ha concluido que "las pruebas de Vega son una técnica de diagnóstico sin base científica". [7] En 1997, un ingeniero biomédico descubrió que colocar ampollas en el panal de un dispositivo Vegatest I no afectaba las lecturas del dispositivo [8]. Esto no es sorprendente, porque el vidrio no es un conductor eléctrico.

En un estudio doble ciego, los investigadores británicos compararon los resultados de un dispositivo Vegatest con los de las pruebas convencionales de alergia por punción cutánea en 30 voluntarios, la mitad de los cuales habían reaccionado previamente positivamente por alergia a la caspa de gato o a los ácaros del polvo doméstico. Cada participante fue evaluado con 6 ítems por cada uno de los 3 operadores en 3 sesiones separadas, un total de 54 pruebas por participante. Los investigadores concluyeron que Vegatesting no se correlaciona con las pruebas de punción cutánea y, por lo tanto, no debe usarse para diagnosticar estas alergias. Los autores estimaron que se estaban utilizando más de 500 dispositivos EDS en el Reino Unido para evaluar la sensibilidad a posibles alérgenos [9].

En 1997, investigadores suizos informaron los resultados de un estudio de 32 niños, de 1.5 a 16.8 años, que recibieron atención hospitalaria de 4 a 6 semanas por dermatitis atópica (eccema). Los niños fueron asignados al azar y agrupados por sexo, edad y la gravedad de la enfermedad de esta enfermedad de la piel para recibir terapia hospitalaria convencional más un tratamiento "activo" o un tratamiento simulado (placebo) con un dispositivo de biorresonancia. Todos los niños mejoraron rápidamente. El dispositivo de biorresonancia no tuvo un efecto medible en las variables de resultado medidas en este estudio, lo que refutó la afirmación de que podría influir considerablemente o incluso curar la dermatitis atópica. Los investigadores concluyeron: "Teniendo en cuenta los altos costos y las falsas promesas causadas por los promotores de este tipo de terapia, se concluye que BIT no tiene cabida en el tratamiento de niños con dermatitis atópica". [10]

En 2002, investigadores italianos informaron el resultado de un estudio doble ciego que examinó si los alérgenos nocivos pueden causar variaciones medibles de la actividad electrodérmica (n del t: Debe ser electrodérmica)  en puntos específicos de acupuntura. En el estudio participaron 72 personas con asma o fiebre del heno y 28 voluntarios sanos que fueron evaluados dos veces con secuencias generadas al azar de diluciones homeopáticas de histamina, inmunoglobulinas, alérgenos y solución salina (agua salada) en viales sellados. El dispositivo era un DBE204. Los investigadores no encontraron relación entre los cambios de conductividad de la piel y el tipo de sustancia contenida en el vial y encontraron amplias variaciones en el mismo individuo entre la primera y la segunda prueba de la mayoría de los individuos. Estos hallazgos indicaron que el dispositivo no determinó de manera confiable quién era alérgico y quién no [11].

Regulación Gubernamental

La FDA clasifica los "dispositivos que utilizan mediciones de resistencia para diagnosticar y tratar diversas enfermedades" como dispositivos de Clase III, que requieren la aprobación de la FDA antes de su comercialización. En 1986, un funcionario de la FDA me informó que el Centro de Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA había determinado que el Dermatron y el Accupath 1000 eran dispositivos de diagnóstico que representaban un "riesgo significativo". [11] Ningún dispositivo de este tipo puede comercializarse legalmente en los Estados Unidos con fines de diagnóstico o tratamiento. Algunas compañías han obtenido la aprobación 510 (k) (N. del T. Es un aviso ante la FDA de que se pretende comercializar un equipo médico con el fin de poder darle una clasificación, pero no es una autorización de uso. ) al decirle a la FDA que sus dispositivos se utilizarán para la retroalimentación biológica o para medir la resistencia de la piel, pero esto no les da derecho a comercializar los dispositivos para otros fines.

Los dispositivos EAV no son dispositivos de biorretroalimentación; la biorretroalimentación es una técnica de relajación que utiliza un dispositivo electrónico que señala continuamente la frecuencia del pulso, la tensión muscular u otra función del cuerpo por tono o señal visual. En la biorretroalimentación, la señal se origina y es susceptible de modificarse voluntariamente por el paciente, como parte de un entrenamiento. En EAV, la señal está influenciada por la fuerza con que el operador presiona la sonda contra la piel del paciente. (La presión hace que la corriente eléctrica fluya más fácilmente entre el dispositivo y la piel del paciente). La ahora extinta Academia Internacional de Practicantes Bioenergéticos alentó a los compradores de dispositivos a facturar a las compañías de seguros utilizando códigos de biorretroalimentación [12]. Sin embargo, creo que hacer esto ahoraa podría resultar en demandas por fraude de seguros.

