Logo Verificiencia

Las transiciones de género son cada vez más comunes. Los adultos pueden tomar decisiones informadas sobre tratamientos hormonales y cirugías de reasignación de género, pero ¿qué pasa con los niños?

En 1952, ciertos titulares anunciaban en primera página: "Ex-GI se convierte en belleza rubia". George Jorgensen, un veterano del ejército estadounidense, se sometió a una cirugía de reasignación de sexo en Dinamarca y regresó a Estados Unidos como mujer, Christine Jorgensen. Los médicos le extirparon el pene y los testículos, le administraron hormonas femeninas y crearon una vagina artificial. No fue la primera instancia de una cirugía de este tipo, pero fue la que condujo a una publicidad y una conciencia pública generalizadas.

Una forma de hacer que las cosas se vean legítimas es decir que la investigación las respalda. Este artículo discute muchas de las formas en que esto es hecho. Algunas son muy simples; otras son bastante elaboradas.

Los críticos de la medicina estándar a veces citan un informe de la OTA (Oficina de Evaluación de Tecnología de los Estados Unidos, que operó de 1972 a 1995) que en 1978 afirmaba que "solo del 10 al 20 por ciento de los procedimientos que se usan actualmente en la práctica médica han demostrado ser eficaces mediante un ensayo controlado" [1]. Algunos promotores de prácticas "alternativas" no probadas citan esta estadística para justificar sus actividades.

Celulitis es un término acuñado en salones y spas europeos para describir los depósitos de grasa con hoyuelos que se encuentran en los muslos y los glúteos de muchas mujeres. 

El diario La Jornada, en su edición estatal de Veracruz, recientemente publicó un artículo plagado de teorías de la conspiración donde se puede apreciar que su columnista carece del más mínimo conocimiento de ciencia y ética profesional: esto queda claro después de leer las últimas líneas del artículo “Los trágicos metales mexicanos y la vida” de Fernando Illescas [1]  Omitiendo todo el argumento político de los primeros párrafos, saltamos a las últimas líneas que se refieren a la ciencia, donde podemos leer lo siguiente:

 No, un estudio de ratas con resultados marginales no prueba que los teléfonos celulares causan cáncer, independientemente de lo que digan Mother Jones y Consumer Reports.

 

La Sociedad Americana del Cáncer (ACS por sus siglas en inglés) ha definido métodos cuestionables como prácticas habituales, pruebas clínicas o modalidades terapéuticas que se promueven para uso general para la prevención, diagnóstico o tratamiento del cáncer. Estas  se considera que no tienen evidencia de valor real , con base en cuidadosas revisiones por parte de científicos y / o clínicos [1]. Bajo las reglas de la ciencia (y la ley federal), los proponentes que hacen declaraciones de propiedades saludables cargan con el peso de la prueba. Es su responsabilidad realizar estudios adecuados e informarlos con suficiente detalle para permitir la evaluación y confirmación por parte de otros. La ACS evalúa los métodos para el tratamiento del cáncer haciendo tres preguntas:

Agradecemos a todos aquellos que nos han apoyado.
Logramos concretar nuestra meta actual
cualquier donativo extra nos ayudaria.

No todos los cánceres afectan a todas las poblaciones por igual.  El quinto cáncer más común en todo el mundo es el de hígado, pero la prevalencia varía ampliamente. Sesgada en gran medida hacia las regiones menos desarrolladas del mundo, donde representa el 83% de los casos de cáncer diagnosticados; seis veces más común que en el norte de Europa, por ejemplo. En Asia, las altas tasas se han relacionado con la hepatitis B y C, que es una causa comprobada de cáncer y están muy extendidas en la población .

QuackWatch

Apoya a Verificiencia

Considera ayudar a nuestro proyecto

Cantidad:

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Sindicación del sitio

Arriba