Logo Verificiencia

articulos

Estos son artículos sobre temas de divulgación científica en general.


 

¿Vacunarse o no Vacunarse? - Esto NO es un dilema

Carlos Sandoval Jaime y Susana López

Instituto de Biotecnología, UNAM
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

La Dra. Susana López (miembro de la Academia de Ciencias de Morelos [ACMor]) y Carlos Sandoval Jaime, son investigadores del Instituto de Biotecnología de la UNAM y miembros de la Red Mexicana de Virología. La Red Mexicana de Virología es una de las redes temáticas CONACYT, cuya misión es impulsar, difundir y fortalecer el desarrollo de la virología en México. Esta publicación ha sido revisada por el comité editorial de la ACMor.

Los agentes infecciosos nos han acompañado a lo largo de toda la historia, ocasionando enfermedades, las cuales pueden dejar secuelas de por vida y en los peores casos causar la muerte. Ya en el siglo X en la antigua China, se realizaban prácticas primitivas cuyo propósito era el de proteger a las personas contra la viruela, enfermedad mortal que se encontraba y dispersaba por todo el mundo. Dichas prácticas consistían en administrar a personas sanas, polvo de pústulas que provenían de personas sobrevivientes a la enfermedad. Algunas personas a las cuales se les había realizado este tratamiento rudimentario, llegaban a enfermar de viruela  hasta morían, pero algunas desarrollaban una inmunidad de por vida contra la viruela.

La difusión: redes sociales desinformando y medios masivos informando mal.

El 16 de octubre de 2018, en redes sociales se difundía una noticia que aparentemente era de suma importancia; de hecho, lo fue pero se había transmitido cual “teléfono descompuesto” pues se afirmaba que se había descubierto la cura contra el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) lo cual activó las alarmas de sospecha entre los médicos por imprecisa.

Un dilema que surge muy a menudo entre las personas, especialmente aquellas que no se dedican a hacer ciencia es ¿qué es verdad y qué es mentira en la ciencia? ¿debo creerle a lo que diga un experto aunque entre ellos se contradigan a veces? ¿Le creo a lo que diga la mayoría? La decisión no es tan sencilla y puede  causar confusión, para poder tomar una decisión hay que entender primero cada una de las opciones que tenemos.

En los últimos días (2014,) he seguido con fascinación mezclada con horror la saga de la “gravedad repulsiva” de Alejandro Gallardo. Quisiera aquí resumirla y hacer un par de comentarios al respecto. Sobre todo quisiera contestar a dos preguntas. Primero, ¿qué es lo que sucedió? Y segundo: ¿por qué produjo tanto revuelo en la comunidad científica?

Dra. Vania Rosas M.
Instituto Pasteur, Francia.
Reproducido con autorización

La Dra. Vania Rosas estudió en la UAEM la carrera de Licenciatura en Ciencias en el área de Bioquímica y Biología Molecular, posteriormente realizó sus estudios de posgrado en Francia. Hizo un doctorado en biología y gestiona un consorcio francés de laboratorios de excelencia que trabajan con células madre (como se dice comúnmente, porque a las células madre también se les llama células troncales) y que es coordinado por investigadores del Instituto Pasteur, para saber un poco más sobre este consorcio llamado LabEx Revive, puedes visitar la siguiente página web en inglés: www.revive.fr

 Articulo original en ingles por Edzard Ernst
Traducción de Eduardo Hidalgo. Publicado con permiso del autor.

 En 1790, [Samuel] Hahnemann estaba traduciendo el Tratado en materia médica del médico escocés [William] Cullen, cuando dio con un pasaje en donde Cullen explica las acciones de la corteza peruana (o china [Cinchona officinalis]), que contiene quinina, un eficaz tratamiento para la malaria. Hahnemann no estaba de acuerdo con la explicación de Cullen de que la cinchona trabaja por medio de “un efecto tónico en el estómago”, y decidió conducir sus propios experimentos, para demostrar que Cullen se equivocaba.

Dona a Verificiencia

Verificiencia es un proyecto operado por voluntarios, tu ayuda nos permitirá crecer.



Lo mas popular

Sindicación del sitio

Arriba