La FDA ha prohibido la importación de dispositivos EAV a los Estados Unidos y advirtió o procesó a algunos vendedores [13]. Las agencias reguladoras extranjeras y estatales también han tomado algunas medidas [13]. Sin embargo, no se ha hecho ningún esfuerzo sistemático para expulsarlos del mercado, y la falta de atención de la FDA a esta área es vergonzosa. Como resultado, estos dispositivos falsos están siendo utilizados por muchos quiroprácticos, naturistas, acupunturistas, dentistas, médicos "holísticos", veterinarios, "nutricionistas" autodenominados y varias personas sin licencia. El uso más común es para recetar productos homeopáticos. También se utilizan para diagnosticar "alergias", "deficiencias de nutrientes", "parásitos" y "debilidades" de órganos, y localizar supuestos problemas en los dientes que contienen amalgamas ("plata").

Riesgos Significativos

Los dispositivos EAV presentan varios riesgos graves. La transmisión de información de salud falsa o engañosa puede causar daño emocional, una falsa sensación de seguridad o un conjunto de creencias falsas que pueden conducir a decisiones imprudentes. Durante los últimos diez años, más de 200 personas me han contado sobre sus experiencias con los practicantes de EAV. En la mayoría de los casos, ellos o alguien que conocieron desperdiciaron cientos (o incluso miles) de dólares para la prueba y el tratamiento recomendado. En algunos casos, la persona examinada se asustó mucho y terminó sometiéndose a costosas pruebas médicas que mostraron que las condiciones diagnosticadas no estaban presentes.

Los procedimientos de seguimiento innecesarios también pueden ser un problema grave. Sé de varios pacientes a quienes se les extrajeron dientes sanos después de haber sido diagnosticados erróneamente con un dispositivo EAV. En otro caso, un hombre que consultó a un médico sobre sangrado rectal y calambres abdominales fue examinado solo con un Dermatron y le dijeron que su colon estaba bien. Desafortunadamente, el hombre tenía cáncer de colon, que no fue diagnosticado hasta al menos siete meses después cuando consultó a otro médico. A otros dos que conozco, que tenían cáncer avanzado, se les dijo erróneamente que no tenían cáncer. A uno de ellos se le vendieron 33 productos para deshacerse de los "parásitos" y otros problemas inexistentes. A una víctima que intentó obtener un reembolso le dijeron que los productos habían sido modificados eléctricamente específicamente para ella y que no podían ser utilizados por nadie más.

El informe más extraño que recibí provino de un padre que, después de leer una versión anterior de este artículo, llamó por teléfono para describir cómo un practicante sin licencia había examinado a su hija de cinco años. Cuando el niño se inquietaba, la prueba continuaba probando la mano del padre mientras el padre sostenía al niño. Los padres también notaron que el profesional parecía manipular los resultados (buscando una lectura de "50" en el dispositivo) humedeciendo o secando el dedo del niño mientras realizaba las pruebas para seleccionar el remedio apropiado.

Otras variaciones de dispositivo

Muchos otros dispositivos "bioenergéticos" han sido considerados útiles para diagnosticar y / o tratar problemas de salud. No estoy seguro de si deberían considerarse dispositivos EAV o clasificarse de alguna otra manera. El denominador común es que dependen de la detección y / o manipulación de "vibraciones" y / o un sistema de "energía" del cuerpo que no tiene reconocimiento científico. Los dispositivos incluyen el Sistema de Interfaz de Conciencia Médica Cuántica (QMCI) (también llamado EPFX o SCIO), el Orion Bioscan, el "Electro Interstitial Scanning (EIS) System" (EIS) (sic), los escáneres ZYTO y varios generadores de frecuencia Rife.

La conclusión:

Los dispositivos descritos en este artículo se utilizan para diagnosticar problemas de salud inexistentes, seleccionar tratamientos inapropiados y defraudar a las compañías de seguros. Creo que los dispositivos EAV deben ser confiscados y que los profesionales que los usan son delirantes, deshonestos o ambos. Si encuentra alguno de estos dispositivos, infórmelo a la junta de licencias estatales de profesionales, al fiscal general del estado, a la FDA, a la Comisión Federal de Comercio, al FBI, al Centro Nacional de Información sobre Fraudes y a cualquier compañía de seguros a la que el profesional presente reclamaciones que implican el uso del dispositivo. Envíenme copias de sus quejas por correo electrónico o por correo a 287 Fearrington Post, Pittsboro, NC 27312. También puede llamarme al (919) 533-6009.

Detalles adicionales:

NOTA DEL TRADUCTOR: Hay muchos dispositivos de electrodiagnóstico que funcionan para determinar parámetros muy específicos y basados en evdencia, tales como la electromiografía, los potenciales evocados, etc. Sin embargo, la EAV no tiene evidencia de su utilidad en las áreas que se describen en el artículo, que es en lo que se pretende comercializar, lo cual no implica que toda la medicina de electrodiagnóstico sea fraudulenta.

Hay estudios que han postulado su posible eficacia como marcador pronóstico de conducta suicida, sin embargo no se ha estandarizado el valor pronóstico que pueda tener en la práctica clínica; esos datos tampoco justifican el uso que denuncia el artículo.

Referencias

  1. Barrett S. BioResonance tumor therapy. Quackwatch, Nov 6, 2004.
  2. The EAV history and roots (original method). Institute for ElectroAcupuncture & ElectroDiagnostics Web site, March 8, 1999.
  3. American Association of Acupuncture and Bio-Energetic Medicine. Basic explanation of the electrodermal screening test and the concepts of bio-energetic medicine. AAABEM Web site, archived Jan 28, 1999,
  4. Barrett S. My visit to the Nevada Clinic. Nutrition Forum 4:6-8, 1987.
  5. Brewitt B. Methods for treating disorders by administering radio frequency signals corresponding to growth factors. U.S. Patent Number 5,626,617, May 13, 1997. Patent Number 5,629,286 contains additional information. To access the full text of these documents, a special plug-in must be used to download them as images (click “Images” at the top or bottom of the page), a process that can take up to an hour.
  6. Information for e-Lybra 8. World Development Systems Web site, accessed September 4, 2007.
  7. Katalaris CH and others. Vega testing in the diagnosis of allergic conditions. Medical Journal of Australia 155:113-114, 1991.
  8. Mosenkis R. Examination of a Vegatest device. Quackwatch, Sept 4, 2001.
  9. Lewis GT and others. Is electrodermal testing as effective as skin prick tests for diagnosing allergies? A double blind, randomized block design study. British Journal of Medicine 322:131-134, 2001.
  10. Semizzi M and others. A double-blind, placebo-controlled study on the diagnostic accuracy of an electrodermal test in allergic subjects. Clinical and Experimental Allergy 32:928-932, 2002.
  11. Shoni MH and others. Efficacy trial of bioresonance in children with atopic dermatitis. International Archives of Allergy and Immunology 112:238-246, 1997.
  12. Rollings JN. Letter to Stephen Barrett, M.D., November 28, 1986.
  13. Bioenergetics – Space age technology available today. IABP Web site, archived Nov 8, 1999.
  14. Barrett S. Regulatory Actions Related to EAV Devices. Quackwatch, June 3, 2016.

 

 

Por Stephen Barrett, Doctor en Medicina, este artículo fue revisado el 14 de febrero de 2018, publicado originalmente en Quackwatch;
Quack "Electrodiagnostic" Devices

Con autorización de Quackwatch

Modificado por última vez en Sábado, 06 Junio 2020 03:19

Información adicional

  • Traducción: Daniel Hurtado
  • Edición / Revisión: Manuel Guiza

Stephen Barrett

Stephen Barrett, M.D., es un psiquiatra retirado que vive cerca de Chapel Hill, Carolina del Norte, ha alcanzado renombre nacional como autor, editor y defensor de los consumidores. Además de dirigir Quackwatch, es miembro del Comité de investigación escéptica.
En 1984, recibió el Premio Especial a la Citación del Comisionado de la FDA por el Servicio Público en la lucha contra la charlatanería de nutrición. En 1986, fue galardonado con la membresía honoraria en la American Dietetic Association. Desde 1987 hasta 1989, enseñó educación para la salud en la Universidad Estatal de Pennsylvania. Él figura en Marquis Who's Who in America y recibió el Premio por Servicio Distinguido a la Educación para la Salud 2001 de la Asociación Americana para la Educación para la Salud. También es miembro de la junta de Prescription Justice, un grupo sin fines de lucro que trabaja para bajar los precios de los medicamentos. Su biblioteca de investigación alberga más de 5,000 libros y 100,000 documentos y grabaciones recopiladas durante un período de 50 años.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Arriba